Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zidane: “No estoy quemado”

El entrenador del Madrid rechaza hablar del futuro antes de recibir al Athletic y afirma que el equipo debería mejorar antes de terminar la temporada

Zinedine Zidane, en el entrenamiento de este sábado en Valdebebas.

El Real Madrid y Zinedine Zidane viven atrapados entre una temporada acabada que parece no terminar nunca y un futuro que no puede llegar todavía. El entrenador trata de fijar la atención en cuestiones domésticas, cotidianas, como el siguiente partido o la evolución del juego, mientras bullen los planes de transacciones de jugadores bajo el descontento del Bernabéu y la incertidumbre de la plantilla. Zidane acota el futuro: "Creo que vamos a conseguir jugar mejor. Y debemos hacerlo antes de final de temporada. Nos va a venir bien", ha dicho este sábado en Valdebebas horas antes de que el equipo reciba al Athletic (domingo, 16.15). Y lo ha dicho mientras trataba de aplazar el futuro en el que podrán luchar por títulos.

"No hemos hablado de eso. No vamos a hablar de eso ahora", ha dicho sobre si Gareth Bale le había pedido quedarse. Y sobre todo lo demás: "Vosotros podéis preguntar y yo voy a contestar lo que quiera. No me voy a meter en nada, ni nombres ni nada. Yo lo que os puedo decir es que nosotros estamos en eso y lo vamos a hablar en su momento. Ahora lo que tenemos que hacer es hablar de esta temporada, hablar de los equipos con quien nos toca jugar y nada más. Luego, con el club, voy a hablar de los perfiles de los jugadores, porque sé perfectamente lo que quiero. Pero nada más. No ahora", ha subrayado.

A medida que avanzan los días y se acerca el final real del curso, Zidane se va volviendo más cauteloso en público, sin margen para comentarios elogiosos sobre Eden Hazard o Paul Pogba, por ejemplo, como sí se permitió hace unas semanas. "No te voy a decir nada. Al final tú hablas de una cosa y sale ahí lo que a cada uno le interesa. No te voy a decir ni... Bueno... ni lo voy a hablar, para que mañana no...", ha dicho en su ejercicio matinal de equilibrismo, que no ha impedido que apareciera con su calma habitual.

"No estoy preocupado", ha repetido. Ni cansado. "¿Quemarme a mí? No. Yo estoy bien. Nos queda un mes de competición y lo vamos a intentar hacer bien. Mi energía está en el próximo año también. Tengo una buena energía. No estoy quemado", ha dicho.

Ha explicado también lo complicado de la lesión de Álvaro Odriozola, que se rompió la clávicula en una carrera con Vinicius en el entrenamiento del viernes y será operado este mismo sábado. Zidane ha dado por concluida la temporada del lateral, mientras que ha pedido un poco más de paciencia para el regreso a la competición de Vinicius, que ha vuelto a trabajar con el grupo. "Con Vinicius hay que ir despacio. Ha tenido dos meses de lesión y ahora hay que estar muy tranquilo con él, y es lo que vamos a hacer. La próxima semana tiene que trabajar bien. Vamos a ir día a día. No vamos a precipitar su vuelta", ha explicado.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información