Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pliskova firma un ‘ko’ histórico ante Serena

La checa remonta un 5-1 adverso y cuatro bolas de partido en la manga definitiva, apeando a Williams en los cuartos de Australia: 4-6, 6-4 y 5-7. La japonesa Osaka es la otra semifinalista: 6-4 y 6-1 a Svitolina

Serena Williams se lamenta durante el partido contra Pliskova.
Serena Williams se lamenta durante el partido contra Pliskova. Getty

No habrá récord, al menos no aún, para Serena Williams. La estadounidense abandonó la pista central de Melbourne con los ojos vidriosos hasta que no pudo más, y en el túnel del vestuario rompió a llorar. Se le había escapado el 24, otra vez, la cifra mágica que luce Margaret Court y la razón nuclear por la que ella sigue compitiendo, porque el número figura en negrita en los libros de historia del tenis y la norteamericana no quiere irse hasta que lo haya alcanzado. No será en Melbourne, escenario de su último Grand Slam, en 2017; no será esta vez, no, porque se le escapó su tercera final consecutiva. Increíblemente, perdió un partido que lo tenía ganado y Karolina Pliskova avanzó, salvando cuatro match points: 6-4, 4-6 y 7-5, en 2h 10m. Game over Serena.

Había volteado el partido y mandaba 5-1 en el tercero, con 40-30 y servicio, pero en una carrera lateral se lastimó el tobillo izquierdo y a partir de ahí se diluyó. La checa enlazó seis juegos seguidos para acceder a las semifinales tras una remontada inolvidale. Después de haber cedido el año pasado dos finales de un major, en Londres y Nueva York, la estadounidense se llevó un severo golpe en Melbourne, porque enfila los 38 años y ha dejado marchar tres trenes en medio año. La australiana Court, por tanto, sigue reinando en solitario, con más títulos que nadie.

“Ella jugó de manera increíble cuando yo tuve los match points”, justificó Williams, que restó importancia a la torcedura. “Simplemente jugó muy bien en esa situación. Mi tobillo parece ser que está bien, ahora está bien; lo que no sé es cómo estará mañana”, dijo. “Yo continué siendo agresiva, pero ella envió todas las bolas a las líneas. Hice todo lo que pude, no me rendí; simplemente ella fue mejor. No me gusta poner excusas. Odio llamar al médico en mitad de un partido, no pensé que fuera necesario y seguí adelante. No pensaba que fuera a hacerse tan duro y cometí algunos errores, pero ella jugó de forma brillante”, zanjó.

Parecía improbable que a Serena se le escapase el título en Australia. Venía lanzada Williams, en un estado de forma que no se advertía desde hace mucho tiempo y con un movimiento de piernas magnífico que le había propulsado en las cinco rondas previas, despachadas a estacazos: Maria, Bouchard, Yastremska y luego la número uno, Simona Halep. Solo esta fue rival. Abatida la rumana, en la recta final parecía que no había mayor amenaza que la japonesa Naomi Osaka, que efectivamente, está a solo dos victorias de elevar su segundo grande con solo 21 años. 6-4 y 6-1 a Elina Svitolina. Cita, pues, con Pliskova.

Doble aliciente: primer Grand Slam y el trono

A la checa se le abrió de par en par el cielo. Williams comenzó a tener problemas para maniobrar y sobre todo en los apoyos de los saques. De nada sirvieron sus 54 golpes ganadores, los 12 aces. Se echó la mano un par de veces al tobillo y fue desinflándose. En su cuarto asalto después de haber regresado siendo madre, Serena volvió a fallar. Pliskova, dirigida por Conchita Martínez, engarzó la victoria y mantiene su doble aspiración: ganar su primer Grand Slam –disputó la final del US Open en 2016 y las semifinales de Roland Garros al año siguiente– y recuperar el número uno que defendió de forma efímera hace dos años.

Estando Halep fuera de combate, ella, Osaka y su compatriota Petra Kvitova pugnan por sentarse en el trono de la WTA a partir del próximo lunes.

“Estaba casi en el vestuario y ahora estoy aquí, hablando contigo”, decía la checa durante la entrevista a pie de pista, mientras Serena lloraba en la intimidad y Court, seguramente, se frotaba las manos en algún rincón australiano. “Es la mejor remontada de mi carrera. No creo que ella lo hiciera mal, sino que yo fui más agresiva. Siempre necesitas suerte, pero yo puse todo de mi parte”, concluyó la ganadora, protagonista de un desenlace histórico.

RESULTADOS DEL MIÉRCOLES 23

CUADRO MASCULINO: Novak Djokovic, 6-1 y 4-1 (ret.) a Kei Nishikori; Lucas Pouille, 7-6, 6-3, 6-7 y 6-4 a Milos Raonic.

CUADRO FEMENINO: Karolina Pliskova, 6-4, 4-6 y 7-5 a Serena Williams; Naomi Osaka, 6-4 y 6-1 a Elina Svitolina.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información