Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

24 horas nefastas para España: Sterbik, al rescate

El portero de 39 años sustituye a Corrales, al que se le cayó encima una valla publicitaria un día después de perder un duelo clave ante Croacia

Rodrigo Corrales, atendido por los médicos tras caerle encima una valla de publicidad.
Rodrigo Corrales, atendido por los médicos tras caerle encima una valla de publicidad.

A España se le ha torcido definitivamente la vida en el Mundial. En menos de un día, perdió la imbatibilidad, casi todo el margen de error en lo que resta de campeonato y este sábado tuvo que cambiar a uno de sus mejores hombres, el portero Rodrigo Corrales, horas después de que se le cayera encima una valla publicitaria. El sustituto es Arpad Sterbik, de 39 años, que anoche ya fue puesto sobre aviso y esta mañana ha llegado al hotel de concentración. En este escenario, a las 18.00 (Teledeporte), la selección se juega prácticamente la única vida que le queda en el torneo contra Francia, la vigente campeona, y con su gran estrella, Nikola Karabatic, resucitado.

Los hechos ocurrieron en la tarde del viernes, en el primer entrenamiento nada más aterrizar en Colonia. Gedeón Guardiola y Rodrigo Corrales se apoyaron en el panel, en una acción habitual de los jugadores, pero esta vez el luminoso no aguantó el peso y se vino abajo. La peor parte se la llevó el guardameta gallego porque el golpe le cogió con la rodilla en un giro, tratando de evitar el impacto. Según una primera exploración de urgencia sobre la pista y una posterior resonancia magnética realizada en un hospital de la ciudad alemana, el parte médico dictó que Corrales sufría "un hematoma en la región exterior de su rodilla izquierda, acompañado de lesiones en las partes blandas".

Tras una noche de espera y reflexión, Jordi Ribera decidió el cambio en la portería y llamar a Sterbik. El relevo es provisional y podría ser reversible a la espera de cómo evolucione el meta gallego. El extremo izquierdo Aitor Ariño también resultó afectado, pero sin consecuencias graves. Solo sufre una abrasión que no compromete su presencia en el primer encuentro de la segunda fase. El presidente de la Federación Internacional de Balonmano (IHF), Hassan Moustafa, visitó a ambos en el hotel para interesarse por su estado. Además, el cuadro técnico ha decidido una segunda sustitución (Iosu Goñi por Dani Dujshebaev), aunque esta solo por razones deportivas.

La portería ha sido, tal vez, el puesto más regular y que mejor ha funcionado en los cinco primeros partidos del Mundial. El seleccionador ha alternado a Rodrigo Corrales y Gonzalo Pérez de Vargas con idéntico resultado. El primero brilló especialmente contra Japón y el segundo, en el duelo ante Macedonia.

En el Europeo de 2018 ya se produjo un cambio de guardameta por motivos físicos. Entonces, el accidentado fue Pérez de Vargas en el último choque de la segunda fase, ante Alemania. Esa tarde ya no pudo continuar y, al día siguiente, el serbio nacionalizado español Arpad Sterbik fue llamado a filas. Se encontraba de vacaciones en Skopje (Macedonia), pero tardó horas en plantarse en el hotel de concentración de Zagreb. No jugaba desde hacía cinco semanas, sin embargo, poco se notó. En las semifinales contra Francia no estuvo más de dos minutos sobre el parqué, suficientes para detener tres de los cinco penaltis que le lanzaron. El círculo mágico se cerró dos días después en la final con Suecia. Las cosas no iban bien al descanso y el seleccionador recurrió a sus dos metros y 120 kilos. Pocas presencias tan intimidatorias como la suya. Los nórdicos la sufrieron en la reanudación y España se colgó el oro.

Fue su cuarta medalla con la selección. Antes había ganado el oro mundial en 2013, el bronce en 2011 y la plata europea de 2016. Tras nacionalizarse en 2008, debutó con España en noviembre del año siguiente, precisamente ante Francia y en un abarrotado Palacio de los Deportes de Madrid. Su físico ya no resiste un campeonato tan exigente en tan pocos días, pero es el primero en la lista cuando la portería sufre una baja. Más allá de la selección, Sterbik ha hecho la mayor parte de su carrera en la Asobal. Jugó ocho temporadas entre el Ciudad Real y su heredero el Atlético de Madrid, y dos en el Barça. Cuando dejó el Palau, en 2014, se marchó al Vardar y ahora está en el Veszprem húngaro. Ha ganado cuatro Champions, cinco Ligas y en 2005 fue nombrado mejor portero del mundo. 

El percance de Rodrigo Corrales cierra 24 horas nefastas para la selección. El jueves a media tarde, los Hispanos miraban con optimismo el duelo ante Croacia, aspiraban a pasar con pleno de victorias a la segunda ronda y encarrilar el pase a las semifinales. Ahora, nada se ha roto de forma irremediable, pero todo se ha torcido. Y en el horizonte, Francia, que ha recuperado a Nikola Karabatic, cual Cid. La estrella francesa, al que se daba por descartado tras operarse en octubre, se incorporó al Mundial recién empezado, hace dos días jugó sus primeros minutos y este sábado amenaza el futuro de España.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >