Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un fenómeno mundial

El Wanda Metropolitano se abarrota con 60.739 espectadores, récord internacional absoluto de un encuentro femenino entre clubes. El Barça gana y se sitúa a tres puntos del Atlético en la Liga

Aficionados en las gradas del Wanda Metropolitano, este domingo en Madrid.

Como en cualquier otro día de partido, el madrileño barrio de San Blas se llenaba de camisetas rojiblancas. El himno atronaba minutos antes de comenzar el encuentro en un abarrotado Wanda Metropolitano. Pero el de este domingo no ha sido un Atlético-Barcelona cualquiera. Con el siete a la espalda de las rojiblancas no ha saltado al césped Antoine Griezmann, sino Ángela Sosa. Y con el once blaugrana no estuvo Ousmane Dembélé, sino Alexia.

ATLÉTICO, 0 - BARÇA, 2

Atlético: Lola Gallardo; Kenti Robles (Esther González, min. 78), Laia Aleixandri, Aissatou Tounkara, Carmen Menayo; Silvia Meseguer, Aurelie Kaci (Dolores da Silva, min. 68); Amanda Sampedro (Olga García, min. 55), Jenni Hermoso, Ángela Sosa; Ludmila da Silva.

Barcelona: Sandra Paños; Marta Torrejón, Andrea Pereira, Mapi León, Leila Ouahabi; Kheira Hamraoui, Vicky Losada, Alexia Putellas; Aitana Bonmatí (Mariona Caldentey, min. 56), Lieke Martens (Andressa Alves, min. 70) y Asisat Oshoala (Toni Duggan, min. 73).

Goles: 0-1, min. 65, Asisat Oshoala; 0-2, min. 79, Toni Duggan.

Árbitra: María Dolores Martínez (Comité Murciano). Amonestó a Laia Aleixandri (min. 72).

60.739 espectadores en el estadio Wanda Metropolitano ante

El fútbol femenino ha vuelto al Metroplitano después de su primera aparición el curso pasado en el duelo que enfrentó a Atlético y Madrid CFF. Y lo ha hecho a lo grande, batiendo el récord histórico de asistencia a un partido de fútbol femenino entre clubes no ya solo en España, sino en todo el mundo: 60.739 espectadores. Es decir, las gradas prácticamente repletas, ya que el estadio dispone oficialmente de 67.829 asistentes. El Barcelona se impuso por 0-2 y comprimió la Liga Iberdrola, comandada ahora por las rojiblancas con tres puntos de ventaja sobre las azulgrana.

Este domingo se superó un dato que ha permanecido inamovible desde hace 99 años, cuando en el Boxing Day (tradición inglesa por la cuál se disputan partidos de fútbol el 26 de diciembre) de 1920 se dieron cita 53.000 personas en Goodison Park (Liverpool) para presenciar el duelo entre el Dick, Kerr’s Ladies y el St. Helen’s Ladies, según anunció el propio club rojiblanco en su web. Aquella fue la cúspide de popularidad del fútbol femenino en Europa. La Federación Inglesa (FA) lo prohibió en 1921 en sus campos afiliados aduciendo que el balompié era un deporte “inadecuado para mujeres”. En selecciones, el récord lo fijan los 90.185 espectadores que presenciaron el Estados Unidos-China del Mundial de 1999, en el Rose Bowl de Pasadena.

La riada de hinchas que presenciaron el encuentro son una muestra más de que el fútbol femenino es un fenómeno en pleno crecimiento. Si el fin de semana pasado fue el turno del baloncesto, que batió el récord histórico de asistencia a un partido femenino en España, con 13.472 espectadores en el Wizink Center de Madrid, este domingo le tocó al deporte rey. Los espectadores que asistieron a las gradas del Wanda Metropolitano superaron, además, los 48.121 que hace poco más de un mes acudieron a San Mamés, al encuentro de Copa que disputaron el Athletic y el Atlético, y que acabó con un resultado de 0-2 a favor de las colchoneras.

Aficionadas del Atlético exhiben banderas rojiblancas en las gradas. ampliar foto
Aficionadas del Atlético exhiben banderas rojiblancas en las gradas. EFE

Durante toda la semana, ambos clubes se habían encargado de alimentar el entusiasmo por el choque, y el público respondió a la llamada. Entrar al estadio era gratis para los socios, y por un precio a partir de cinco euros para los no socios. El miércoles el Atlético anunció que ya se había colgado el cartel de no hay billetes. A pesar de ello, bastantes seguidores se acercaron a última hora a las taquillas para tratar de conseguir una entrada, sin éxito.

Antes de comenzar el choque, un lugar centró la atención de los aficionados colchoneros. Entre las diversas medidas que ha tomado el Atlético para seguir apoyando el crecimiento del fútbol femenino está la presencia, por primera vez, de varias jugadoras en el Paseo de las Leyendas, un espacio en el que se homenajea a aquellos jugadores que han disputado 100 partidos oficiales con el equipo. Un honor que, hasta ahora, ha recaído en las tres integrantes de la plantilla que han superado la cifra: Amanda Sampedro (103 partidos), Silvia Meseguer (102) y Ángela Sosa (101).

