Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zidane toma el pulso a los reservistas

A una semana del clásico, el técnico del Madrid subraya que el de Brujas, en el que aguarda a los secundarios, “no es un partido amistoso”

Zidane, en la rueda de prensa de este martes. En vídeo, el técnico francés evita hablar de Tsunami Democràtic. dpa | Vídeo: Atlas

La temporada más sólida del Real Madrid en décadas, la que terminó el 3 de junio de 2017 con el doblete Liga-Champions en la final de Cardiff contra la Juve, se sostuvo sobre la contribución de una segunda unidad que apuntaló la consistencia del equipo. Cuando eso comenzó a deshilacharse el curso siguiente, los secundarios flaquearon y los demás se desentendieron de citas menores, y nació el desencanto que desembocó en la espantada de Zidane al poco de levantar la 13ª Copa de Europa en Kiev en 2018.

Lo que entonces se perdió apunta a estar recuperándose ahora, cuando el Madrid enlaza nueve partidos sin perder, su mejor racha en dos años, desde los 10 que acumuló en diciembre de 2017, también con el francés en el banquillo.

Ante la cita de este miércoles en Brujas (21.00, Movistar Liga de Campeones), sin incidencia en la clasificación para los blancos —segundos de grupo, ya en octavos de final—, Zidane apeló a ese pulso competitivo que les hizo perder el hilo hace dos cursos: “Nosotros lo que queremos es seguir. A mí no me gusta hacer los partidos amistosos, y no es un partido amistoso. Es un partido de Champions, es un partido donde el Real Madrid nos jugamos siempre algo, nuestra imagen, y lo que queremos es jugar bien al fútbol, siempre. Y para nuestra dinámica que llevamos de hace tiempo ya, lo que queremos es seguir con nuestra buena racha. Y no pasa por el resultado, porque el resultado es consecuencia de nuestro buen juego. Jugar bien y hacer las cosas pero de verdad, porque si no pensamos así, mal”, dijo con gravedad. El Brujas pelea por mantenerse tercero en el grupo y acceder a la Europa League.

El encuentro, bajo el helado vendaval del norte de Bélgica, medirá la tensión de un grupo que será puesto a prueba de forma inmediata, y seria, en Mestalla el domingo y en el Camp Nou el miércoles siguiente. Con Ramos y Kroos en Madrid, habrá cuerda para un buen puñado de reservistas —“algunos tienen que jugar”, dijo Zidane—, empezando por Nacho, lesionado hace 70 días en el primer asalto contra el Brujas en el Bernabéu, principal opción para el lateral izquierdo contra el Valencia, con Marcelo lesionado y Mendy sancionado. También para Jovic, 60 millones de delantero, 319 minutos, un gol. Y para medir la crecida de Vinicius, con Hazard lesionado; el empaque de Rodrygo y el empuje de Gareth Bale con el clásico en el horizonte.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información