Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sergio Ramos amaga con China

El central sugiere a Florentino Pérez que le deje irse gratis al país asiático, pero el mandatario del Real Madrid se remite a la cláusula de rescisión

Sergio Ramos y Florentino Pérez, en la renovación del central en 2015. En vídeo, declaraciones de Carvajal.

Después de la temporada más pobre del Real Madrid en lo que va de siglo, sin la figura central de Cristiano Ronaldo en el vestuario y con Gareth Bale, el mejor pagado de la plantilla, muy señalado, a Sergio Ramos le llegó un intento de seducción procedente del fútbol chino. Con 33 años cumplidos hace dos meses y atrapado en la incertidumbre de una aventura empresarial inmobiliaria de envergadura que se tambalea, el capitán blanco sopesó la sustanciosa oferta y decidió trasladarla al despacho en la sede de ACS del presidente del club, Florentino Pérez.

El central, acompañado de su hermano y representante, René Ramos, y de uno de sus asesores, Julio Senn, socio del despacho Senn Ferrero Asociados, se reunieron con Pérez, según adelantó ayer Jugones y pudo confirmar EL PAÍS a través de dos fuentes independientes con conocimiento directo del encuentro. Horas después, el presidente blanco ratificó los detalles del encuentro en una entrevista en El transistor, en Onda Cero.

La reunión tuvo dos partes. En la primera de ellas, de unos diez minutos, participaron los cuatro; pero pasado ese tiempo el futbolista y el presidente se quedaron a solas.

Durante el encuentro, Ramos relató a Pérez que había recibido una oferta muy importante del fútbol chino. Acompañado como estaba de sus dos principales asesores, el futbolista dejó ver que no había rechazado la propuesta, sino que había recabado detalles sobre lo necesario para un hipotético traspaso. Ramos tiene firmado un contrato con el Real Madrid de unos 12 millones de euros netos anuales que no vence hasta el 30 de junio de 2021, que incluye una cláusula de rescisión de varios cientos de millones de euros.

Ese apartado del contrato, rubricado al final de la temporada 2016-2017, supone el principal escollo para una mudanza del central a China, y así se le planteó a Pérez, a quien sondearon sobre la posibilidad de que permitiera una salida sin coste para el nuevo club.

Después de unos años de explosión de gasto por parte de los clubes de la Superliga china, que empezó a asomar en los rankings de los traspasos más caros de la historia, el Gobierno del país decidió intervenir con el objetivo, según explicó, de proteger el fútbol local. No prohibió las contrataciones multimillonarias de jugadores extranjeros (Jackson Martínez, Paulinho, Hulk), pero dispuso un mecanismo legal que pretendía que si se producían, revirtieran de manera directa en el desarrollo del deporte en China. Desde la temporada 2017-2018, cuando un club paga una cláusula de rescisión de más de 45 millones de yuanes (5,8 millones de euros), debe abonar esa misma cantidad a la federación china. Si el pago es inferior a ese límite, el club debe invertir el mismo importe de la cláusula en su cantera.

La respuesta de Pérez fue sencilla: “¿Qué le voy a decir? Que no podía ser, que ya hablaríamos con el club chino, para darle satisfacción a él. Pero no se puede dejar que el capitán se vaya gratis”, contó el presidente el El transistor.

Tanteos veraniegos

En cualquier caso, desde la cúpula del club aseguran haberse tomado la reunión de Ramos con el presidente como una operación de tanteo por parte del futbolista, y recuerdan las negociaciones del verano pasado con Luka Modric, un caso que ven muy similar. Después de ser nombrado mejor jugador del Mundial de Rusia y de alcanzar el subcampeonato con su selección, el croata trasladó al alto mando madridista que manejaba una suculenta propuesta para dejar el club: jugaría un año en el Inter de Milán y después dos más en China. Caja en el último tramo de su carrera. Aquello se zanjó con una renovación al alza para Modric, que meses después ganó el Balón de Oro.

Después del primer asalto de la reunión a cuatro con el clan Ramos, no se acordó ningún encuentro posterior. El jugador ha pasado los últimos días de vacaciones, compaginando la recuperación final de su lesión en el sóleo izquierdo con los preparativos de su boda con Pilar Rubio, programada para el próximo 15 de junio en la catedral de Sevilla.

El último tanteo similar, que Sergio Ramos llevó mucho más lejos durante varios meses en 2015, hasta cerrar incluso un acuerdo verbal con el Manchester United, se zanjó con una ampliación de contrato con sustanciosa subida de sueldo pactada con Florentino Pérez en una reunión veraniega, precisamente en China.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información