Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más que una final de Champions

El Barça derrota al Bayern y se convierte en el primer equipo español que se clasifica para la gran cumbre europea, síntoma de un fútbol y un deporte femeninos que no paran de crecer

En foto: el Barcelona celebra la clasificación para la final de la Champions. En vídeo: declaraciones de Lluís Cortés, entrenador del equipo femenino del FC Barcelona. AFP / VÍDEO: ATLAS

El fútbol femenino español resplandece y resplandece. La penúltima gloria se la llevó el Barça, primer equipo español que accede a la final de la Champions League. Palabras mayores. Un premio para todos los clubes —solo hay cuatro de Primera que no tienen femenino: Real Madrid, Valladolid, Celta y Getafe—. Y también para aquellos que apostaron cuando nadie lo hacía, como la Real Sociedad (tuvo la primera sección profesional), el Rayo Vallecano, el Espanyol o el Levante. Si el Miniestadi fue la cuna de Guardiola, Xavi, Iniesta y Messi, ayer vio nacer a su hija predilecta: el Barça de Lieke Martens, Mapi León, Alexia Putellas...

Barcelona, 1 - Bayern, 0

Barcelona: Paños; Torrejón, Pereira, Mapi León, Ouahabi; Losada, Alexia Putellas, Hamraoui; Martens (Aitana, min.87), Mariona (Andressa Alves, min.86) y Duggan (Oshoala, min.71).

Bayern: Benkhart; Lewandowski, Hendrich, Wenninger, Schweers; Magull (Roord, min.58), Leupolz, Skorvankova (Demann, min.78), Rolfö; Dabritz y Damnjanovic (Islaker, min.71) .

Goles: 1-0, min.45+2: Mariona, de penalti.

Árbitro: Esther Staubli (Suiza). Amonestó a Vicky Losada (min.21), por parte del Barcelona; Skorvankova (min.8), Wenninger (min.40), Lewandowski (min.45), por parte del Bayern de Múnich. Expulsó por doble amarilla a la jugadora del Barcelona Hamraoui (min.58 y min.70).

Incidencias: Partido de vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones disputado en el Miniestadi ante 12.764 espectadores.

Hay partidos buenos y malos, están los olvidables y los memorables; quedan los eternos. El Barcelona se abrazó a la gloria: un relato épico para vencer al poderoso Bayern Múnich en la semifinal de la Champions. Impulsadas por un Miniestadi más parecido al Palau Blaugrana que al Camp Nou. Aunque caliente, el Mini no se llenó (tuvo récord de asistencia: 12.674 espectadores de un campo con capacidad para 15.276). Quizá la única cuenta pendiente para el femenino azulgrana que vio cómo el Wanda Metropolitano (60.739), el nuevo San Mamés (48.121) y el RCDE Stadium (20.615) lo superaron en asistencia. No le importó al Barça, la hinchada gozó igual.

El Barça jugó un rato, sufrió mucho y ganó con lo justo. Resultado calcado al de la ida en Múnich. Lo más significativo, Lieke Martens, clave en la jugada del penalti que terminó con el gol de Mariona. La mejor jugadora del mundo en 2017, insignia de este nuevo Barça, que se pasó al profesionalismo en 2016, la misma temporada en que la empresa Iberdrola comenzó a patrocinar el campeonato español. La holandesa llegó a Sant Joan Despí como nadie antes: el club pagó 100.000 euros por su fichaje. Ese mismo verano, Mapi León cambió Madrid por Barcelona a cambio de 50.000 euros. El Barça estaba dispuesto a reconquistar la Liga siempre con un ojo en la Champions. Un sueño, casi una utopía.

El Barça se ha desquiciado en España para triunfar en Europa. Finalista en la Champions (jugará en Budapest el 18 de mayo ante el Olympique de Lyon, que venció al Chelsea), la campaña azulgrana no ha sido un camino de rosas. Por momentos preso de los saltos agigantados del femenino, en otros de la ansiedad de la profesionalización, el Barcelona destituyó a su entrenador Fran Sánchez mediada la temporada. Las últimas cuatro Ligas Iberdrola se le han escapado al Barça, el club más rico de España con un presupuesto de 3,5 millones, situación no fácil de entender desde los despachos. El crecimiento económico del Barça exportó talento, lujo difícil de encajar, sobre todo cuando hay que bajar al barro en campos inhóspitos del femenino español, lejos del glamur de la Champions.

Siempre Mapi León

A jugadoras como Martens, Duggan o Hamraoui les puede llegar a escocer la Liga y en cambio les encanta la Champions. La francesa cantó el histórico gol en Múnich y Martens fue decisiva en el Miniestadi. Las jugadoras españolas, sin embargo, nunca fallan. Alexia, Paños, esencialmente Mapi León, se coronaron ante el Bayern. Síntoma de un nuevo fútbol en España, más plural, menos prejuicioso. Apto para todos los gustos. Hasta Messi, que suele preguntar por el femenino, se enganchó desde su casa al partido ante el Bayern, según su entorno.

Las licencias se multiplican en España (el último censo de 2017 las dató en cerca de 60.000, un 36% más que el año anterior), mientras la selección española se ilusiona de cara al próximo Mundial en Francia. La avala el título en la Copa Algarve en 2017, también los éxitos en las inferiores: en 2018, campeonas del mundo en la sub-17 y finalistas en la sub-20. Otro fulgurante boom del deporte femenino español.

El Barça se suma a la euforia, irrumpe en un territorio que parecía vedado para las españolas, exclusivo para escandinavas, alemanas y francesas. El cielo para las azulgrana después de tocar el infierno en 2006, cuando bajó a Segunda. El Barça se revolucionó con Xavi Llorens en el banquillo y se consagra con Lluís Cortés. “Hicimos historia”, se felicitó el técnico. Messi y compañía quieren llegar al Wanda. Martens y las suyas ya están en Budapest en lo que ya es más que una final de la Champions. Mucho más que eso para el fútbol y el deporte femenino español. Crece que crece. Un fenómeno imparable.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información