El Barcelona da vida a la Liga

“Adelante Atlético Femenino”, rezaba la pancarta que recibió a las jugadoras cuando saltaron al campo. El ambiente fue el de un día grande, y no era para menos. Espoleadas por el empuje de su público, las rojiblancas salieron dispuestas a adueñarse del encuentro desde el primer momento. Ni un minuto había transcurrido cuando dispusieron de la primera gran ocasión. Ludmila se plantó sola delante de Sandra Paños tras una buena combinación de las rojiblancas. Pero cuando el Metropolitano ya cantaba gol apareció la pierna salvadora de la portera del Barcelona para despejar a córner.

Fue el primer aviso de un Atlético que durante el primer cuarto de hora sometió al conjunto blaugrana, presionando en la creación de juego culé, recuperando rápido y combinando en tres cuartos de cancha. El equipo rojiblanco obligó a intervenir varias veces a Paños, sobre todo con una gran parada a un remate de cabeza de Laia Aleixandri, que no encontró el premio del gol.

Con el paso de los minutos el Barcelona se desperezó y dio un paso adelante, apoyándose en Oshoala para salir a la contra. La delantera africana dio aire a las culés y se convirtió en una pesadilla para la zaga colchonera, atacando su espalda y revirtiendo el dominio inicial del Atlético. Gracias a su desempeño, el Barcelona pudo cambiar el rumbo del encuentro antes de marcharse a la caseta.

María León despeja ante Ludmila durante el partido del Wanda. ampliar foto
María León despeja ante Ludmila durante el partido del Wanda. EFE

El resultado era bueno para el Atlético, que con el empate aseguraba prácticamente el título, y eso se notó tras la vuelta de vestuarios. Salieron más conservadoras las rojiblancas en la segunda mitad, mientras que el Barcelona se adueñaba definitivamente del encuentro, que ahora se jugaba cerca del área local. Fruto del empuje de las culés llegó el primer tanto. Oshoala aprovechó una mala salida en un córner de la portera del Atlético, Lola Gallardo, para rematar a placer y poner en ventaja a las de Lluis Cortés en el minuto 65.

El partido murió con ese tanto. El Atlético lo intentó ya con más corazón que cabeza, y dejó espacios que aprovecharon las culés para sentenciar. A 10 minutos del final, un cabezazo de Esther al intentar despejar un centro acabó estrellando el balón contra su propio palo. El rechace cayó en las botas de Duggan, que había entrado sustituyendo a Oshoala . La delantera remachó a placer y terminó de sentenciar un duelo que da vida a la Liga Iberdrola. Con la victoria, el Barcelona se coloca a tres puntos del Atlético a falta de seis jornadas. Aunque este domingo lo de menos era el resultado. El verdadero triunfo estuvo en la grada, que se despidió con un grito unísono: "Orgullosos de nuestras jugadoras".

“He estado en campos con 30 personas”

El técnico del Atlético, José Sánchez Vera, no buscó excusas y asumió la superioridad del Barcelona durante el partido. “Tenían un punto más. No sé si era la necesidad pero nos han superado y han sido mejores. El resultado es justo”, explicó en la rueda de prensa celebrada tras el partido.

El entrenador rojiblanco quiso descartar que el ambiente hubiera influido en el rendimiento de sus jugadoras: “No es excusa. Ojalá juguemos siempre ante más de 60.000 espectadores. El Barcelona nos ha cerrado en la zona de tres cuartos y ha sido superior”.

En la misma línea se manifestaron las jugadoras del Atlético Amanda Sampedro y Silvia Meseguer, ambas capitanas este domingo. “Te vas con una sensación agridulce. Es verdad que te queda un recuerdo imborrable de jugar ante nuestra afición, ante 60.000 personas, pero respecto al fútbol, que es lo más importante, hay que reconocer que han sido superiores”, comentaba Meseguer.

“Esto es fútbol. El Barcelona es un gran rival, y a pesar de que nos ha ganado hoy y en el Mini Estadi seguimos tres puntos por encima, y es algo que hay que valorar”, añadía Sampedro.

En el otro lado, las caras eran de satisfacción por mantener viva la lucha por la Liga y por haber sido parte de la fiesta del fútbol femenino. “Creo que es una cifra brutal. Llevo muchos años en esto y he estado en campos con 20 o 30 personas, con las familias y prácticamente nadie más. Estar en un escenario como este es algo bestial, es un premio muy grande para jugadoras, staff… para todos”, resumía Lluis Cortés al finalizar el encuentro sobre las sensaciones vividas en el campo.

El técnico del Barcelona no quiso desaprovechar la ocasión de felicitar al Atlético “Han dedicado mucho tiempo a promocionar este partido, y el resultado ha sido bestial”, afirmó Cortés, que también destacó el gran partido de sus jugadoras: “Hemos hecho un partido muy serio. Era ganar o dejar escapar la liga. Las jugadoras eran conscientes de que había que hacer un esfuerzo extra para agarrarse al tren de la liga”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información