Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mutaz Barshim: “Mirando al futuro, están el récord mundial y el oro olímpico”

Premiado por el 'Diario As', el campeón del mundo de salto de altura habla en Madrid de su lesión cuando trató de saltar 2,46m, de su recuperación, de los Juegos de Tokio

Mutaz Barshim, el domingo pasado, en Madrid. Ampliar foto
Mutaz Barshim, el domingo pasado, en Madrid.

Mutaz Essa Barshim (Doha, Qatar, 24 de junio de 1991) acababa de cumplir 27 años el día que conoció el valor absoluto, máximo, del atletismo concebido como una lucha personal contra cualquier límite. Intentando superar 2,46m, lo que nadie ha conseguido nunca, el mejor saltador de altura del siglo se rompió el tobillo. Fue el tercer intento, ajustadísimo de un concurso disputado el 2 de julio de 2018 en Alba Regia (Hungría). Barshim es un junco, una pluma de 70 kilos y 1,92m. Se operó, se recuperó lo justo para ganar un Mundial y el día más lluvioso de todo el otoño madrileño aterrizó en la capital, donde el martes será galardonado por el Diario AS en su gala del deporte. Le acompañará en la fiesta el cubano Javier Sotomayor, quien dejó en 1993 el récord del mundo en 2,45m. “Me gusta la lluvia. Para mí este tiempo es perfecto, siempre que no tenga que saltar, jeje”, dice el qatarí, cuya mejor marca, 2,43m, data de 2014. “Nunca había estado antes en Madrid, no. De hecho, nunca había estado antes en España”.

Pregunta. Creo que nunca hubo una persona más feliz que usted, el 4 de octubre pasado, en el estadio Khalifa, de Doha después de saltar 2,37m y ganar el Mundial

Respuesta. Fue alucinante, fue como dicen que es la historia, muy grande, muy grande, más de 40.000 personas empujando. Eran los Mundiales, en mi casa, en mi país, y mi gente había venido. Tenía que darles un buen espectáculo. Era muy, muy importante ganar ese título mundial. Fue mi primera gran competición después de la lesión. Antes del Mundial no estaba al 100%. La lesión había sido muy grave y psicológicamente estaba un poco bajo, pero cuando vi tanto público jaleándome me olvidé de todo, me olvidé de la lesión, del dolor, estaba preparado para morir ese día. Estaba 100% pensando ‘no me importan las consecuencias, hoy lo tengo que dar todo’. Y toda la gente que vino a verme, ellos son los verdaderos campeones, no yo.

P. ¿Ve como algo simbólico que se lesionara intentando batir el récord intocable?

R. Creo que todo sucede por alguna razón. Cuando intenté saltar los 2.46m, ningún humano lo había conseguido jamás, así que no podía dar solo el 60%, o el 80%, o el 100%. No, tenía que dar el 200%, el 300%. Así que cuando iba corriendo sabía que me estaba arriesgando, era un intento muy peligroso. Estoy seguro de esto, pero es mi decisión, es mi trabajo. Cuando empecé a entrenar para ser saltador de altura sabía que tenía una responsabilidad, que tenía que tomar decisiones con mucho riesgo. Así que da pena que fuera justo allí, fue un momento muy extraño emocionalmente. Porque me sentía muy bien, y era solo julio, y estaba muy contento de estar así para la temporada, pensaba que si todo iba bien podría intentar batir el récord mundial. Y aquel intento estuvo muy cerca, pero en el deporte no siempre pasa lo que uno quiere, y cinco minutos después no podía andar.

P. ¿Hay algo que le pueda preocupar más a un saltador que su tobillo?

R. Los saltadores de altura solo tenemos nuestro cuerpo y las piernas son el motor. Fue muy duro romperme los ligamentos del tobillo [el izquierdo, el del pie de impulso]. Nunca dudé, nunca llegué a pensar que fuera el fin de mi carrera, pero siempre queda una incógnita, ¿volveré a saltar de nuevo al máximo nivel? Cuando me lesioné había saltado 2,40m, e intentaba 2,46m, el récord del mundo, estaba en el top, era el líder mundial... Este es el tipo de preguntas que siempre me acompañarán, estas dudas, si será posible o no, y me cuestiono a mí mismo, y el doctor dice, ok, no podrás volver a andar en dos meses, ni hacer nada hasta dentro de cuatro meses... Este tipo de cosas.

P. ¿Después de la operación, aún duda? ¿Está igual de fuerte que antes su tobillo, su tendón de Aquiles tan flexible?

R. En el Mundial me sorprendió que estuvieran fuertes como para saltar 2.37m, no me lo esperaba. Pero necesitan un tiempo. Ahora están bien, sanos, recuperados. No sé si igual que antes, no estoy seguro, porque una vez que se rompen, no pueden volver a estar igual. No están al 100%, pero no necesito que lo estén para saltar tan alto.

