Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Huesca gastó 375.000 euros para amañar el Reus-Valladolid

La policía sostiene en el sumario de la Operación Oikos que el club aragonés pidió 250.000 euros a varias personas, como Bravo y Aranda, que generaron 125.000 de comisiones e intereses

Agustín Lasaosa tras ser detenido por la Policía Nacional.
Agustín Lasaosa tras ser detenido por la Policía Nacional. EFE

Los investigadores de la Operación Oikos sostienen en sus informes que el Huesca se gastó 375.000 euros para amañar el partido Reus-Valladolid de Segunda disputado el 4 de junio de 2017, según la documentación que obra en el sumario de la causa, al que ha tenido acceso EL PAÍS. Según la Policía, el Huesca pagó 250.000 euros a varios jugadores del Reus, más una comisión de 20.000 a un intermediario, para que ganaran al Valladolid, de modo que el club aragonés pudiera entrar en puestos de disputar el playoff de ascenso a Primera y el Valladolid se quedara sin esa posibilidad, lo que finalmente sucedió: el Reus ganó 2-0.

Para acometer esta operación, los agentes sostienen que el Huesca acudió a varios prestamistas, entre los que se encontrarían, entre otros, el presidente del club en ese momento, Agustín Lasaosa, detenido ya en la primera fase de la Oikos, y el médico del equipo, Juan Carlos Galindo, también detenido entonces. "Este préstamo se hace en efectivo, y asciende a la suma de 250.000 euros. Quedando a deber la SD Huesca la cantidad de 375.000 euros en concepto de capital prestado e intereses", según un informe policial citado por el juez Alejandro de Pedro en un auto fechado el pasado 11 de diciembre.

Ese mismo documento detalla también quiénes contribuyeron presuntamente con el efectivo para pagar la operación: "Las personas que financiarían la operación, sin la cual esta no se habría podido llevar a efecto, serían personas de confianza de Íñigo López vinculadas al mundo del futbol. En particular, Raúl Bravo y Carlos Aranda (125.000 euros), Jacobo Sanz (80.000 euros), Rodrigo Fernández (25.000 euros), y dentro de la SD Huesca, Juan Carlos Galindo (10.000 euros), y el propio presidente, Agustín Lasaosa (10.000 euros)", dice.

Todos esos nombres y esas cantidades aparecen en el manuscrito hallado por la policía en el despacho de Lasaosa el 28 de mayo pasado, en la primera fase de la operación.

El auto describe también lo que sucede al darse el resultado acordado en el partido del 4 de junio: "El pago de la prima a los jugadores está condicionado a la obtención del resultado predeterminado. Una vez que el Reus Deportivo gana el encuentro con el Real Valladolid surge la obligación de pago del precio, que no se materializa hasta el día 10/10/18; momento en que Íñigo López entrega a Aritz López Garay la suma de 270.000,00 euros en efectivo (250.000,00 euros para los jugadores del Reus, y 20.000,00, euros para el entrenador, Aritz López [Garay])".

Una vez completado el arreglo del partido y el pago a los jugadores, la policía cree que la devolución del dinero prestado para financiarlo se produjo a través de facturas manipuladas por dos sociedades vinculadas al Huesca. Los agentes señalan a Pryobra, que llevó a cabo obras de remodelación en el estadio, y a Catering San Lorenzo, que sirve comidas y desayunos a los jugadores de al primera plantilla. Los agentes creen que "será Íñigo López el que asuma inicialmente la devolución de gran parte del préstamo, quedando en posición de acreedor frente a la Sociedad". Los informes policiales cifran el dinero adelantado por López en "unos 140.000 euros" y que Rodrigo Fernández Lovelle, su agente, debería recibir, sumando el préstamo y "su comisión", 40.000 euros. Para esas devoluciones cree la policía que se usaron facturas retocadas de la constructora y el catering.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información