Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Laprovittola redobla la argentinidad en la sala de máquinas del Real Madrid

El MVP de la pasada Liga Endesa firma por dos temporadas con el club blanco, donde compartirá posición con su compatriota y compañero de generación Facundo Campazzo

Laprovittola, en su presentación como nuevo jugador del Real Madrid
Laprovittola, en su presentación como nuevo jugador del Real Madrid realmadrid.com

El noveno destino de Nicolás Laprovittola en 12 años de carrera será el Real Madrid. El base argentino, de 29 años y 1,94m, MVP de la última Liga Endesa y máximo anotador de la temporada regular (17,2 puntos por partido) con el Joventut, se convierte en el primer fichaje para el noveno proyecto de la era Laso. Laprovittola firma por dos temporadas por el club blanco, donde compartirá posición con su compatriota, amigo y compañero de generación Facundo Campazzo. El campeón liguero redobla así la argentinidad en su sala de máquinas para competir, amparado en la estabilidad de su proyecto, contra la millonaria apuesta del Barça (Mirotic, Higgins, Davies…). “Estoy en un lugar privilegiado, en un lugar que siempre anhelé estar. Y llego en el mejor momento de mi carrera. Me siento maduro y preparado para competir y para ganar”, expresó el nuevo jugador madridista. “El Facu es un amigo muy cercano. Él ha tenido un impacto muy grande y tenerle aquí me va a ayudar”, añadió.

Ejemplo de regularidad tras muchos vaivenes en su carrera, Laprovittola disputó las 34 jornadas de la pasada Liga a una media de 31 minutos en pista, en 12 partidos anotó 20 o más puntos, en 10 repartió al menos nueve asistencias y, además, se convirtió en uno de los grandes protagonistas de la Copa disputada en el WiZink Center, que ahora será su pista (como lo fue en 2016 cuando pasó por el Estudiantes). Su trance en aquel partido de cuartos ante el Baskonia le abrió un hueco en la historia del torneo: 36 puntos, 7 asistencias, 9 faltas recibidas y 50 créditos de valoración. Unos números que fulminaron la plusmarca que estableció Tanoka Beard como jugador del Pamesa Valencia en 2000 y le pusieron definitivamente en el escaparate. “No pienso en números ni en haber sido MVP la pasada temporada, solo en ganar y pelear por títulos. Eso me va a hacer mejor jugador”, contó el exjugador de la Penya en sus primeras palabras como jugador madridista.

Laprovittola partió de Argentina en 2013, con 23 años y el cartel de promesa emergente. Pasó por Río de Janeiro, Vilna, Madrid, San Antonio (18 partidos en la NBA con los Spurs en 2016), Vitoria y San Petesburgo; vistió seis camisetas distintas en cuatro temporadas y, por fin, en enero de 2018 encontró la estabilidad en Badalona. Allí ha permanecido una temporada y media. Tiempo suficiente para relanzar un currículo que ahora alcanza una de sus cotas más altas. “Mi carrera fue un viaje loco. Tuve miedo a perderme. Ahora estoy fresco y feliz. Fortalece mucho que crean en ti”, reconocía el argentino al recoger el galardón de MVP.

A la espera de que el club blanco haga oficial el fichaje del pívot estadounidense del Khimki, Jordan Mickey, de 25 años y 2,03m, con tres años de pasado NBA (Boston Celtics y Miami Heat) y uno de experiencia en Europa (con 14,2 puntos, 5 rebotes y 15,4 de valoración en la Euroliga), el Madrid de Laso mantiene su línea editorial. “Para la temporada que viene tendremos una estructura muy parecida y se añadirán pocos detalles. Pero los retoques que hacemos siempre son ambiciosos”, recalcó Juan Carlos Sánchez en la celebración del título de Liga. “Es muy difícil ganar tanto. Cada año tenemos rivales con presupuestos mayores que el nuestro que buscan reforzarse”, explicó el director del baloncesto madridista antes de que el Barça comenzara a saltar la banca. Laprovittola es el primer retoque ambicioso de un proyecto que se ampara en sus 17 títulos en ocho años.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información