Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Real Madrid se descuelga de la cornisa ante el Fenerbahçe

Un dos más uno de Datome resuelve un pulso duro y áspero en Estambul, en el que los de Laso gestionaron mal los minutos finales tras sobreponerse a la expulsión de Llull

Datome anota la canasta decisiva con tiro adicional ante Randolph
Datome anota la canasta decisiva con tiro adicional ante Randolph Getty
Euroliga Fase Regular

Finalizado

La mala gestión de los minutos finales y del rebote defensivo impidieron al Madrid escapar vivo de la caldera de Estambul. Ganó el Fenerbahçe un partido duro y áspero resuelto sobre la cornisa con un dos más uno decisivo de Datome (17 puntos y 20 de valoración). El italiano colocó el marcador final a falta de seis segundos (65-63) y Campazzo atravesó la pista con intrepidez para forzar la prórroga, pero su lanzamiento se estrelló en el aro. Fue la tercera derrota del Madrid en 15 jornadas de la Euroliga. El Fenerbahçe cierra la primera vuelta como líder intratable con 14 triunfos y un solo pinchazo.

Se reeditaba el mejor partido de Europa, un clásico moderno y el pulso entre los dos últimos campeones. Con ventaja turca en la contabilidad de entreguerras pero un 2-1 para los blancos en la pelea por el título —con victorias en las semifinales de 2015 camino de la Novena y en la final del curso pasado para alzar la Décima en Belgrado—. Hace justo un año, Doncic (20 puntos y 37 de valoración) lideró la victoria madridista en Estambul (77-79), tras sobreponerse con carácter a la expulsión de Tavares antes del descanso. Esta vez, fue Llull el que se marchó a la caseta a 11 minutos del final, pero aun así el campeón se presentó con seis puntos de renta en los minutos finales. Un puñado de tiros erráticos y decisiones precipitadas emborronaron un partido irregular pero competitivo del conjunto de Laso en un emocionante cierre de la primera vuelta de la competición.

El técnico madridista se pertrechó para la cita mezclando la gracilidad de Carroll con la potencia de Deck en un quinteto novedoso que no terminó de cuajar; mientras que Obradovic disimuló con éxito la importante ausencia de Sloukas (el segundo jugador más valorado de su equipo) apostando por el doble motor Ali-Guduric. Entre ambos, forzaron dos pérdidas de balón y una antideportiva de Llull que marcaron la intensa puesta en escena turca con Vesely como ariete (8-2, m. 3). Intentó defenderse el Madrid desde el perímetro, pero la contabilidad blanca en triples comenzó con un pobre 0 de 5 que obligó al campeón a repasar la lección.

El interruptor lo encontró Carroll con dos bingos consecutivos desde el 6,75. Pero, para entonces, Vesely y Datome ya gobernaban el duelo con mano firme. Con nueve puntos del checo y siete del italiano, el Fenerbahçe estiró pronto la cuerda (24-12, m. 11). La tropa de Obradovic defendía, rascaba, mordía y afinaba más que el Madrid. Los turcos eran un bloque macizo; los blancos, la suma de los frágiles arrebatos de Carroll y Randolph. Quedaba mucha tarde por delante.

Se enfrentaban las dos mejores defensas de la competición pero solo funcionaba una, la amarilla. Y Laso comenzó a pulsar teclas en busca de soluciones. Mezcló a la perfección la alineación Campazzo, Rudy, Taylor, Thompkins y Tavares, que armaron la reacción blanca en un santiamén. Llegaron los triples —tres de Rudy y uno del Facu—, se equilibró la pelea por el rebote y el gigante caboverdiano cambió la ley en la pintura. El contundente parcial madridista llegó hasta el 5-16 para pasar, en apenas seis minutos, del 24-12 al 29-28 que dio pie a un partido nuevo. Thompkins completó la captura justo antes del descanso con la quinta canasta de dos del Madrid en la primera mitad. La remontada por el atajo del triple —4 de 5 para los visitantes en el segundo cuarto—. Un cuarto para cada equipo —del 22-12 al 10-20— para empezar de cero con 20 minutos por delante (32-32, m. 20).

Llull no superó su destemple, pero Vesely tampoco fue capaz de retomar su efervescente producción inicial. Entre la tregua y el atasco, la batalla se espesó en la reanudación, con el Fenerbahçe malgastando su dominio en el rebote ofensivo y el Madrid estropeando su porcentaje desde el triple. Apenas un famélico empate a cuatro en los primeros cinco minutos del tercer cuarto. Una calma solo rota por el segundo mate de póster de Randolph ante Vesely y la colección de puntos de Ayón que dio al Madrid la primera ventaja desde el 0-2 (41-42, m. 28). Sin embargo, llegó una técnica a Laso y otra a Llull, ambas por protestar dos decisiones arbitrales. La del menorquín, sumada a la antideportiva de inicio, supuso su descalificación. Después del concierto de pito, el Fenerbahçe se presentó en la recta de meta con una exigua ventaja (48-44, m. 30).

Asimétrico por la expulsión de Llull, el Madrid se lanzó a la carga final con Causeur como base y Randolph reclamando galones. A ellos se añadieron los puntos de Carroll y el efecto Tavares para impulsar a los blancos cuando parecían acorralados (57-63, m. 37). Guduric se quedó solo en la defensa del fortín turco y, espoleados por la adversidad, los de Laso elevaron su parcial hasta un 9-19. Sin embargo, ahí se quedaron. No volvieron anotar en los 2m 40s restantes, resueltos con un 8-0. Entró el triple de Guduric y no tocó ni aro el de Thompkins. El campeón falló en el descabello y en el rebote y Vesely lo aprovechó para dejar la resolución en el alambre (62-63, a 40s del final). Volvió a fallar Thompkins en un mano a mano ante Guduric y la posesión quedó en manos turcas con 14s por delante. Sin Tavares a la vista, Datome sacó un dos más uno ante Randolph y el Madrid no escapó vivo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información