Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un Sevilla paciente desarbola al Valladolid

Los tantos de Roque Mesa y Munir en el tramo fina de la segunda mitad deciden un partido bien trabajado por el conjunto andaluz

valladolid sevilla
El árbitro José María Sánchez consulta el VAR. EFE

Con el campo inclinado y la mirada puesta en la portería del Valladolid, el Sevilla logró sacar una victoria del José Zorrilla tan trabajada como estética. Los goles de Roque Mesa, de jugada individual, y de Munir, tras una gran combinación con Bryan Gil en el tramo final de la segunda mitad, definieron un partido bien trabajado por el conjunto de Joaquín Caparrós.

Valladolid
VAD
0
-
2
SEV
Sevilla
Valladolid
Masip, Javi Moyano, Moi, Kiko, Calero, Anuar (Daniele Verde, min. 85), Keko (Enes Unal, min. 77), Rubén Alcaraz, Óscar Plano, Míchel (Waldo Rubio, min. 56) y Sergi Guardiola.
Sevilla
Juan Soriano, Carriço, Quincy Promes, Sergi Gómez (Roque Mesa, min. 79), Mercado, Banega, Franco Vázquez (Bryan Gil Salvatierra, min. 70), Sarabia, Gonalons, Ben Yedder (Kjaer, min. 85) y Munir.
Goles
0-1 min. 83: Roque Mesa . 0-2 min. 91: Munir .
Árbitro
José María Sánchez Martínez
Moi (min. 70), Rubén Alcaraz (min. 45), Míchel (min. 46), Carriço (min. 88), Banega (min. 29) y Ben Yedder (min. 30).
Estadio:José Zorrilla

Pudieron los andaluces haberse ahorrado algo de sufrimiento si el tanto de cabeza (o de coronilla) de Ben Yedder en la primera parte no se hubiera producido tras un empujón de Franco Vázquez sobre Óscar Plano que destapó el VAR. No tuvo su tarde el francoargelino, que falló una ocasión sobre la línea de gol tras un centro de Sarabia de volea.

Hasta que llegó el gol de Mesa el Valladolid no pareció desesperado por competirle la posesión al Sevilla, e incluso pareció algo más inspirado en ataque que su rival. Waldo, por el costado izquierdo, revolvió el juego y llegó a comprometer a Soriano con un disparo mordido que golpeó en Mercado. El panorama pudo aclarársele poco después si el intento de Carriço por cortar un centro al corazón del área con la mano hubiera sido efectivo, pues el portugués quiso desviar la pelota pero las imágenes del VAR advirtieron que no había llegado a hacerlo.

A partir de ese susto el Sevilla aceleró el ritmo, cargó la pelota sobre Banega y empezó a sumar jugadores al ataque. Las llegadas de Promes por la izquierda asfixiaron al Valladolid, y la clase de Mesa primero, y la efectividad de Munir acabaron por golpearlo definitivamente. En un ambiente frío los pucelanos pusieron todo el calor que fueron capaces pero no lograron sacar de quicio a un Sevilla que nunca pareció constipado.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información