Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tifón Titmus azota el imperio de Ledecky

El ritmo de la joven australiana en 400 libre la eleva al oro en 3m 58,76s y acaba con siete años de hegemonía de la estadounidense, la nadadora más dominante de la historia

Ariarne Titmus, con gorro amarillo, adelanta a Ledecky en la final de 400. Ampliar foto
Ariarne Titmus, con gorro amarillo, adelanta a Ledecky en la final de 400. EFE

La natación es el deporte de la lentitud. Los cronómetros no paran de quemar centésimas y los podios y los oros se deciden en un chapoteo fugaz. Pero las pruebas que se celebraron este domingo en la primera sesión de finales del Mundial de Gwangju se vienen procesando desde hace años, ciclos enteros de calculada preparación sobre la base del desarrollo fisiológico de los nadadores, atentamente monitorizados por equipos de expertos que lo tienen todo más o menos previsto desde hace mucho tiempo. Pocos nadadores a lo largo del último siglo han recibido más atención que la prodigiosa Katie Ledecky, la mujer más dominante de la historia de este deporte, campeona olímpica en 2012 con 15 años, oro en los Juegos de Rio en 200, 400 y 800 metros libres; 14 veces récord mundial; y desde 2013 invicta en 400, 800 y 1.500, todo lo cual constituye un tremendo mensaje disuasorio para el universo de sus retadoras. Cuidado. Se enfrentan a un imperio.

Ariarne Titmus en la calle cinco no se dejó intimidar por la leyenda de Washington en la calle cuatro. Tiene 18 años y viene de un pueblo remoto, de Laurceston, en el litoral septentrional de la isla de Tasmania. Sus referencias del gran mundo de la natación eran igual de remotas. No pareció pendiente de Ledecky cuando se subió al poyete de la final de 400 libre y se tiró a la piscina sin complejos. Hizo los primeros 50 al ritmo del récord mundial que consiguió Ledecky en Rio (27,52 segundos) y metió a la gran campeona en un territorio desconocido. Desde hacía siete años se había acostumbrado a nadar sola en aguas tranquilas, absolutamente desenganchada de los pelotones. Ahora la desafiaban y el poder intimidatorio se volvía en su contra: Titmus, como todos los jóvenes que empiezan algo nuevo, tienen el tiempo —dios del cronómetro— a favor.

Fue lo natural y fue chocante a la vez. El reguero de récords mundiales establecidos por Ledecky parecía tan inasequible como ella misma en las distancias medias. La estadounidense, que ostenta la plusmarca de 400 con los 3m 56,46s de Rio, llegó a Corea del Sur con la mejor marca de la temporada (3m 59,28s). Solo la amenazaba Titmus, que convalidó las pruebas de selección australianas en junio con 3m 59,35s. Únicamente tres nadadoras a lo largo de la historia han bajado de cuatro minutos: Ledecky, Federica Pellegrini y Titmus.

La brecha insuficiente

Entrenada por Greg Meehan en la piscina de la Universidad de Stanford, en donde estudia psicología, Ledecky es un mito del deporte olímpico y universitario. Con solo 22 años está de vuelta de su viaje a la gloria. Se ha hecho profesional y en su afán de ganar potencia no deja de desarrollar una voluminosa musculatura. Dueña de los 13 mejores tiempos de la historia en 400 no debió imaginar que Titmus llegaría al viraje del 100 por delante. Alarmada ante la amenaza, Ledecky cambió el plan. Acostumbrada a valerse de su deslizamiento único tirando de brazos y reservar las piernas para el último 100, batió pies antes de lo previsto.

El aumento del ritmo de patada es un turbo que emplea para dar el último toque, pero el perfil de la australiana la forzó a alterar la táctica. Titmus es célebre por la velocidad que es capaz de desarrollar, impropia de una fondista. Ledecky supo que no podría imponerse sin abrir una brecha insalvable antes de los 300 metros. Ganó distancia en el penúltimo largo: tocó la pared en 3m 28,63s seguida de su perseguidora a 3m 29,25s. Pero no fue suficiente.

Ledecky comprendió que el desenlace sería trágico tras el viraje. Cuando Titmus la sobrepasó al cabo de 20 metros de furor, camino de la última pared, dio la impresión de dejarse arrastrar por el reflujo. Titmus fue un ciclón. Hizo el último largo en 29,51s. Ledecky se rindió en 31,34s.

Titmus conquistó el oro en 3m 58,76s. Ledecky se quedó en 3m 59,97s. Juntas compusieron una obra grandiosa. Ledecky la concluyó agarrada al muro. Fundida. Escondiendo la cara, la mirada tapada con las gafas espejadas, el bañador negro de riguroso luto, dio la impresión de ser testigo del funeral de sus mejores días.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >