Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Espanyol femenino supera la asistencia media del masculino

El Atlético acaricia la Liga tras ganar en Cornellà ante 20.615 espectadores

Gradas llenas en Cornellà para ver el Espanyol- Atlético de Madrid.
Gradas llenas en Cornellà para ver el Espanyol- Atlético de Madrid. EFE

El RCD Espanyol femenino abrió este lunes las puertas del estadio de Cornellà-El Prat. Las jugadoras del equipo blanquiazul recibían al líder de la Liga Iberdrola, el Atlético, que va acumulando registros de récord allá por donde pasa: animó al deporte femenino con aquel magnífico partido en San Mamés al que asistieron en enero 48.121 espectadores y batió todos los récords al meter en el Wanda a 60.739 personas para disfrutar del clásico de esta liga, el Atlético-Barcelona. Además, sigue sumando victorias camino de su tercer título consecutivo. El paso por el RCD Stadium de las mujeres dirigidas por Sánchez Vera dejó dos datos. Por un lado, el 0-1 con el que el equipo colchonero afianza su liderato, con tres puntos más que las azulgrana cuando faltan dos jornadas (al Barça le esperan Sevilla en casa y Granadilla Tenerife fuera, y al Atlético, Valencia en casa y la Real en San Sebastián). Al margen de la victoria rojiblanca, la cita de Cornellà dejó una cifra récord en un partido oficial de fútbol femenino en Cataluña: 20.615.

Aunque las futbolistas del Espanyol juegan habitualmente en los terrenos de la ciudad deportiva Dani Jarque, el club decidió cederles las instalaciones de Cornellà-El Prat. Aspiraba a llenar el campo y aunque no lo consiguió —se repartieron unas 30.000 entradas— sí logró batir el récord de asistencia en Cataluña. Además, esa cifra de 20.615 aficionados se queda muy cerca de la mejor entrada de la temporada en casa del Espanyol, que recibió al Barcelona de Messi con 24.037 seguidores. Y está por encima de la media de espectadores de este curso, en torno a los 19.000 asistentes.

“Ojalá con el Mundial de este año se consolide este auge”, decía el entrenador del Espanyol, Salva Jaspe. Tenía motivos para estar contento. Su equipo, además de atraer una atención inédita, puso en apuros al dominador de la competición. Avisó con un chut al palo de Paula Moreno cuando apenas se habían jugado diez minutos y se aferró a su buena racha —llevaba seis partidos sin perder; cuatro triunfos— para soñar. Pero el Atlético ganó gracias a un tiro por la escuadra de Sosa (m. 32) y a su buen oficio, el que le permite seguir dependiendo de sus propios méritos para ganar de nuevo la Liga y contener la presión del Barcelona, más pendiente estos días de confirmar su histórica presencia en la final de la Champions femenina —ganó al Bayern (0-1) en la ida de las semifinales— que de confiar en un improbable traspié de las madrileñas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información