Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La guerra personal entre Tebas y Rubiales llega a los tribunales

El presidente de LaLiga denuncia al de la federación por coacción: asegura que este, que niega la acusación, le amenazó con filtrar informaciones graves sobre su persona

Javier Tebas, presidente de la LaLiga, junto a David Jiménez, presidente de ProLiga.
Javier Tebas, presidente de la LaLiga, junto a David Jiménez, presidente de ProLiga. DIARIO AS

El avispero en el que se ha convertido el gobierno del fútbol español por el enfrentamiento personal entre Luis Rubiales, presidente de la Federación Española de Fútbol, y Javier Tebas, su homólogo en LaLiga sigue en plena erupción. El conflicto ha alcanzado ya a los tribunales con el inicio de una guerra de denuncias y querellas desatada tras la primera reunión que mantuvieron ambos en la sede del Consejo Superior de Deportes (CSD) el pasado 13 de abril con motivo de la negociación por el convenio de coordinación entre ambas entidades. Al término de la misma, mientras Rubiales admitía ante la prensa presente que “ha habido cuestiones desagradables que prefiero pasar por alto y algunos avances”, Tebas se escabullía de los micrófonos por una puerta secundaria en dirección a una comisaría de policía. Una vez allí presentó una denuncia contra el mandamás federativo por coacción. Según fuentes de LaLiga, el dirigente de la patronal acusó a Rubiales de haberle amenazado con filtrar informaciones graves sobre su persona si no llegaban a acuerdos sobre los principales asuntos que están en discusión y que tienen al fútbol español a la gresca: la potestad sobre el naming de la competición liguera, los horarios y la explotación comercial del balón.

 Fuentes de la federación admiten que Rubiales ya ha tenido que declarar por la denuncia de Tebas. Esas mismas fuentes indican que Rubiales ya anunció en la reciente asamblea de clubes que, efectivamente, el presidente de la patronal le había denunciado, pero que cuando la causa se archive, algo que dan por seguro en la federación, Tebas tendrá su correspondiente querella por calumnias y denuncia falsa.

La cuestión parece quedar reducida a la palabra de uno contra la del otro. Obviamente, las versiones de las partes son opuestas. Según testigos que acudieron a la citada reunión del 27 de abril en las dependencias del CSD, ambos se quedaron a solas a petición de Rubiales en una antesala. El encuentro duró poco, pero según esos mismos testigos vieron entrar a la reunión a Tebas desencajado y descompuesto. Desde la federación afirman que el encuentro entre ambos no fue tan a solas, que había otros participantes de la reunión en la puerta y que no se escuchó ningún tipo de amenaza o coacción por parte de Rubiales hacia Tebas. En los mentideros del fútbol se alzan voces que critican el perjuicio que está causando al negocio esta guerra sin fin. Hay quienes incluso aluden a metáforas cinematográficas mencionando la saga de Los inmortales y entonan con acidez la sentencia “sólo puede quedar uno”.

 

El fútbol modesto

Esa guerra encarnizada que mantienen ambos personajes, y por ende la federación y LaLiga, vivió este jueves otro nuevo episodio de división. Esta vez a costa del fútbol modesto. Por un lado, Rubiales convocó a los clubes de Segunda B y Tercera en la Ciudad del Fú[tbol de Las Rozas para explicarles los formatos de la Copa del Rey de la Supercopa de España que deben ser aprobados en la asamblea federativa del próximo lunes. Rubiales irrumpió en el salón de actos de la sede federativa acompañado de un encendido de luces, música de fondo y el atronador aplauso de los representantes de 335 clubes de las dos categorías no profesionales del fútbol español. Con vídeos y diagramas, Rubiales cargó contra Tebas, al que acusó de dinamitar los acuerdos para ahogar económicamente al fútbol modesto y de querer copar todas las competencias para reducir la capacidad de gobierno federativa.

A su vez, casi a la misma hora que Rubiales, y bajo el enunciado “Estado y situación del Convenio de Coordinación RFEF-LaLiga”, Tebas también convocó a unos 150 clubes no profesionales vinculados a ProLiga, organización cercana a la patronal, para exponerles por qué no deben apoyar el nuevo formato de la Copa del Rey en la asamblea federativa del lunes. Según el diario As, Tebas también cuestionó el paradero de unos 11 millones de euros que LaLiga da a la Federación. Todo parece indicar que Rubiales sacará adelante por mayoría su propuesta de modificar los formatos de la Copa y la Supercopa. Y Tebas ya ha anunciado que, si eso es así, impugnará en los tribunales el acuerdo asambleario.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información