Liga Santander

Vinicius, un confinamiento para acechar a Hazard

El preparador personal de Vinicius se encerró con él durante la pandemia para afinarlo y exprimir, a la vuelta, el tiempo que no jugara el belga

Vinicius evita a Sedlar en el partido contra el Mallorca en el Alfredo di Stéfano.
Vinicius evita a Sedlar en el partido contra el Mallorca en el Alfredo di Stéfano.Bernat Armangue / AP

La segunda llegada de Eden Hazard al Real Madrid, después de su operación y el confinamiento, encontró a Vinicius Júnior mucho mejor preparado que la primera. A finales del curso pasado, antes de que se anunciara la contratación del belga, Zinedine Zidane habló con el brasileño para adelantarle la noticia y animarle a que empezara a hacerse a la idea de que le convenía buscarse un sitio en la banda derecha. Su hábitat natural en la izquierda iba a tener dueño la temporada siguiente. Aquello tuvo un efecto desestabilizador en el joven atacante, 19 años todavía. Se sucedieron informaciones que apuntaban a una posible cesión, al Valladolid o al Villarreal. Según fuentes cercanas al futbolista, aquello hizo mella en su confianza y no volvió a remontar el vuelo hasta enero, con Hazard lesionado.

Mientras el belga se recuperaba, recaía y entraba en el quirófano, Vinicius crecía. Destacó en los dos partidos más importantes antes de la pandemia. Contra el City, el gol del Madrid empieza con un robo suyo, que asiste a Isco. Contra el Barça, marca el 1-0. Dos semanas después se para LaLiga y el Gobierno decreta el confinamiento. Y durante ese encierro el brasileño forja las armas que le han permitido afrontar sin titubeos la segunda llegada de Hazard. El parón daba al belga tiempo para volver a jugar en LaLiga y la Champions, si llegaban a reanudarse, algo con lo que no contaba cuando se operó. Ese giro de guion lo tuvieron también en cuenta desde el principio Vinicius y su equipo de trabajo.

Una de las primeras decisiones que tomaron cuando se detuvo la competición fue que Thiago Lobo, su preparador personal, quedara confinado con él en su casa. Eso les permitió exprimir al futbolista, con sesiones de hasta cinco horas diarias, en ocasiones más del doble de lo recetado por Gregory Dupont. Del encierro emergió un Vinicius notablemente más fibroso, más fuerte.

En el campamento del brasileño todos tenían asumido que Hazard era el dueño de la parcela de campo preferida del chico, pero calculaban que aunque le diera tiempo a regresar de la lesión, no podría jugar todos los partidos de un calendario que se anunciaba como supercomprimido. Y Vinicius iba a estar listo. La presencia permanente de Lobo ayudaba a recordarle que no estaba de vacaciones, algo en lo que también le insistía su gente en numerosas conversaciones. En línea con Zidane y sus preferencias, habían identificado la Liga como más importante incluso que la Champions. Iba a haber oportunidades y no querían que Vinicius se despistara. El plan funciona.

Junto con Benzema, el brasileño se ha destapado como el mejor atacante del Madrid desde el regreso, en especial en los dos partidos en que ha sido titular. Contra la Real Sociedad provocó el penalti con el que Ramos adelantó al Madrid. Contra el Mallorca, abrió el marcador, tiró al larguero y fue el jugador con más recuperaciones. Tanto Zidane como el seleccionador brasileño, Tite, le han insistido mucho en que debe trabajar en defensa. También su gente le aprieta y él se está aplicando.

Este jueves por la noche, contra el Getafe en el Alfredo di Stéfano (22.00. Movistar LaLiga) tiene de nuevo pista libre: Hazard no entró en la lista por precaución, con el tobillo derecho muy castigado en los últimos encuentros. “No hay lesión, no hay recaída”, dicen en Valdebebas. Quieren protegerle. “Hay que ir despacito con él. No tengo duda de que todo eso va a desaparecer y que estará muy bien dentro de poco”, dijo Zidane.

Mientras, Vinicius apura los frutos de un confinamiento que además de trabajo tuvo mucha música. Las noches, más despejadas, también respondieron a una ligera planificación, mezcla de marketing y placer. Vinicius participó en frecuentes emisiones de vídeo en directo con algunos de los músicos brasileños más populares, como Thiaguinho, Felipe Araújo y Marilia Mendonça. Cantó, conversó, rio y donó varias camisetas para recaudar fondos para luchar contra el coronavirus en Brasil. Nada de vacaciones en su encierro.

Más información

Lo más visto en...

Top 50