Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Racing Club conquista la Superliga argentina

La Academia se hace con su decimoctavo título de liga a falta de una jornada

Racing campeon 2019
Los jugadores de Racing celebran la Superliga. REUTERS

Racing es campeón de la Superliga argentina. El obelisco de Buenos Aires se convirtió el domingo por la noche en un remolino albiceleste, como inicio de una celebración larga: el equipo de Avellaneda ganó el título en la penúltima jornada y tras el próximo fin de semana, cuando termine oficialmente la competición, habrá más fiesta. Racing, “La Academia” del fútbol argentino, uno de los cinco grandes, se situó como líder en la cuarta jornada y ya nadie consiguió apartarle de la cabeza de la tabla.

El final de la jornada decisiva tuvo sus minutos de agonía. Tigre, en peligro de descenso, logró empatar a Racing ya en el descuento. Casi al mismo tiempo, en su estadio, Defensa y Justicia marcó el gol de la igualdad con Unión. Un gol más en cualquiera de las dos canchas podía haber aplazado por una semana más el resultado del torneo. Pero no hubo más. Defensa y Justicia fue el equipo que jugó mejor a lo largo de la temporada (el jueves lo reconoció el propio “Coco” Basile, una leyenda albiceleste) y no dejó de perseguir a Racing. Racing, sin embargo, fue el más fuerte. Supo encajar la traumática eliminación de la Libertadores frente a River Plate, superó sus propias dudas y se comportó como un colectivo sólido.

Ya son 18 títulos ligueros en la era profesional. Este es, en cualquier caso, la demostración de que Racing vuelve a ser realmente grande. El campeonato de 2001 estuvo marcado por la quiebra del club y la quiebra de Argentina; el de 2014 dejó la duda sobre si la trayectoria racinguista seguiría siendo ascendente. Ahora ya no hay discusión. El manager Diego Milito y el técnico Eduardo Chacho Coudet (cuya permanencia en el cargo no es segura porque tiene oferta del extranjero) han armado una plantilla competitiva, y la entidad ha recuperado la solvencia económica.

Ningún jugador ha tenido tanta importancia como Lisandro Licha López, el delantero que en 2016, ya con 33 años, regresó al club de sus orígenes tras un largo periplo internacional (Oporto, Olympique de Lyon, Al-Gharafa de Catar, Internacional de Porto Alegre) y asumió el mando del vestuario. Esta temporada, con 36 años, se ha convertido en el máximo goleador más anciano en la historia de la Liga.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información