Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Honda copia y estrena en Austin el polémico deflector de Ducati

La fábrica japonesa ya ha probado en pista la pieza por la que demandó, junto a otros equipos oficiales, a su rival italiano

Marc Márquez, durante los primeros libres del GP de Austin. Ampliar foto
Marc Márquez, durante los primeros libres del GP de Austin. AP

Dos años después de su muerte, el recuerdo a Nicky Hayden lo invade todo en Austin. O casi todo. La pista del Circuit of the Americas (COTA) está poseída por el bamboleo de Marc Márquez, el piloto que mejor torea los baches –hubo múltiples quejas por el estado del asfalto–, las curvas y los cambios de dirección del trazado texano. La amabilidad del 69 y la excepcionalidad de su título mundial aquel año 2006 llevaron a MotoGP a retirar su dorsal en un emotivo homenaje celebrado este viernes en el circuito americano. El dominio que tiene el 93 de esa pista tan técnica y compleja solo podía ser más claro todavía con una Honda considerablemente mejor a aquellas con las que ha ganado los últimos seis años este gran premio de Las Américas. Y ese es el tipo de moto que tiene Márquez entre manos este año: una máquina más rápida y, también, más estable.

Así dominó prácticamente todas las sesiones del último gran premio, en Argentina, y así ha empezado este fin de semana de carreras en Texas, por mucho que no terminara el viernes en lo más alto de la tabla de tiempos, sino en segundo lugar, superado por Maverick Viñales (44 milésimas de segundo más rápido a una vuelta) y con Valentino Rossi pisándole los talones a una décima de segundo. Pero, ya se sabe, a Márquez le preocupa cada vez menos figurar entre los más rápidos el primer día de entrenamientos. Es una de las cosas que ha aprendido de Dovizioso (11º) y de la manera en que el italiano gestiona desde hace años sus grandes premios. El control del espacio y la consistencia vuelta a vuelta que exhibe el de Honda en este trazado siguen sin tener parangón.

Y no depende de la nueva pieza con la que salió a exhibirse por el COTA. Un deflector aferrado a la parte trasera del basculante de su moto prácticamente idéntico a aquel que lucieron las Ducati desde la primera carrera, en Qatar, a principios de marzo. Sí, un deflector como aquel que generó tanto revuelo después de que todas las otras fábricas (a excepción de Yamaha) llevaran a la casa italiana hasta la Corte de Apelación de MotoGP en Suiza por considerar que la pieza era ilegal e iba contra el reglamento.

Debió Honda empezar a fabricar aquella pieza tan pronto como pensó en demandar a Ducati porque hace dos semanas, en Argentina, ya disponía de una a imagen y semejanza de aquella. Resuelta la denuncia a favor de la fábrica de Borgo Panigale, Honda protagonizó una suerte de sainete en Termas de Río Hondo. Quería la casa japonesa homologar su nueva invención (copia de la de Ducati), pero antes se esforzó por desnudar lo que creían una incoherencia, bien en el reglamento bien de los responsables de hacer que este se cumpla. Honda, al igual que los otros demandantes –a saber: Suzuki, Aprilia y KTM– consideraba que el deflector era ilegal, pues aseguraba que tenía un efecto aerodinámico y eso está prohibido por reglamento al no quedar integrado en el carenado, aun así presentó su pieza para ser aprobada por el director técnico de MotoGP. Si Ducati puede usarla, también el resto, pensaron. Y el director técnico, Danny Aldridge, el mismo que dio el visto bueno inicial a Ducati –defendió que su deflector tenía la función de refrigerar el neumático trasero, no era pues una ayuda aerodinámica– negó su aprobación. El motivo: Honda presentó inicialmente la pieza so pretexto de que ayudaba a fijar la moto al suelo, un clarísimo efecto aerodinámico. Tras la primera negativa, volvió a presentar la misma pieza, pero con otro argumento. El objetivo de la misma era, decían, mejorar la rigidez del basculante. Aprobado, dijo Aldridge.

La fábrica alada no quiso usar el ya famoso deflector en Argentina, pero este viernes Márquez ya lo lució en su moto durante prácticamente toda la segunda sesión libre. “Hemos probado la pieza en el basculante para ganar rigidez y hemos comprobado algo interesante. Lo primero que he notado es que genera carga aerodinámica”, espetaba el español, todo sarcasmo. Todavía se desconoce si la pieza seguirá anclada al basculante de la Honda del 93 lo que resta de temporada u ocasionalmente –“Necesitamos dar más vueltas”, reconoció el campeón–; tampoco se han visto más deflectores en otras motos del paddock, pero se sabe que Aprilia ya trabajaba en una idea similar antes de que lo hiciera Ducati. De modo que no parece muy extravagante imaginar que empiecen a proliferar deflectores por doquier en la parrilla. Ya ocurrió con las aletas que Ducati popularizó hace unos años. Innovaron, fueron criticados y, posteriormente, copiados por el resto de casas rivales. Es difícil advertir todavía si ahora este último invento de la fábrica italiana marcará el desarrollo de las MotoGP en los próximos años. Lo que está claro es que Ducati sigue marcando tendencia.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información