Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Doha enloquece con el oro del saltador Barshim

La fiesta del atletismo invade al fin Qatar y lleva a la victoria a su hijo amado

Barshim, durante la final de salto.
Barshim, durante la final de salto. REUTERS

Salta Barshim, el hijo del país, y las gradas se hacen tablero de ajedrez, blanco y negro, túnicas de los hombres de Doha con sus kuffiyasen la cabeza y, al 50% negro de mujeres con hiyab, y en la curva de la altura, hasta pierden la seriedad y gritan con los brincos del atleta qatarí de nivel mundial, entusiasmados como si estuvieran viendo carreras de camellos o de 4x4s en las dunas.

Sin que ellos lo sepan a las 20h, cuando comienza el show, serán privilegiados espectadores de algunos momentos históricos. Como un récord mundial de 400m vallas mujeres, por Dalilah Muhammad, que se batió a sí misma con 52,16s. Como el sprint increíble con el que Conselsus Kipruto rindió al etíope Girma y evitó que los de Doha fueran los primeros Mundiales sin un campeón keniano en 3.000m obstáculos desde 1983 —Fernando Carro terminó undécimo con 8m 12,32s—. Como un milagro, el milagro de la resurrección deportiva de Barshim, su saltador de cabecera, dado por acabado cuando hace un año se rompió un tobillo en el mejor momento de su carrera, cuando estuvo a punto de saltar en Hungría 2,46m, lo que habría supuesto borrar, 26 años después de haberse producido, los 2,45m de Javier Sotomayor, uno de los récords del mundo más venerados

Es viernes. Es fiesta en Qatar y, no se sabe mediando qué milagro, los organizadores han llenado el estadio de ruido y luz que aumenta y aumenta in crescendo según sube y sube la barra que su adorado Barshim supera etéreo, ingrávido, como una pluma que asciende volando en manos de una corriente de calor. 2,30m, 2,33m, 2,35m, 2,37m...

Y cuando supera altura tras altura en una ceremonia de redención, el mundo se alegra tanto o más que los habitantes de Doha, o que su amigo italiano, y rival de vez cuando, Gianmarco Tamberi, quien después de eliminado no pierde detalle y no puede ni controlar su emoción ni su deseo de abrazar a su íntimo cuando este salta 2,35m y descorazona a su último rival, el ruso Akimenko antes de rematarle con el 2,37m a la primera también. Y Tamberi salta sobre sus brazos con más agilidad casi que la que exhibió sobre la barra y con su barba demediada se cuelga del cuello del héroe de un Qatar que descubre que puede gritar más y con más alegría en un estadio de atletismo que en un campo de fútbol. Que Barshim lograría su segundo Mundial, y saltando 2cm más, solo lo creía él: llegó con una mejor marca en el año de 2,27m, 10 menos del oro.

El día se cerró con un gran 400m en el que se impuso el fantástico bahameño Steven Gardiner (43,48s) por delante del colombiano Zambrano (44,15s)

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información