Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Matthjis de Ligt, símbolo de la innovación que impulsa al Ajax

El capitán holandés, de 19 años, sintetiza la filosofía de un equipo que no está ni en el top 30 del ranking de los más ricos y que ha barrido a grandes potencias económicas

De Ligt grita al frente de sus compañeros en el centro de la imagen. En vídeo, declaraciones del entrenador del Ajax tras eliminar al Juventus.

Matthijs de Ligt es la unidad de medida. Ingresó en las categorías inferiores del Ajax en 2009, con diez años de edad. Lo subieron al primer equipo en el otoño de 2016. Con 17 años se consolidó en el eje de la defensa. En la temporada 2016-17 disputó 11 partidos de Eredivisie y ocho de Europa League, incluyendo la final, que perdió contra el Manchester United.

Este martes, después de meter el gol definitivo (1-2) en el Juventus Stadium y clasificar al Ajax para las semifinales de la Champions, pasó por el túnel que conduce al vestuario y se topó con una cámara de televisión. Le preguntaron si estaba viviendo un sueño y no movió ni un músculo de su cara pálida y cubierta de acné juvenil. Se mantuvo impasible escuchando a su interlocutora con la misma serenidad conque durante 90 minutos había desconectado todos los cables que le daban vida a Cristiano Ronaldo. Entonces dictó sentencia: “Esto no es un sueño; este equipo holandés ha demostrado al mundo lo que somos capaces de hacer. En Múnich, en el Bernabéu y aquí, contra la Juventus. Tenemos mucho potencial. Somos bastante jóvenes y crecemos con cada partido. Hoy acabamos 2-1. Pero pudimos ganar 1-4”.

Imponente con solo 19 años (mide 189 centímetros), De Ligt es el primer capitán en la historia del Ajax que logra una victoria contra la Juventus en Turín. Después de dos intentos en Champions (1997 y 2004), uno en Europa League (2010), uno en Supercopa (1978) y uno en Copa de la UEFA (1974), el saldo era de siete goles en contra y dos a favor del Ajax. Hasta que este martes irrumpió la nueva generación. Entre la ida y la vuelta participaron hasta siete canteranos, en su mayoría menores de 22 años: De Ligt (19), De Jong (21), Van de Beek (21), Ekkelenkamp (19), Mazraoui (20), Veltman (27) y Blind (29). Lo hicieron tanta contundencia como cuando una idea revolucionaria supera a otra que se quedó obsoleta.

“El Ajax ha merecido ampliamente pasar la eliminatoria”, declaró Andrea Agnelli, el presidente de la Juventus. “Hay que felicitarlos porque han puesto en dificultades al Madrid, al Bayern y a nosotros. Son un serio aspirante al título”. Tener una plantilla superior, fruto de una inversión más profunda, no le sirvió al equipo de Agnelli frente a un rival que ocupa el campo y administra el balón de forma incontrolable.

El nuevo Ajax es la avanzadilla de un modelo tradicional e innovador a un tiempo. El fundamento es la filosofía de cantera instaurada en la década de los 60 por Rinus Michels. El patriarca inició una saga que con Johan Cruyff y Louis van Gaal  reúne los ciclos de mayor transformación táctica en siglo y medio de fútbol reglado. El regreso de Cruyff al club en 2011, en calidad de asesor, desembocó en la dimisión en masa de la junta directiva y en la constitución de un organigrama de jugadores. Primero con el fortalecimiento de Frank de Boer y Denis Bergkamp en el cuerpo técnico, y luego con la designación de Marc Overmars como director general y de Edwin van der Sar como presidente.

Cruyff puso el énfasis en la reestructuración de la cantera como motor competitivo del primer equipo y fuente primordial de financiación. Said Ouaali, director de la academia de De Toekomst, explicó en The New Yok Times que el mayor cambio fue acelerar el proceso formativo y descartar el debut como profesionales de jugadores que traspasaran el umbral de los 20 años. “Nos enfocamos en el individuo”, advirtió Ouaali, “no en grupos de edad ni en hacer más competitivos los equipos de la cantera. Nos interesa desarrollar el talento individual. Con ese fin seleccionamos a los entrenadores”.

Ante la necesidad de producir más talento, de hacerlo más rápido para ser competitivos en tiempo récord y así poder vender a los jugadores una vez que se consoliden y logren títulos, Van der Sar explicó que se idearon sistemas de adiestramiento exhaustivo: “Comenzamos a poner más énfasis en entrenar más horas en las bases. Dado que nuestros jugadores se iban antes, debimos asegurarnos que se formaran antes para poder integrarse antes en el primer equipo. No podemos permitirnos esperar a que cumplan 24 años para que estén listos para competir de forma regular dos veces por semana y gestionar la intensidad física y mental”.

“Hemos invertido 26 millones de euros en nuestro centro de entrenamiento”, concluye Van der Sar, “porque nuestra aspiración es no esperar a que los futbolistas cumplan 22 años para estar a tope, sino que se integren en la plantilla con 16 o 17. En un mundo ideal tendríamos a los jugadores hasta los 26 años y entonces los venderíamos en el máximo posible de su valor. En el mundo real, en el mundo en el que vivimos desde la Ley Bosman, es muy difícil retener el talento”.

"Los estándares"

El invento ha permitido al Ajax construir un equipo de jóvenes que, en su mayoría, serán traspasados este verano para llenar las arcas del club después de alcanzar, al menos, las semifinales de la Champions. Por el camino, habrán vencido con holgura a equipos que al menos triplican su presupuesto. La proeza deportiva alcanza relieve épico ante la magnitud de las diferencias económicas que separan al cuadro holandés de sus rivales. Según el Deloitte Money League, el Ajax no está ni entre los 30 clubes más ricos de Europa. Su presupuesto no alcanza los 150 millones de euros. El Madrid supera los 750 y la Juve facturó más de 400. Los países como Escocia, Bélgica u Holanda han sido los grandes perjudicados en el reparto de derechos y beneficios previsto por el formato de la actual Champions.

El despacho de Erik ten Hag, el entrenador principal, está forrado de fotos de Michels, Van Gaal y Cruyff. Él los denomina “los estándares”. El propio Ten Hag está a punto de patentar un modo de jugar que en algunos aspectos resulta totalmente rompedor y es tan novedoso como las creaciones de sus predecesores. Antes de recibir al Madrid en febrero se le veía satisfecho, aunque consciente de que en el verano se quedará sin la mitad de su actual plantilla, vendida a los clubes más ricos. “Yo estaré orgulloso”, decía; “los cazatalentos que los encontraron estarán orgullosos. Todos lo estaremos. Si firman contratos con grandes clubes te alegras por ellos”.

Ouaali afirma que ningún equipo en Europa produce más jugadores que puedan ganarse la vida con el fútbol que el Ajax: “El 86% de los que llegan a los 16 años en De Toekomst alcanzan el profesionalismo”.

Matthijs de Ligt, el defensa de aparición más espectacularmente prematura en la historia del fútbol, portento de intuición, fuerza y clase, es el molde. Símbolo del nuevo Ajax y referencia del fútbol del futuro.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >