Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Quartararo sale volando del quirófano

El joven francés se adjudica la pole en el Gran Premio de Cataluña apenas dos semanas después de haberse operado

quartararo gp catalunya
Fabio Quartararo en Montmeló Getty Images

El Diablo sabe ir en moto. Y no sabe por viejo, sino por aguerrido. Fabio Quartararo, el joven francés a quien apodan El Diablo, pese a tener cara de no haber roto nunca un plato, fue el más rápido en la tanda clasificatoria del Gran Premio de Cataluña. Quartararo, recién operado para solucionar unos problemas en los brazos, ya firmó el mejor crono en los libres del viernes.

Si es cierto aquello de que “tanto va el cántaro a la fuente”, el piloto de la Yamaha Petronas, moto no oficial, tiene este domingo (14.00, DAZN) la última oportunidad de arrebatarle a Marc Márquez el récord de ser el piloto más joven en vencer una carrera de MotoGP. En Assen, Quartararo ya habrá superado los 20 años y 23 días que tenía Márquez al imponerse en Austin, en 2013. “Veremos si aguanto 24 vueltas”, decía un sonriente Quartararo tras la tanda clasificatoria. Ha sido operado recientemente de los problemas de sobrecarga que sufría en los brazos y es una incógnita su rendimiento durante casi una hora de carrera a todo gas.

Este sábado, al saltar las motos a la pista, el asfalto de Montmeló quemaba, 50 grados centígrados, y derretía las gomas de los neumáticos. Previendo que la adherencia sería clave en la carrera, Márquez prefirió el viernes testar distintos compuestos de ruedas en lugar de ir a buscar un buen crono. Se hundió en la tabla de tiempos: el 17º. “La posición no es real”, trató de calmar los ánimos, el líder del Mundial. Pero la primera tanda de libres del sábado no despejaba las dudas acerca de la competitividad del 93 en el Circuito de Cataluña.

Rostros de calma tensa en el box de HRC. A la hora de la verdad, en la clasificación para la pole position, el de Cervera fue el primero en bajar de 1m 40s. Detrás de él, la avalancha. Quartararo, Morbidelli y Rins limaban más décimas al crono para marcar la vuelta rápida que da acceso a una posición preferente para arrancar la carrera. Rins, el generador de sonrisas en Suzuki, parecía tener la pole en su mano pero se fue al suelo. No se hizo daño pero los gestos de rabia del piloto de Barcelona, 23 años, revelaban el enfado por la ocasión perdida. No mucho más contento terminó Márquez. “Podíamos haber hecho la pole”, decía el líder del Mundial tras quedarse a un suspiro de Quartararo.

Con mejor gesto acogía Maverick Viñales el haberse clasificado tercero. Más tarde, dirección de carrera le sancionaba con tres puestos en parrilla por conducción temeraria. Viñales se había dedicado a hacer caballitos y a saludar al público cuando otros pilotos aún buscaban su vuelta rápida. El de Roses se disculpó y alegó que creía que la tanda ya estaba finalizada.

Jorge Lorenzo, saldrá décimo, por delante de Joan Mir y de Pol Espargaró. El mallorquín admitió que aún está lejos de poder aspirar al top-5, pero que había cumplido su objetivo en la sesión. “No he terminado todavía entre los 10 primeros este año “El trabajo está dando sus frutos, quizá no nos ha cambiado la vida ni hemos dado un paso gigante, pero sí un paso que me hace pilotar algo más cómodo y con más energía”, anañizó el tres veces campeón de MotoGP sobre su fin de semana.

En Moto2, el español Augusto Fernández saldrá el primero, lo mismo que el argentino Gabriel Rodrigo en Moto3.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información