Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Atlético no pasa del tostón en Valladolid

Con un disparo a puerta de cada equipo, el partido fue un enredo en el que Sandro falló un penalti porque la hierba le levantó el balón antes del golpeo

Sandro, tapadio por Morata, lanza por el penati por encima de la portería de Oblak.
Sandro, tapadio por Morata, lanza por el penati por encima de la portería de Oblak. REUTERS

El marcador, a veces, refleja lo que ha sido un equipo. Para el Atlético, este cero a cero con el Valladolid explicó su partido. Como siempre, hizo mucho para que no le marcaran y poco para marcar. Tuvo ambición de campeón solo en el tramo final. El resto del encuentro lo jugó mal, con el peor primer tiempo del curso incluido en el paquete. Veinte minutos no fueron suficientes. Más de una hora sin morder y luego las prisas y la ansiedad. Un remate al palo de Correa fue la única inquietud de un buen Valladolid, que también dejó su portería a cero, aunque en ataque al menos intentó dar todo lo que podía y le dejó el Atlético. Incluso tuvo la oportunidad de ponerse por delante en el marcador en un penalti decretado tras la revisión del VAR. Thomas punteó el tobillo de Sandro, punzante en el trabajo de zapa, dentro del área.

La hierba, poco asentada, le jugó una mala pasada al delantero malagueño. Al plantar con fuerza el pie de apoyo, el pasto se levantó y elevó la pelota como un acto de brujería. El golpeo, que por cómo puso el cuerpo delató que buscaba un disparo alto, se fue descontrolado al primer anfiteatro. Dos años lleva Sandro sin marcar un gol en partido oficial. Lo del penalti ya hace pensar que está hechizado. En realidad, como esto ha sucedido ya en más de una ocasión los lanzadores deberán pisotear los alrededores del punto de penalti antes de lanzarlos. Una costumbre que se perdió un tanto con la mejora de los terrenos de juego.

Real Valladolid
VAD
0
-
0
ATM
Atlético
Real Valladolid
Masip, Kiko, Javi Moyano, Nacho, Mohammed Salisu, Óscar Plano, Míchel (Anuar, min. 83), Toni Villa (Waldo Rubio, min. 64), Joaquín, Sergi Guardiola y Sandro (Enes Unal, min. 68).
Atlético
Oblak, Renan Augusto , Savic, Giménez, Trippier, Koke (Lemar, min. 64), Saúl, Thomas, João Félix (Correa, min. 60), Morata (Héctor Herrera, min. 71) y Diego Costa.
Árbitro
José María Sánchez Martínez
Javi Moyano (min. 28), Nacho (min. 1), Óscar Plano (min. 47), Toni Villa (min. 9), Joaquín (min. 51), Saúl (min. 46), João Félix (min. 59), Morata (min. 24), Lemar (min. 88) y Waldo Rubio (min. 74).
Estadio:José Zorrilla

El mal juego del Atlético fue preocupante porque ese once tiene pinta de ser el más asentado: la doble punta Costa-Morata, João Félix en la banda, esta vez a la izquierda, Koke a la derecha y Saúl y Thomas en el medio en esa versión que ya probó en Moscú para cambiar el partido, con el ghanés por delante para jugar más entre líneas. El movimiento trata de buscar más pase fino y reservar el despliegue de Saúl para evitar los contragolpes del rival. Esta vez no tuvo efectos. Cayó el equipo de Simeone en uno de esos partidos en los que el despropósito en el pase es desesperante. Como últimamente tampoco Lodi y Trippier se prodigan tanto en ataque, a la planicie ofensiva de los rojiblancos no se le detectaba horizonte. Ni un remate a puerta que echarse a la boca en todo el primer tiempo: Ni una jugada que determinara que el fútbol también consiste en atacar bien; un empacho de tostón.

Las dos líneas juntas del Valladolid bastaron ante los futbolistas de Simeone. Lo único destacable era que Morata está físicamente mejor que Costa para estirar al equipo. Morata hace ahora las funciones del hispanobrasileño. Es el que cae a las bandas para aprovechar su zancada. Costa no está ahora mismo para eso.

Con ese Atlético tan laxo, el Valladolid asumió el mando del partido. Supo imponer que no hubiera mucha continuidad en el juego con algunas faltas tácticas. Tampoco le hacía mucha falta ante la inoperancia de los rojiblancos en el pase y en la creación de juego de ataque. Nacho, Toni Villa y Sandro fueron un incordio. Sobre todo este último. Sus desmarques buscando el agujero lateral-centra y su faena persiguiendo la pelota le premiaron con ese penalti que marró.

No cambió en exceso el partido tras el descanso. Así que Simeone decidió agitarlo con Correa. Sentó a João Félix, que ya interioriza que sus partidos son de una hora. En Zorrilla, ni por la izquierda, ni por la derecha pudo dejar un detalle. Aún faltaba fútbol y Lemar entró por Koke y Herrera por Morata, exhausto a correr para nada.

Ahí ya sí se metió el Atlético en campo contrario para jugar contrarreloj. No le llegó. Solo el tiro al palo de Correa dejó una señal de que quiso ganar desde la ambición. En realidad, el empate justificó a los dos equipos. A un tiro a puerta por barba, el cero a cero es lo normal.

Saúl: "Tenemos que ir a por los partidos desde el primer minuto"

Las estadísticas reflejaron el partido tarjetero y áspero confuso que protagonizaron el Valladolid y el Atlético. El colegiado Sánchez Martínez mostró diez tarjetas amarillas, el mayor registro en partido ligueros de este curso junto el Alavés-Sevilla. El Valladolid cometió 15 faltas y perdió 129 balones y el Atlético sumó 11 faltas y 131 pérdidas de pelota. El discurso de Simeone ante las cámaras de Movistar empezó por enumerar términos como “sacrificio y esfuerzo”, muy propios del partido que se vio. Poco antes, Saúl fue más crítico que su entrenador. “Las sensaciones no son positivas. La primera parte no hemos entrado como teníamos que entrar. Ya son varias veces que nos pasa. Y la segunda parte vamos remando. Hay que ir a por los partidos desde el primer minuto”. Ya en rueda de prensa, Simeone preguntado por el VAR, dejó una de sus perlas en las que dispara sin apuntar, aunque la bala es para el Madrid y para el Barça. “Antes, sin el VAR, había campos en los que se señalaba penalti”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información