para leer

Un libro de aventuras real

'A la deriva' es el libro en el que Steven Callahan recuerda todo lo sucedido en aquellos 76 días perdido en el Atlántico

Portada del libro 'A la deriva', de Steven Callahan.
Portada del libro 'A la deriva', de Steven Callahan.

Steven Callahan nunca imaginó que aquel libro de aventuras que descubrió de joven lo llevaría a vivir una dramática y extrema experiencia que se convertiría, a su vez, en otro gran exponente de dicho género literario. En 1982, casi dos décadas después de haber leído la experiencia de Robert Manry cruzando el Atlántico en 78 días en un barco que no llegaba a los cuatro metros de eslora, Callahan se encontrará en el Atlántico a bordo de su barco Napoleón Solo. Lo había construido él mismo. Conocía cada clavo de la embarcación. Quería emular a Manry. Ninguna aseguradora se atrevió a respaldar la expedición.

A las 22.30 del 4 de febrero de 1982, frente a las Islas Canarias, se desató una tormenta. Un sonido de madera resquebrajándose rompe a su vez el ánimo de Callahan, que en unos segundos se encuentra con el agua a la altura de la cintura. La embarcación pierde velocidad y vira el rumbo hacia el fondo del océano. Logra lanzar al mar la lancha de salvamento. Siente pánico. Le duele el frío. Él aún no lo sabe, pero le quedan por delante dos meses y medio a merced del mar. A la deriva (Capitán Swing) es el libro en el que recuerda todo lo sucedido en aquellos 76 días perdido en el Atlántico.

Antes de partir, Callahan había escrito en su libreta: “Desearía poder describir el sentimiento de estar en mar abierto; la angustia, la frustración y el miedo, la belleza que acompaña al siempre amenazante espectáculo del océano, la comunión espiritual con las criaturas en cuyos dominios navego. La vida adquiere una magnífica intensidad cuando no tenemos el control, sino que solo reaccionamos, vivimos y sobrevivimos. […]. Sobre las olas del océano reparo en mi insignificancia y la de todos los hombres y se adueña de mí una humildad que vivo como una sensación maravillosa”. Parece como si los dioses del mar hubieran decidido tomar partido en aquella historia personal que se inició con una lectura infantil.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50