Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Copa del Rey busca un formato atractivo

La comparación de la competición española con la inglesa muestra que es posible integrar a más equipos en un torneo que ofrezca las mismas oportunidades a todos y genere más expectativa en el aficionado

Aficionados del Newport, de la cuarta división inglesa, durante el partido en el que eliminaron hace una semana al Leicester.
Aficionados del Newport, de la cuarta división inglesa, durante el partido en el que eliminaron hace una semana al Leicester. Action Images via Reuters

La competición deportiva puede estructurarse, básicamente, en dos formatos. El de Liga, que no fue el primero en ponerse en práctica, premia la regularidad en un recorrido todos contra todos. Pero hay otro más añejo basado en duelos directos en el que solo gana uno hasta que quede un vencedor. Así se dilucidan en el fútbol los torneos más lustrosos, el Mundial o la Liga de Campeones, donde el entrante de las liguillas previas dejan paso al KO, que es el solomillo. Ahí, en lo que en Brasil denominan mata-mata, está la esencia de la competición, como sucede en la más antigua del mundo, la Copa inglesa, que edifica una leyenda a partir de lo inesperado. En España su réplica es un descafeinado.

Diferencias entre la Copa en España y en Inglaterra

La Copa del Rey busca un formato atractivo

Copa del Rey

  • - Esta temporada la iniciaron 85 equipos.
  • - Se disputan siete eliminatorias (las tres primeras a partido único) y final. Los equipos de Segunda entran en la segunda y los de Primera en la cuarta, cuando ya solo quedan 32 equipos.
  • - El calendario reserva 12 fechas para partidos de Copa.
  • FA Cup
  • - La juegan 736 equipos, aunque en 2009 se llegó al récord de 762. En España sería el equivalente a los primeros clasificados de Preferente, el peldaño inferior a la Tercera División.
  • - Se disputan trece eliminatorias a partido único y final. Los equipos de tercera y cuarta categoría (48 en total) se estrenan en la séptima y los de las dos primeras en la novena, con 64 equipos en juego.
  • - El calendario reserva 14 fechas (todas en fin de semana) para la Copa, con posibilidad de repeticiones por empate.

A inicios de la década pasada se decretó que hasta octavos de final los equipos de Primera jugasen dos rondas a partido único en campo de rivales de inferior categoría. Ocurrió que entre 200 y 2006 los campeones fueron Zaragoza (dos veces) Mallorca, Betis y Espanyol. Y equipos como Recreativo y Osasuna fueron finalistas. Desde 2007 todos los equipos de Primera juegan la Copa a ida y vuelta, con red. Ahora la Federación Española de Fútbol trabaja en un plan para que en dos o tres años todas las eliminatorias sean a partido único.

Inglaterra es la referencia. “Es un modelo trasladable al 100% a España”, anticipa Quique de Lucas, que jugó la Copa inglesa con el Chelsea y reside en Londres, al frente de una agencia de representación y asesoramiento de futbolistas. E incide: “Es una cuestión de visión, voluntad y coraje”.

La Copa se ha ganado prestigio y espacio en Inglaterra porque nivela a los equipos y concede a todos las mismas oportunidades. Es democrática porque sortea el campo donde se juega, al margen de la categoría de los contendientes, detalle en el que se paró Ernesto Valverde cuando tras el partido de este jueves contra el Levante le preguntaron por las intenciones federativas. “Si se hace así, me vale”, dijo el técnico del Barcelona. En Inglaterra se reparten los costes de arbitraje y la taquilla, de manera que en ocasiones los modestos se debaten entre el deseo de jugar como locales por la expectativa deportiva o como visitantes por el premio económico y el gustazo de visitar un gran estadio. Le ocurrió hace dos años al Lincoln, el primer equipo no profesional en jugar desde 1914 los cuartos de final en la FA Cup. Cayó en el Emirates contra el Arsenal. Aquel periplo le reportó unos dos millones de euros. Un mes después subió de categoría y ahora va enfilado a otro ascenso.

En todo caso lo que para unos es una fortuna para otros es calderilla. Los ingresos por televisión de la Premier son treinta veces mayores que los que genera la FA Cup. Y alzarla en Wembley reporta en premios poco más de 7 millones de euros. El Liverpool ganó 33 este otoño por superar la fase de grupos de la Champions. Este lunes cayó eliminado en Copa por el Wolverhampton.

En Inglaterra se deciden la próxima semana las cuatro últimas plazas que darán 32 ganadores de la tercera ronda, una frontera que marca el estreno de los equipos de las dos máximas categorías. Seis equipos de la Premier ya han caído y dos más están en peligro. Además como los sorteos no tienen ningún condicionante ya se sabe que en octavos de final habrá al menos media docena de equipos de escalones inferiores a la Premier. Uno de ellos podría ser el Barnet, de la quinta división, que se enfrenta al Brentford, de la segunda, en un partido que se televisará a todo el país. El aficionado, el debate futbolístico en definitiva, suspira por historias de cenicientas. Esa ronda de dieciseisavos se escenificará el último fin de semana de este mes, otra manera de darle vuelo al torneo. “No jugar entre semana es vital. Los campos se llenan, las aficiones se desplazan. Cada eliminatoria es una final y así es como la afrontan todos. Cuando llegas de fuera es lo primero que te explican”, matiza De Lucas.

En España están vivos los octavos de final con 15 equipos de Primera y el Sporting como superviviente del escalón inferior. La competición apenas se abre a los equipos profesionales, los punteros de Segunda B y los campeones de Tercera y deja en 83 el número de participantes en la parrilla de salida. En Inglaterra empezaron este verano 736. En España con el formato actual, incluida la final, se reservan doce fechas para la Copa, en Inglaterra apenas dos más. Sin embargo los grandes pueden salir mejor parados si evitan los desempates. El Manchester United fue subcampeón la pasada edición y apenas disputó seis partidos. El Barcelona jugó nueve, incluida la final.

No por alinear a más equipos el torneo debe ser mucho más largo y además así se abre no solo a cientos de clubs, sino también a cientos de pueblos y miles de sueños. En Inglaterra la Copa admite hasta a los primeros clasificados de la décima categoría. En España, si no se considera a los filiales, hay más de 460 escuadras en categoría nacional. Los clubes de Segunda B y Tercera tienen un sustitutivo, la Copa RFEF, abierta a los equipos que no disputan la Copa del Rey o son eliminados en primera ronda. Es de libre inscripción, tiene viajes subvencionados, pero no anima los corazones.

“Es un mal invento que tiene que desaparecer. Cuesta más de lo que te da”, lamenta Iván Crespo, presidente del Choco, un clásico de la Tercera División gallega. La competición se estructura con una fase territorial –“en algunas comunidades ni se juega porque no se apunta nadie”, aclara Crespo- que concede al ganador 3.000 euros. Quien gana la fase nacional se lleva 90.000. El último campeón, el Pontevedra, que debió jugar en una larga y anónima ruta duelos de ida y vuelta intersemanales contra el Rápido de Bouzas vigués, Burgos, Escobedo cántabro y los valencianos Saguntino y Ontinyent. “Entrar en la Copa del Rey, con un incentivo por pasar eliminatorias y la ilusión de llegar a jugar contra un rival profesional ayudaría a ver la competición de otra manera y hacer afición”, valora Crespo. “En realidad eso es lo que convierte en genuina a la Copa y le da prestigio”, zanja De Lucas.

¿Sería el nuevo formato un problema para que venciesen los grandes o al menos lleguen a las últimas rondas? No, siempre que se apliquen y expongan su potencial. De las 30 últimas ediciones de la FA Cup, 25 se las repartieron Liverpool, Arsenal, Chelsea o Manchester United. Tottenham y Manchester City ganaron una vez y solo rompieron el pronóstico el Everton en 1995, Portsmouth en 2008 y Wigan en 2013. Cuando hay un título en juego y un horizonte de apenas noventa minutos para mantener opciones de ganarlo, pocos hacen concesiones. Sería difícil imaginar que el Barcelona presentase la alineación que sacó de inicio este jueves en el campo del Levante. Pero nadie se extrañó de que guardasen a Messi y Suárez. “Tenemos la vuelta en casa para poder pasar ronda”, aclaró al final Valverde.

Un instante del partido de Copa entre Sporting y Valencia el pasado martes en El Molinón.
Un instante del partido de Copa entre Sporting y Valencia el pasado martes en El Molinón. EFE
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >