Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Messi, el señor de la Liga

El 10 se ha convertido en el azulgrana más ganador en España, un logro sostenido en su insaciable capacidad goleadora y en su buena relación con sus entrenadores

Barcelona gana la Liga Ampliar foto
Messi alza el trofeo de campeones de Liga 2018-2019, este sábado en el Camp Nou. AFP

Desde que se estrenó en 2004 ante el Espanyol en Montjuïc, Lionel Messi ha disputado 15 ligas. Ha ganado 10.

Rompió el cascarón con Frank Rijkaard para conquistar dos títulos, 2005 y 2006. Tocó el techo del mundo de la mano de Pep Guardiola para llevarse tres ligas consecutivas entre 2009 y 2011. Junto a Tito Vilanova tuvo un sabor especial, 100 puntos en la 2012-2013. En la época de Luis Enrique evolucionó en el tridente para sumar a su currículo dos campeonatos en los cursos 2014-2015 y 2015-2016. Borró la sombra de Ronaldinho, se despojó de la figura de Guardiola y olvidó lo inolvidable: el trío de ataque que formó junto a Neymar y Luis Suárez. Cuando Ernesto Valverde se sentó en el banquillo del Camp Nou ya no hubo más dudas, el Barça es de Messi. Y para refrendarlo abrió las vitrinas del club por duplicado. Como si fuese una trampa del destino, ese que se la tiene jurada con Argentina, al único entrenador que no ha sacado campeón fue a su compatriota Tata Martino. Se quedó cerca. En el partido decisivo ante el Atlético de Madrid, el árbitro le anuló un gol legal, que le hubiese dado el título al Barcelona.

“Ese año no estaba fino físicamente, tuvo muchos problemas musculares”, recuerda uno de los pesos pesados del Barcelona. Problemas que lo dejaron fuera de siete partidos. Messi ha hecho bueno a todos sus entrenadores. Sin embargo, con ninguno se le recuerda el feeling que tiene con Valverde. Y no es casualidad. La temporada pasada, en una de las primeras prácticas en la Ciudad Deportiva Joan Gamper, a Messi se fue la pierna con Paco Alcácer. En silencio, el 10 enfiló rumbo al vestuario. El Txingurri amagó con ir a buscarlo. “Déjalo, se le pasa”, le advirtieron al técnico. Valverde escuchó el consejo. “Hay entrenadores que llegan a este tipo de clubes y se creen que son lo más de lo más. Hay que ser muy listo para saber encontrar tu lugar”, subrayan en Sant Joan Despí. Suficiente para conquistar la simpatía del rosarino. “Con Leo hay que ser simple y honesto, porque así es él”.

LAS CIFRAS DE MESSI EN LA LIGA

Fuente: Opta.

Messi no quiere experimentos en el banquillo (ha sufrido demasiados en la selección argentina) y tiene clara su fórmula de éxito. En una de las reuniones semanales, para diseñar el plan de trabajo, que mantiene con Juan Antonio Pozanco, el preparador físico, cuando el futuro de Valverde todavía estaba en el aire, el argentino le preguntó: “Y Ernesto, ¿qué? Se queda, ¿no?”. El preparador físico no tardó en trasladar el mensaje al Txingurri. “Leo quiere que te quedes”. El 15 de febrero el Barça confirmó la renovación del técnico de Cáceres. Una alegría para el vestuario. Y para Messi, que es lo más importante.

A Messi le ha tocado interpretar un rol diferente esta temporada. Acostumbrado a hablar exclusivamente en el campo, ha tenido que sumar más compromisos sociales, consecuencia de haberse convertido en el primer capitán del equipo después del adiós de Iniesta. “Está como siempre, pero es verdad que hace cosas que antes quizá no le tocaban. También está más pendiente de los jóvenes”, explican desde el vestuario azulgrana. El Camp Nou descubrió un Messi más parlanchín, capaz de desvelar su ambición de ganar la Champions en el Gamper, como de dejarse ver por la zona mixta. Acepta, también, sentarse en el banquillo. O hasta quedarse fuera de alguna convocatoria. Ya son casi un hábito los descansos del 10. O jugar solo media hora en la antesala de un duelo importante. A sus 31 años, el rosarino cuida como nunca su alimentación, muy focalizado en el trabajo de prevención de lesiones. Dedica mucho tiempo a estirar antes y después de los ejercicios, más ahora que anda tocado del pubis.

Valverde se encontró con un Messi maduro, más relajado y menos caprichoso, igual de obsesivo con el gol, esencialmente dispuesto a ganarlo todo, más que nada la Champions. Se sabe en el Barcelona que cuando cae la Orejona siempre viene acompañada de LaLiga, el trofeo fetiche del 10. Messi es el máximo goleador de Laliga con 417 tantos (449 partidos), una cifra que rubricó con el que selló el título ante el Levante. Supera con comodidad al segundo de la tabla, Cristiano Ronaldo (311 en 292 encuentros), ahora en la Juve. Acostumbrado a batirse en duelos imperiales con CR7 por el protagonismo en LaLiga (ha llegado a preguntar en algún entretiempo cuántos goles había marcado el portugués), Messi ni siquiera ha necesitado la presencia de Cristiano para, a sus 31 años, mantener la mecha de su lado más competitivo.

Nuevo contrato

Con contrato hasta 2021, el Barcelona ya ha telefoneado a los Messi para comenzar a trabajar en un nuevo vínculo con fecha de vencimiento en 2023. “Ya hablaremos bien”, fue la respuesta. Se repetirá, en cualquier caso, la misma fórmula que en el último pacto: las negociaciones se llevarán a cabo solamente entre el presidente, Josep Maria Bartomeu, y el padre y representante de futbolista, Jorge. Si todo se resuelve acorde a los planes del Barcelona, Messi firmará un contrato hasta los 36 años. Serían cuatro ligas más. Ya tiene 10 y está empatado con José Martínez, Pirri. Ya es el futbolista azulgrana con más títulos de LaLiga (superó a Iniesta). Ahora, le apunta a Paco Gento que, entre 1953 y 1971, se llevó 12 títulos para Chamartín. Sería una nueva marca del 10. La única que le falta en España. El Camp Nou, mientras tanto, disfruta un año más de Messi, el señor de LaLiga.

Una nueva carrera por el Balón de Oro

La última vez que Lionel Messi se quedó con el Balón de Oro fue en 2015, la temporada en el que el Barcelona de Luis Enrique conquistó el triplete, de la mano del tridente formado por Neymar, Luis Suárez y el argentino. Fue el segundo en la historia del club azulgrana, después de que el equipo de Pep Guardiola lo consiguiera en la temporada 2008-2009. Tras cerrar LaLiga, el Barcelona de Ernesto Valverde se enfrentará al Liverpool por un lugar en la final de la Champions en el Wanda Metropolitano. Y espera por el Valencia en la final de la Copa del Rey.

Messi aspira a lo nunca visto: conseguir el tercer triplete en la historia de club y quedarse con el sexto Balón de Oro, hoy empatado a cinco con Cristiano Ronaldo. Además, el 10 lidera la tabla para sumar su sexta Bota de Oro. Suma 34 goles en LaLiga.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información