P. ¿Es importante para crecer tanto contar con un rival como Bondarenko, del mismo nivel?

R. En los tiempos de Sotomayor estaba también Patrick Sjoeberg, que saltaba 2,40m… entonces se saltaba mucho, pero después llegó un gran vacío y la gente dejó de creer, y pensaba que nadie podría volver a saltar tanto. Pero en 2013 [tenía 21 años] salté 2,40m y la gente volvió a creer, sí, es posible. Y Bondarenko y yo lo saltamos, 2,40m, en casi todas las competiciones. 40, 41, 42, 43... Y lo hacíamos sin pensar que saltábamos tanto. Lo único en lo que pensábamos era en ganar, yo quería ganar, él quería ganar...bang, bang, bang... Él me ayudaba, yo le ayudaba. Es muy importante tener ese tipo de rivalidad. Para mí es mejor saltar 2,40m aun no ganando que ganar saltando 2,32 o 2,30m. Eso no me motiva. Busco siempre algo grande, aunque quede quinto con ese salto, pero si es de 2,40m, soy feliz.

P. Todos los que han saltado 2,40m esta década se han lesionado, usted, Bondarenko, Drouin, Protsenko...

R. No es fácil saltar 2,40m varias veces al año. Para el cuerpo es muy, muy duro. Estar sano y saltar tanto es casi imposible. Es muy triste que Bondarenko no se haya recuperado aún, claro que me va a afectar, a no ser que llegue alguien que me presione como él. Siempre intento en todas las competiciones ganar, y no solo ganar, saltar lo más alto que pueda... La rivalidad siempre lo hace más fácil.

P. ¿Es tanta la presión a la que se somete al cuerpo que las lesiones son inevitables?

R. Son duras algunas partes del salto, no todas, pero se necesita saltar fuerte para rendir. Creo que se trata de ser inteligente. Yo y Bondarenko y algunos más somos más listos ahora. Cuando era joven era estúpido. Saltaba en dos o tres competiciones todas las semanas. En un mes competía a lo mejor veinte veces y varias por encima de 2,35m, 2,40m, 2,42m. Y sin pensar, porque a lo mejor era más joven y me recuperaba mejor. Pero ahora tengo que ser más listo y tengo que escuchar a mi cuerpo. Si me duele algo tengo que ir con calma y no competir esa semana. Porque lo he ganado todo, he ganado todas las competiciones que necesito. Ahora, para completar el currículum, solo me quedan dos objetivos: de medallas olímpicas tengo bronce y plata, así que me falta el oro, y luego el récord del mundo y ya está. Así que tengo que pensar bien y centrarme solo en las grandes competiciones, las grandes cosas.

P. Parece obvio que después del bronce y la plata olímpicos tiene que venir el oro en Tokio, ¿lo ve así de claro?

R. Lo sé, eso sería lo normal, ir para arriba, si todo va bien. Pero son los Juegos Olímpicos, sé que va a ser muy difícil, hay muchos saltadores muy buenos que se están entrenando ya, y no va a ser fácil. Pero sé de lo que soy capaz e intentaré hacerlo lo mejor posible. La semana que viene empiezo a prepararme y haré todo lo que pueda. Espero poder dar a mi país su primer oro.

P. Psicológicamente, después de la lesión, ¿sigue sintiendo la llamada de batir el récord del mundo?

R. Siempre he sido así, nunca he tenido un solo objetivo, el récord del mundo. Me gusta mirar a toda mi trayectoria. Cuando me retire quiero haber conseguido todo lo que sea posible: récord del mundo, récord de competición o récord olímpico, medallas, lo que sea. Para poder decir que he hecho todo lo que he podido. Y claro que sí, sigo saltando, así que sigue siendo uno de mis objetivos batir el récord del mundo.

P. ¿Le parecería la suya una trayectoria incompleta si no lo lograra batir?

R. No, no lo creo. Porque el récord del mundo es solo una cosa, y una cosa no determina toda mi trayectoria. Creo que aunque me retirara hoy estaría muy contento con lo que he conseguido. Estoy muy agradecido de todo lo que he logrado, y creo que no se puede hablar del salto de altura sin mencionar algunos de mis saltos. Así que no creo que un solo récord, una sola competición, o una sola medalla vayan a determinar todo lo que he hecho. Pero de todas formas, siempre intento mejorarme. Y mirando al futuro, están el récord mundial y el oro olímpico. Creo que voy a lograr grandes cosas.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >