Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil detiene al presidente del Córdoba y registra la sede del club

El directivo, acusado de administración desleal, apropiación indebida, blanqueo y corrupción entre particulares, pasa este viernes a disposición judicial

cordoba
El presidente del Córdoba, en El Nuevo Arcángel en mayo. EFE

La Guardia Civil ha detenido este jueves al presidente y máximo accionista del Córdoba CF, el empresario andaluz Jesús León, dentro de una operación en la que agentes del instituto armado han registrado tanto la vivienda del directivo como las oficinas del club en el estadio El Arcángel y la sede de la fundación del equipo, según confirmaron a EL PAÍS fuentes cercanas a la investigación. León, ingeniero de Caminos de 42 años, compró en diciembre de 2017 el 98,8% de las acciones del club al anterior propietario, Carlos González, y fue nombrado presidente el 19 de enero de 2018. El Córdoba está encuadrado en el grupo IV de la Segunda B, donde marcha en octava posición. El directivo está acusado de los delitos de apropiación indebida, administración desleal, blanqueo de capitales y corrupción entre particulares, según estas fuentes.

La operación tiene su origen en la denuncia que presentó en Sevilla un antiguo directivo del Córdoba, que acusaba al actual mandatario de varias operaciones supuestamente fraudulentas para vaciar las arcas del club. Esta denuncia fue posteriormente asumido por el titular del Juzgado de Instrucción 5 de Córdoba, donde se había presentado otra con anterioridad por los mismos hechos. Según fuentes cercanas a la investigación, una de las operaciones bajo sospecha es el traspaso de una importante cantidad de dinero desde las cuentas de club a otras presuntamente controladas por León en concepto de "indemnización". En los registros, los agentes se han llevado abundante documentación tanto en papel como el soporte informático. El presidente del Córdoba se negó a declarar ante los agentes. 

En su faceta empresarial, León ha cultivado una trayectoria de hacerse con compañías en problemas, como la constructora almeriense Grucal, a partir de la cual estableció una de sus conexiones con el mundo del fútbol. Fue la empresa que se ocupó de la construcción de la ciudad deportiva del Granada, en 2014, la época en la que Quique Pina dirigía el club, la misma en la que cerró un acuerdo para levantar unas instalaciones equivalentes para el Córdoba, que no se concretaron. Unos meses antes había dado otro paso en esa industria, al adquirir parte de las acciones del Sevilla que tenía José María del Nido, quien terminó recomprándoselas poco antes de entrar en el Córdoba.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información