LaLiga Santander jornada 17
Finalizado
Valencia
Valencia
24' Parejo
93' Cristiano Piccini
2
1
Árbitro: Jesús Gil Manzano
Huesca
71' Cucho Hernández
Huesca
Valencia, 2 - Huesca, 1

Piccini salva al Valencia y liquida al Huesca

La victoria en el último segundo ante el colista no evita otra pañolada al palco y al equipo

Piccini y Marcelino celebran el 2-1.
Piccini y Marcelino celebran el 2-1.JOSE JORDAN / AFP

Bola de partido para Marcelino. Un gol del cuestionado lateral derecho portugués Cristiano Piccini, con la pierna izquierda, evitó unas Navidades negras en el Valencia y liquidó al Huesca (2-1). La jugada, la última del partido, acabó con los jugadores locales tendidos en el suelo liberando tensión y el banquillo entero, con Marcelino a la cabeza, invadiendo el campo y lanzándose sobre Piccini. Épico final en Mestalla, que no evitó una nueva pañolada hacía el palco y el equipo. Antes del tanto salvador, la zona de la Curva Nord, por primera vez en Laliga, cantó “Marcelino dimisión”. El resto de la grada no se enganchó.

Más información

Cuestionado por la planta noble y en su momento más crítico de popularidad, Marcelino estira el cuello. Segunda victoria en Mestalla en 17 jornadas de liga ante el colista. En su castillo de Mestalla, el Valencia solo le ha ganado al Rayo Vallecano y al equipo oscense. Ningún triunfo de relumbrón en el campeonato doméstico. El Huesca, último de la fila, ve más lejos su salvación. Los de Francisco no ganan desde la primera jornada del campeonato. El palo de Mestalla, donde no merecieron perder, tardarán en digerirlo.

Dani Parejo, golpeando en semifallo, metió la bola en la portería azulgrana y abrió el marcador. En el tanto fue decisivo Cheryshev. El ruso le robó el balón a Miramón, que se durmió, tiró una pared con Santi Mina y echó el balón atrás sobre la aparición de Parejo, que marcó de remate mordido. Primer gol del capitán en jugada desde abril de 2017, hace tres temporadas. El tanto premió un arranque agresivo y algo desordenado del Valencia ante el que el Huesca no se descompuso. Resistió bien la guerrilla aragonesa con problemas en defensa pero valiente en ataque con Cucho batallando con Garay y Diakhaby y con Ferreiro percutiendo sobre el flanco derecho valencianista.

Con el Valencia generando llegadas e imaginando, por fin, una goleada, el Huesca, que encajó bien el golpe, tuvo el empate dos minutos después del impacto en su portería. Un centro lateral a la espalda de Piccini, que se comió el lateral portugués peinando el balón atrás, acabó en un chutazo de Melero, previo control con el pecho del capitán, que se estrelló en el pecho de Neto, que cubría el primer palo. La parada habitual del meta brasileño, que sostiene toda la temporada a su equipo. Este domingo también lo sostuvo Garay, el más despierto de la defensa local. El pelotón de Marcelino se relajó tras el 1-0 y el Huesca, sin gol, se creció.

Los porteros se retan a paradas

La estadística refleja que el Valencia apenas encaja. Su defensa es la segunda menos goleada del torneo con 13 goles, empatada con la del Getafe, y solo un tanto por detrás del tanque de Simeone, al que le han hecho 12. La sensación es que concede demasiado, defiende mal y siempre destaca su buen portero.

El partido se marchó al descanso con un paradón en la portería contraria. Santamaría, que sustituía a Jovanovic, llena de dudas todo el curso, sacó una mano de portero de balonmano para desviar a córner un cabezazo de Santi Mina a quemarropa. Parejo había asistido desde la esquina. Luego, el capitán estuvo a punto de convertir un gol olímpico, pero el balón cayó sobre el larguero.

Neto de un lado y Santamaría del otro se retaron a paradas. El brasileño, muy vivo, abortó con el pecho de nuevo, fuera del área, una contra dañina que montó el Huesca con un pase largo en diagonal sobre la salida de Rivera. En el otro costado, Santamaría se estiró a su derecha para enviar a córner un tirazo de Carlos Soler, que volvió a jugar en el centro tras las lesiones de Kondogbia y Coquelin.

El partido seguía descontrolado y abierto. Carlos Soler cometió una torpeza en el área al sujetar a Cucho. El penalti lo convirtió en gol el delantero colombiano desatando una tormenta de protestas en la grada. Carlos Soler cerró con un disparo a las manos de Santamaría un brillante centro de Cheryshev. El canterano, protagonista en el tramo final, se jugó un segundo penalti tras un error de Parejo en salida de balón. Soler derribó a Longo pero el VAR no señaló la pena máxima. En unos minutos finales de desconcierto local, Ferreira envió el balón al travesaño y Piccini, en la última jugada del partido, marcó el gol de la victoria.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50