Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A mayor presión, mejor Hamilton

Primera pole de la temporada para el campeón de Mercedes, que copa la primera línea en Australia y deja a Ferrari a siete décimas

GP de Australia F1
Lewis Hamilton, este sábado en la sesión de clasificación en Melbourne. Getty Images

La mejor versión de Lewis Hamilton emerge en los momentos de más presión, aquellos que hacen tiritar a muchos de sus rivales en pista hasta hacerles cometer un error que en el actual campeón pocas veces se da. Después de un invierno en el que ha hecho de todo y más para distraerse, cuando este sábado llegó el momento de volver a ponerse el casco en la primera cronometrada de la temporada, el chico de Tewin se volvió a transformar en aquel piloto insaciable que en 2007, el año de su debut en la Fórmula 1, fue capaz de desquiciar a un doble campeón del mundo como Fernando Alonso. Sin el español en la parrilla —el asturiano se impuso esta madrugada en las 1000 Millas de Sebring con Toyota—, Hamilton concentra la mayor intensidad de los foco. Por esas excentricidades que tanto le gustan fuera de los circuitos pero, sobre todo, por ese descomunal talento que lleva a cuadrar sábados como este.

En Melbourne, primera cita de una temporada que sobre el papel debía ser la del duelo definitivo entre Mercedes y Ferrari, el pentacampeón del mundo se adjudicó la primera pole del curso en unas condiciones nada favorables, muy al límite. El británico abordó su última intentona de vuelta rápida con un tiempo cuatro décimas más lento que el de Valtteri Bottas, un escenario que bien podría arrugar a cualquiera que no fuera él. Gracias a una última vuelta perfecta, Hamilton se colocó en la pole por sexta vez consecutiva en el circuito de Albert Park. Ya son ocho las que acumula en Australia, una cifra que le vuelve a igualar a dos mitos como a Ayrton Senna y a Michael Schumacher, que lograron lo mismo en Imola y Suzuka, respectivamente.

Bottas arrancará (06.10, Movistar Fórmula 1) el segundo, en el que es el primer doblete en parrilla para la compañía de la estrella. La segunda línea la encabezará Sebastian Vettel, que seguramente todavía se está preguntando dónde perdió exactamente esas diete décimas que le separaron de Hamilton. Los test de pretemporada hicieron que muchos llegaran incluso a pensar que Ferrari partiría como el equipo de referencia en este 2019, una previsión que seguramente no tiene otro destino que la basura, al menos por lo que se ha visto en Melbourne hasta ahora.

Carlos Sainz saldrá el 18º después de caer en la primera criba de la cronometrada al encontrarse en la trazada con el Williams de Robert Kubica cuando el polaco acababa de sufrir un pinchazo. La buena noticia para el español es que su compañero de equipo, Lando Norris, fue capaz de colar su McLaren en la Q3 –comenzará el octavo–, una posición que puede permitir a la escudería de Woking comenzar a construir una temporada decente.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información