Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Forsberg y Quaison, de nuevo en el retrovisor

Ambos jugadores lideran a una selección que conoce bien a la Roja, con la que se enfrentaron en la fase de clasificación. "Aunque será un partido muy difícil, no nos rendiremos de antemano", dice Anderson

Forsberg, durante un partido con el Leipzig alemán.
Forsberg, durante un partido con el Leipzig alemán. Getty

La relación entre Suecia y España que se inició durante la clasificación seguirá también en la fase final de la Eurocopa. El equipo que dirige Janne Andersson no fue capaz de superar a la Roja en ninguno de los dos encuentros clasificatorios: perdió en el Bernabéu (3-0) y empató en Solna (1-1), y ahora volverá a enfrentarse con ella, de nuevo por el liderato del grupo E. Fue en Suecia, precisamente, donde España certificó su clasificación para el torneo con un gol de Rodrigo Moreno en el último minuto del tiempo añadido, en un partido que definió perfectamente cuáles son las fortalezas de una selección eminentemente física que disputará su sexta Eurocopa consecutiva.

Con un esquema de juego inamovible, un 4-4-2 de carácter defensivo, el fútbol que practica Suecia se sostiene en la fortaleza de sus dos delanteros principales, Quaison y Berg, ambos de gran talla (1,80 y 1,85 metros). Esa potencia en el juego aéreo ya puso en apuros a España, y ha resultado clave en la clasificación del combinado nórdico, que ha logrado seis victorias, tres empates y una sola derrota en los diez últimos encuentros que ha disputado. De los 23 goles anotados, seis han sido obra de Quaison, su máximo artillero, ariete del Mainz 05 alemán, donde suma cuatro goles en los 11 encuentros de la Bundesliga que ha disputado hasta el momento.

De ascendencia ghanesa y nacido en Estocolmo hace 26 años, a Quaison le acompaña también en ataque otra de las promesas del fútbol sueco, el joven Isak, de 20 años, y que desde esta temporada milita en la Real Sociedad. El tercer mosquetero del ataque sueco —que no ha generado en los últimos años ningún killer que se asemeje a Ibrahimovic, cuyo vacío sigue presente en la selección—, es el veterano Berg, que a sus 33 años acudirá a su segunda Eurocopa, después de haber participado en la de 2016, de la que se marchó sin hacer ningún gol.

Sin embargo, el jugador más creativo de Suecia se desenvuelve unos metros más atrás, en el costado izquierdo del centro del campo. Desde ahí parte habitualmente Emil Forsberg, jugador del Leipzig alemán, y un zurdo habilidoso con gran visión de juego, y que esta temporada se ha destapado como goleador con seis tantos, su mejor marca en las tres últimas temporadas.

Con el aval de la clasificación para cuartos de final del Mundial de Rusia —donde cayeron ante Inglaterra—, repetirá en al frente del banquillo un Andersson, que fue nombrado seleccionador en 2016, y que desde entonces ha dirigido un total de 46 encuentros, como un balance nada desdeñable: 22 victorias, 12 empates, 12 derrotas, 80 goles a favor y 40 en contra. “Jugar contra España nuestro partido inaugural en un Campeonato de Europa en Bilbao será genial”, reconoció el técnico, de 57 años.

“Aunque será un partido muy difícil, no nos rendiremos de antemano”, amplió el seleccionador nórdico. “Creo que tenemos un buen grupo para lograr seguir adelante”, confesó.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >