Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Extranjerizar la Masia, la apuesta del Barça femenino

Para competir en la Champions League, el cuadro azulgrana ha incorporado a jugadoras más fuertes físicamente

Martens, Van der Gragt y Duggan, en la semifinal contra el Bayern. Ampliar foto
Martens, Van der Gragt y Duggan, en la semifinal contra el Bayern. Getty Images

El Barcelona saltó a Europa en la campaña 2012-2013. La ilusión terminó cuando empezó la realidad: el Arsenal le estampó un global de 7-0. “Pudimos hacer nuestro juego media hora, pero nos quedamos sin piernas muy rápido”, recuerda Melanie Serrano, superviviente junto a Alexia, del cachetazo del cuadro inglés. El Barça entendió entonces que no alcanzaba solo con tratar bien el balón para competir en la Champions. Había que buscar músculo fuera de España. No era tan fácil. Si cuando Xavi Llorens asumió el control del primer equipo las futbolistas tenían un sueldo entre 6.000 y 18.000 euros anuales, después del primer título en la Liga la cartera se había agrandado: de 18.000 a 40.000. Muy lejos de lo que pagaban las grandes potencias. “Un día me llamó una jugadora del Lyon para venir al Barça, me pidió lo mismo que todo mi presupuesto”, recuerda Llorens.

El Barça buscó una apuesta intermedia. Jugadoras con proyección, todavía sin cartel internacional. Así llegó la serbia Cankovic, la portuguesa Andreia y la mexicana Robles. En la campaña 2013-2014, el Barça cayó en cuartos ante el Wolfsburgo. Al año siguiente, perdió en octavos contra el Bristol. El cuadro azulgrana sumaba roce internacional, al mismo ritmo que España iba ganando prestigio en las categorías inferiores. “En juveniles hay generaciones que no están desarrolladas y la diferencia física no se nota”, explica Aitana, campeona de Europa sub 15 y sub 17, finalista del mundo con la sub 20. “Pero”, añade; “aquí tenemos nuestro ADN. Hay que tener el balón y saberlo llevar de un lado al otro”.

Aunque fiel a su estilo, en el Barcelona buscaban alternativas. En la temporada 2015-2016, se cruzaron con el PSG en cuartos de final. Algo había cambiado. El cuadro de París se impuso por un global de 0-1. “Si hubiesen tenido a alguna de nuestras delanteras nos ganaban”, le soltó el cuerpo técnico del PSG al del Barça tras la eliminatoria. Con la profesionalización de la sección, el presupuesto azulgrana se estiró a un millón. Con el dinero se fichó una extranjera por línea: la danesa Roddik, la brasileña Alves y la marfileña N’Guessan. “La adaptación fue fácil para mí. En España se siente el fútbol de la misma manera que en Brasil: la pelota la tenemos nosotras, que corran las rivales”, afirma Alves.

No le fue mal. El Barça trepó hasta las semifinales, de nuevo con el PSG como verdugo. En aquella oportunidad, sin embargo, le firmó un global de 1-5. “Los dos partidos se resolvieron en el último cuarto de hora”, recuerda Vicky Losada. El femenino fue de nuevo a golpear la puerta de los despachos, había que aumentar el presupuesto. Un total de 3,5 millones para dar el salto en Europa. Hoy el 30% de la plantilla no se ha criado en La Masia. “Las extranjeras nos dan equilibrio. Cuando un equipo de aquí juega con un equipo de fuera, parece que son más fuertes, más grandes… Queremos que las jugadoras de aquí corran más y sean más fuertes, porque ya tenemos calidad técnica y táctica”, opina Lluís Cortés, preparador del Barça.

“Soy una jugadora física y por eso estoy aquí”, dice la holandesa Van der Gragt. “Pero”, añade; “jugué en el Ajax. Allí hacíamos algo parecido”. La inglesa Toni Duggan se suma al análisis: “Le damos al equipo un toque diferente. El fútbol español es especial, todo el mundo lo sabe, pero nosotras tenemos que aportar eso que, a veces, le puede faltar. Ser más directas, quizá más fuertes. Y eso hace que ahora seamos un equipo más completo”. La dupla Martens-Duggan no falla en el ataque azulgrana. Falta saber si Cortés apostará ante el Lyon por la velocidad de Oshoala. “Nosotras estamos más acostumbradas a jugar al pie, ellas más al espacio. Nos dan un plus físico y de velocidad. La holandesa Martens y la nigeriana Oshoala tienen mucha potencia en la banda y Duggan es tipo Luis Suárez, se tira todo el partido trabajando”, concluye Losada.

Más músculo, mismo Barça para poner este sábado (18.00, GolTV) en jaque al Lyon, multicampeón de Europa.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información