Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pista libre para Marc Márquez

El líder del Mundial certifica su dominio en Motorland y arrancará primero para apuntalar su sexta corona de MotoGP

Marc Márquez, durante la clasificación.
Marc Márquez, durante la clasificación. AFP

En el circuito de Motorland, en el Gran Premio de Aragón de este domingo, Marc Márquez necesita sumar siete puntos más que Andrea Dovizioso para viajar a la gira asiática con posibilidades matemáticas de ganar en la siguiente carrera el título mundial, su sexta corona de MotoGP y octava de su carrera. Si atrapa esa diferencia de +7 (se la daría una victoria y que Dovi quedase tercero o peor clasificado), aterrizará en Tailandia (6 de octubre) con el Mundial a tiro: le bastará cruzar la meta del circuito de Buriram por delante de Dovi.

Las bases están puestas: Márquez partirá primero este domingo (13.00, Dazn) en Motorland tras ser el más rápido en la lucha por la pole. "Estoy relajado, todo está funcionando bien", apuntó el candidato al título. "Márquez va aquí más fuerte que nadie", le reconoce Valentino Rossi. De igual manera se manifiestan Maverick Viñales y Fabio Quartararo, que admiten que la Honda 93 está un paso por delante. "Seguro que ésta no será una carrera como la de Misano", pronosticó Quartararo, que en San Marino lideró casi toda la prueba, antes de ser adelantado por Márquez en la última vuelta.

La lluvia suele ser tímida en Teruel. Desde el 1 de junio hasta este sábado, Alcañiz solo había registrado 14 días de precipitaciones. Fueron, siempre, lloviznas muy modestas, que no superaron los 10 litros por metro cuadrado. Este sábado, cuando los pilotos de MotoGP vieron que las nubes habían escogido posarse sobre Motorland justo al arrancar la tanda de entrenamientos libres, se encerraron en sus garajes. Siempre que llueve, amaina. Y en Teruel, cerca de los Monegros, los nubarrones escampan más pronto que tarde. Pilotos y máquinas terminaron saliendo a dar unas vueltas a la pista pero las cuatro gotas que regaron la mañana echaron a perder el ensayo previo a la pole. Alex Rins marcó el mejor tiempo, a nueve segundos de la vuelta más rápida que había logrado Marc Márquez el viernes. A mediodía, con el sol templando el asfalto, el escenario cambió y la trama dio un vuelco. Piso seco es dar rienda suelta al puño del gas. Y más cuando hay una pole de por medio.

Marc Márquez convierte en rutina lo extraordinario. El líder del Mundial se apuntó una nueva pole en Motorland, la novena del año sobre 14 carreras, y lo hizo de una manera intimidante. Sacó tres décimas a Quartararo y cuatro a Viñales, pero un dato que da fe de la superioridad de Márquez en la pista aragonesa es que, cuando rodaba a ritmo, raudo pero sin apurar, seguía siendo más veloz que las mejores vueltas de todos los demás. Donde otros esprintan, Márquez va al trote. Y se impone. Incluso tras sufrir un susto helador a 160 kilómetros por hora. Salió rebotado del sillín por pisar, con la rueda trasera de su Honda, el piano en plena aceleración, pero siguió machacando el cronómetro, azuzado por las Yamaha, que conservan su buen estado de forma y trataron de merodear la pole.

Ser piloto de MotoGP es saber lidiar con el riesgo. Que se lo pregunten si no a Pol Espargaró, que llegaba a Motorland aún con el subidón en el cuerpo por haber arrancado desde la primera línea de la parrilla en Misano, algo nunca visto en KTM, y que tenía que salir del circuito aragonés en camilla tras una dura caída en el tirabuzón que enlaza las curvas 8 y 9, el sacacorchos maño. Espargaró sufre una fractura en el radio del brazo izquierdo. "El objetivo era hacer primera línea", concedió Márquez al bajarse de la moto. Andrea Dovizioso, su rival, por llamarle de alguna manera, en la lucha por el título mundial, se clasificó el décimo. "La segunda posición era lo mejor que podíamos hacer", concedió Quartararo, aludiendo a la superioridad mostrada por Márquez. El líder del Mundial partirá primero, con la vista despejada, y con la mirada puesta en rubricar su sexta corona de MotoGP. En Aragón la carrera comenzará una hora antes que de costumbre (13:00 horas, DAZN), para no coincidir con la carrera de F-1 que se disputa en Singapur a partir de las 14:10, hora española. Un horario fuera de lo común, con un protagonista habitual.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >