Liga Santander

El fútbol se monta su película

LaLiga estrena este jueves retransmisiones televisivas: menos micros en el campo, cambios en el vuelo de la cámara araña, público y ambiente virtuales, y cánticos por megafonía

Último entrenamiento del Sevilla antes del derbi en el Sánchez Pizjuán.
Último entrenamiento del Sevilla antes del derbi en el Sánchez Pizjuán.jluiscontreras

El día que Movistar + presentó su plan de cobertura del regreso de LaLiga, su director de contenidos, el periodista Alex Martínez Roig, se relamía: “Siempre me dan mucha envidia los programas especiales de la NFL donde se oye perfectamente la vida que hay en un campo”, dijo pensando en lo que creía que los estadios vacíos dejarían oír de lo que sucede en el campo, entre los futbolistas, con el árbitro, con los entrenadores. Pero esos entresijos no estarán tan a mano, ni siquiera en el canal en el que la transmisión no se envolverá con sonido ambiente virtual. Mediapro, la empresa encargada de producir la señal televisiva, desplegará por el campo menos micrófonos de los habituales, precisamente con el fin de que lo que sucede en el campo se quede en el campo. Según fuentes conocedoras del proyecto, esta modificación responde a una petición de los clubes, que quieren mantener esa distancia que proporcionaba el ruido.

Quedará, como antes, la lectura de labios, aunque no será lo mismo. Los protocolos de salud llevan a despejar al máximo el territorio de posible contagio, por lo que desaparecerán las cámaras a ras de campo, según recoge el documento sobre la “presentación audiovisual” distribuido a los clubes el lunes y al que ha tenido acceso EL PAÍS. Esas posiciones se recolocarán en la primera fila de la grada, elevadas, con lo que todos los planos de los partidos serán picados. Además de a razones sanitarias, la reubicación de cámaras responde a otros dos objetivos: mejorar las posiciones aprovechando que no hay público en las tribunas y “evitar planos de grada vacía a través de TV”. Incluso la araña que planea sobre el campo modificará sus rutas: “Se adaptará el vuelo de la cámara aérea para evitar planos de grada”, dice el documento.

Una de las búsquedas más afanosas de LaLiga durante el confinamiento ha sido la de la fórmula “para crear una percepción audiovisual atractiva, que recuerde los partidos a puerta abierta”. Al rescate se ofrecieron incluso empresas acostumbradas a las producciones cinematográficas y televisivas, como la española El Ranchito, responsable de la creación por ordenador de las multitudes de las batallas en varias temporadas de Juego de tronos. Sin embargo, su experiencia en posproducción no casaba del todo con la necesidad de elaborar una señal en directo, lo que condujo a la elección final de la noruega Vizrt, el mismo proveedor escogido por Sky para rellenar las gradas de los estadios de la Premier.

En LaLiga, que se ofrecerá en dos versiones a elegir por el espectador, la real y la virtual (con público y ambiente añadidos por ordenador), el invento cibernético se estrenará esta jueves por la noche a las 22.00 en el derbi sevillano del Sánchez Pizjuán (en Segunda dentro de dos jornadas).

El Arrebato y Puerta

Según el documento que lo explica a los clubes, “la zona virtualizada abarcará el graderío de lateral y los goles, y en principio solo en el primer anillo. La grada virtual siempre replica la presencia de público local, estático, mientras se desarrolla el juego. La imagen del público representa a los espectadores a tamaño natural, apreciándose de un modo sencillo la cabeza y el pecho, que aparecerá identificado con colores del club local”. Una grada sin público visitante, aunque en el canal con la señal virtual sí se cantarán los goles del Betis. La transmisión incorporará sonidos ambiente enlatados provenientes del videojuego FIFA grabados en los propios estadios: murmullo genérico, de aproximación con peligro (igual si es Messi que Semedo), de pérdida clamorosa, de gol. “Un operador de sonido ubicado en una cabina o estudio del estadio, con vistas al campo para seguir el juego, elegirá la pista más adecuada para cada lance”.

Aparte de lo virtual, la puerta cerrada también trae novedades en lo que sucederá de verdad en los estadios. Esta noche, en el Sánchez Pizjuán vacío se oirá en una grabación a la grada entonar a capela el himno de El Arrebato. Y en el minuto 16, el cántico que recuerda a Antonio Puerta, cuya imagen se proyectará en las pantallas. LaLiga permite en esta época de puerta cerrada usar la megafonía durante el partido, más allá de los momentos habituales de los himnos, las alineaciones, los cambios y los goles, que el spekaer podrá celebrar con el mismo límite de antes: “Un efecto sonoro no comercial de duración no superior a 15 segundos”.

Las emisiones de la megafonía del estadio durante el encuentro no podrán superar los 80 decibelios. Se quiere evitar el efecto llamada de multitudes en los alrededores de los estadios e interferencias con la retransmisión televisiva, además del uso del “audio como herramienta táctica”: no se permitirá variar el volumen en función de la posesión del balón.

También se limitará lo que se puede emitir: piden “evitar bombos” y es necesario que el club informe a LaLiga antes del catálogo de sonidos que prevé usar. Siempre dentro de estos límites: “Se podrán reproducir cánticos neutros o positivos. No estarán permitidos mensajes inadecuados u ofensivos para jugadores y oficiales, por ejemplo, abucheos al árbitro tras penalti o expulsión, abucheos a los rivales o cánticos ofensivos”.

Con este manual, los clubes estudian las opciones: el Leganés no hará nada nuevo (solo la megafonía habitual), la Real Sociedad usará la opción en algunos momentos, el Real Madrid ha hecho algunas pruebas y el Barça lo ha empezado a mirar.

Más información

Lo más visto en...

Top 50