Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cambio de Machín para ser líder

El técnico modificó la táctica en el Sevilla para adaptarse a la plantilla y en tres meses ha escalado al primer puesto liguero

Machín, en el duelo ante el Valladolid. Ampliar foto
Machín, en el duelo ante el Valladolid. Getty Images

Pablo Machín (Soria; 1975) tiene la costumbre de felicitar uno a uno a sus jugadores a la conclusión de los partidos. Incluye, además, una pequeña arenga en el vestuario. “Sois muy buenos”, les dijo a sus futbolistas en un clima muy festivo después de que el Sevilla venciera al Valladolid (1-0) y se hiciera con el liderato de LaLiga Santander. “No me esperaba estar aquí a estas alturas”, reconoció después. Lo que se admite también ya es que una de las partes esenciales del éxito de este Sevilla pasa por el trabajo de un entrenador que se hizo en el Girona y que está sorprendiendo en el conjunto andaluz en solo tres meses y medio.

MÁS INFORMACIÓN

El proceso de adaptación de Machín a un equipo como el Sevilla ha sido acelerado. Incluso a entrenadores como Unai Emery, vencedor de tres ediciones consecutivas de la Liga Europa, les costó un poco más de tiempo. Para los analistas del club, el momento decisivo se produjo después de la derrota por 0-2 en casa ante el Getafe en la cuarta jornada de la competición. Machín le dio una vuelta de tuerca al Sevilla. Aunque no renunció a su defensa de tres centrales, optó por jugar con un solo mediocentro, dos interiores y dos delanteros. El Sevilla, desde entonces, solo ha perdido dos partidos de 14 en todas las competiciones, ha marcado 36 goles (2,57 tantos por partido) y ha recibiendo 16 (1,14 de media).

“Pablo responde al perfil que nosotros queríamos para el Sevilla. Está muy preparado y tiene hambre”, afirma a este diario Joaquín Caparrós, director deportivo del Sevilla, el mismo que apostó por su fichaje. Lo primero que hizo Caparrós fue ponerle a varios técnicos de la casa en su cuerpo técnico. Machín lo aceptó, satisfecho con poder traerse al segundo entrenador, Jordi Guerrero; el físico, Jordi Balcells; y el analista, Carlos Martínez.

“Todas las mañanas estoy con él en la ciudad deportiva. Pablo se adaptó bien y supo cambiar. Se dio cuenta de que tú puedes imaginar una plantilla y otra cosa es trabajarla día a día. Estudió a sus futbolistas y actuó”, afirma Caparrós en torno a las decisiones adoptadas por el entrenador para mejorar el rendimiento del equipo. “Todo tiene su importancia. Esas decisiones que tomé también, pero no se puede calibrar en qué medida es lo más importante”, señaló Machín a este diario. Para el técnico hay factores que también contribuyen de manera decisiva a que el Sevilla sea líder. “Para mí, hemos llegado a un entendimiento con la afición tremendo. Es una fórmula poderosa”, aclara el técnico. Esta comunión puede explicar, al menos en parte, que el Sevilla lleve logradas siete victorias de manera consecutiva en el Ramón Sánchez Pizjuán (cinco de LaLiga y dos de la Liga Europa).

“Estamos haciendo las cosas bien, pero esto es largo”, añade Caparrós, que tiene la intención de fichar en el mercado de invierno al menos a dos jugadores que aumenten el potencial de la plantilla. El objetivo es aprovechar una Liga en la que Barcelona, Madrid y Atlético están fallando. En este aspecto está sorprendiendo también Machín por su exigencia. Para el soriano, la planificación del verano no está completada. “Me gustan los entrenadores que me exigen”, aclaró José Castro, presidente del Sevilla, la semana pasada. Machín se quedó sin Portu, al que entrenó en el Girona, el último día del mercado. Ahora quiere un futbolista de similares características y otro que sustituya a Gonalons, centrocampista lesionado de gravedad.

Si hay una persona que conoce bien a Machín es Miguel Ángel Lotina, actual técnico del Tokyo Verdy, japonés. Lotina lo entrenó en el Numancia y luego fue uno de sus profesores. “No me sorprende lo que está haciendo Pablo en el Sevilla. Es un club bien construido al que ha llegado un entrenador que tiene las ideas muy claras tanto en la fase ofensiva como la defensiva”, afirma Lotina desde Japón. “La filosofía de Machín se ve en un equipo con muy buena pinta. Defiende bien y llega mucho al ataque. Es un entrenador capaz de prescindir del toque cuando no es necesario”, aclara Lotina, el entrenador que subió a Machín al Numancia desde el equipo juvenil. Con 26 puntos, el Sevilla presume de liderato en la LaLiga más abierta que se recuerda desde la temporada 2007-08.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información