Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Márquez: “Me quitaron las ruedas de mis motos para que no rodara”

Los preparadores tuvieron que frenar al piloto español, que vuelve a subirse a la Honda este miércoles tras su lesión de hombro

Márquez trabaja con su fisioterapeuta. En vídeo, así es la recuperación de Márquez.

Cada mañana, el mismo paseo. Salir de casa, todavía el adosado de sus padres, que la suya está en construcción; bajar la calle, un giro a la derecha, otro a la izquierda y, a la nave. Un espacio enorme, en Cervera, su pueblo, en el que dispone de un magnífico taller y espacio para preparar sus motos de entrenamiento; en la planta superior: un gimnasio al que no le falta detalle. Cada día, la misma rutina. Dos horas y media de trabajo por la mañana; otras dos horas y media por la tarde. Marc Márquez, que fue operado el pasado 6 de diciembre de una lesión crónica en el hombro izquierdo, ese que se dislocó en numerosas ocasiones durante la temporada, incluso en plena celebración por su quinto título de MotoGP, no se ha dado descanso desde entonces.

No ha tenido vacaciones. Empezó a trabajar en su recuperación el 11 de diciembre y hasta hoy, tan solo se ha permitido un respiro los días 24 y 25 de diciembre, en fin de año y en año nuevo. “Cuando me levantaba, dolía. Es difícil ese trabajo de fisioterapia. Y por las mañanas yo todavía estoy muy dormido. Las últimas semanas es cuando más me ha dolido. Ya empieza a estar todo en su sitio”, explica Márquez. Y añade: “Lo más duro ha sido el aspecto psicológico, llevo así desde diciembre”, concedía, justo antes de poner rumbo a Malasia, donde este miércoles se volverá a subir a su Honda por primera vez desde aquel último test privado que Honda celebró en Jerez en noviembre.

Al piloto catalán, impaciente, puro nervio, le ha costado tragar con este invierno “aburrido”, como lo describió el día de la presentación del equipo Repsol Honda en Madrid. “Algunos días es muy paciente, especialmente al principio, en la primera fase de la recuperación. Luego, poco a poco, se fue poniendo más ansioso. ‘Ya no llevo el brazo en cabestrillo, ya puedo hacerlo’, me decía. Y yo tenía que frenarlo: ‘No, no puedes. No muevas el hombro. Si hubiera sido por él, el 7 de enero ya se hubiera subido a la moto. Solo quiere moto”, explica su fisioterapeuta, Carlos García, que no se ha separado de él desde hace meses.

La solución que encontró el entorno del piloto fue fácil. Como a un niño al que castigan sin juguetes, a Márquez lo dejaron sin motos. “¡Me quitaron las ruedas de mis motos!”. Teníamos la orden de desmontar todas las motos. Cuando llegaba al gimnasio, se subía a alguna de las motos, se ponía en posición, y empezaba a imitar el sonido del motor como si estuviera en un circuito”, confesaba García, ante la desaprobación del corredor español. “No expliques eso. Van a decir: ‘¡Este tío está loco!’.

Márquez hace ejercicios de rehabilitación. ampliar foto
Márquez hace ejercicios de rehabilitación.

Cuando el equipo de médicos del Instituto Catalán de Traumatología y Medicina del Deporte (ICATME) liderado por el doctor Xavier Mir intervino quirúrgicamente a Márquez observó que la zona estaba peor de lo esperado. La recuperación también ha avanzado más lentamente de lo que el deportista esperaba. Aun así, su fisio está convencido de que ese hombro está mejor de lo que estaba durante todo el 2018. “Estamos trabajando en dar estabilidad a toda la zona, su cuerpo todavía tiene que ser capaz de reaccionar sin que él esté pendiente del hombro”, explica Carlos García. Y tercia Márquez. “Hasta que no me suba a la MotoGP no sabré en qué estado de forma estoy. Y soy consciente de que tendré que primar la calidad a la cantidad; no podré dar muchas vueltas, si no acabaré con una tendinitis”.

Quiere ser prudente. Él, a quien siempre le gustó dar tantas vueltas a la pista como fuera posible, para probar piezas y más piezas, para comparar, para terminar la jornada en lo más alto de la tabla de tiempos. Pero estos primeros tests oficiales en Sepang (Malasia, del 6 al 8 de febrero) tendrán que ser necesariamente distintos, por bien que sepa que es crucial escoger bien con qué evolución de motor se queda o qué tipo de chasis prefiere para la temporada 2019. “Todos nos iremos de Malasia con cero puntos”, se tranquiliza. Su objetivo es estar listo para la primera carrera: el 10 de marzo en Qatar.

Márquez se prepara para volver a la competición. ampliar foto
Márquez se prepara para volver a la competición.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información