Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Belleza del laboratorio de Kárpov

Remate didáctico y perfecto del campeón indiscutible de la época a partir de una idea preparada en casa

Blancas: Ta1, Dd1, Tf1, Rg1, Ab2, Ae2, Cc3; peones en a2, b3, c4, e3, f2, g2 y h2.

Negras: Ta8, Ac8, Tf8, Rg8, De7, Ad6, Cf6; peones en a7, c7, c6, d5, f7, g7 y h7.

El torneo de Montreal 1979, que Anatoli Kárpov ganó empatado a puntos con Mijaíl Tal, es uno de los más fuertes de la historia: de las grandes estrellas del momento, solo faltaron el retirado Bobby Fischer y Víktor Korchnói, boicoteado por el Gobierno de la Unión Soviética (URSS). Uno de los organizadores fue el cineasta Milos Forman (1932-2018), muy aficionado al ajedrez.

La partida de este vídeo, frente al holandés Jan Timman, ilustra el impresionante laboratorio casero de Kárpov, para quien trabajaban muchos grandes maestros de la URSS, capitaneados entonces por el entrenador Ígor Záitsev. Pero sería injusto no resaltar asimismo la enorme precisión que exhibe el ganador para convertir su ventaja en una victoria bella, instructiva e inapelable.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información