Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Spanoulis ataja al Madrid

Los de Laso pierden en El Pireo su primer partido en la Euroliga (88-83) castigados por la efectividad del tótem griego y de Williams-Goss. La exhibición de Campazzo (13 asistencias) se queda sin premio

Spanoulis anota ante Tavares
Spanoulis anota ante Tavares EFE
Euroliga Fase Regular

Finalizado

Spanoulis fue el de toda la vida y el Real Madrid una encarnación de Sísifo en El Pireo, sin premio después de encadenar varias remontadas parciales. El campeón perdió ante el Olympiacos su primer partido en la presente Euroliga penalizado por la endeblez defensiva de inicial y el apagón ante el aro rival en el tramo final. Williams-Goss (23 puntos) y Vassilis Spanoulis (20, con 5 de 6 en triples), 25 y 18 de valoración respectivamente, sellaron el triunfo del conjunto griego en un duelo trepidante y bravo. Los de Laso vivieron a contracorriente tras conceder 52 puntos en la primera mitad y, a pesar de su contundente reacción tras el descanso (13-24 en el tercer cuarto), acabaron perdiendo su condición de invictos en la novena jornada de competición. El choque entró con empate a 65 en la recta final, pero el Madrid, exhausto en su persecución, tardó casi ocho minutos en anotar su primera canasta en juego en el último cuarto. Llegaron tarde los de Laso que pelearon hasta el bocinazo final pero se quedaron sin pulso desde el tiro libre. No les bastó con la monumental actuación de Facundo Campazzo que, ante las ausencias de Llull y Ayón, se echó al equipo a la espalda con 14 puntos y 13 asistencias (24 de valoración). Jaycee Carroll con 16 y Rudy Fernández (que, en otro buen encuentro, se lastimó un tobillo en vísperas del clásico ante el Barça) tampoco pudieron evitar la derrota visitante.

El efervescente comienzo madridista (0-5 en minuto y medio) quedó rápidamente desmentido con cuatro pérdidas de balón de los blancos que dieron vuelo a Olympiacos. Primero con Williams-Goss a la batuta y después con Printezis al frente de la percusión, los de Blatt armaron un contundente parcial de 13-2 que retrató al campeón (13-7, m. 6). Tras cuatro fallos consecutivos desde el perímetro, entraron dos triples de Rudy y uno más de Taylor que subsanaron parcialmente el apagón del conjunto de Laso. Pero, para entonces, los rojiblancos manejaban con criterio y dinamismo el ritmo de las operaciones y presumían de un 4 de 4 desde el 6,75 que les llevó hasta los 29 puntos al final del primer cuarto (29-22, m. 20). No se acobardó el Olympiacos ante Tavares y estiró su máxima ventaja hasta los 10 puntos en la reanudación (32-22, m. 11). Sin embargo, con cinco puntos exprés de Carroll, unas paladas de cemento en la defensa y el tercer triple de Rudy, el Madrid atajó la escapada local en tres minutos y creyó reengancharse definitivamente al partido (32-32, m. 14). Puro espejismo. Negó la mayor Spanoulis que, con tres triples consecutivos, sacó lustre a su determinación indeleble y espoleó a todo El Pireo.

Abrazados a su tótem, los griegos dinamitaron de nuevo el marcador y, con cinco puntos consecutivos de Williams-Goss, colocaron el +12 antes del viaje a los vestuarios (48-36, m. 17). El 8 de 13 en triples impulsó la carrerilla local, Milutinov decantó la pelea bajo los aros (cinco rebotes en el segundo cuarto; 7 al descanso) y la irregularidad madridista fue castigada con dureza por la pareja de ejecutores del conjunto de Blatt. Con números y contundencia semejantes, Spanoulis y Williams-Goss abocaron al Madrid a una persecución en clara cuesta arriba para mantener su condición de invicto. En la primera mitad, el base estadounidense coleccionó 16 puntos, dos rebotes y dos asistencias para un 18 de valoración y la estrella griega cerró su hoja de servicios con otros 16 puntos, dos rebotes y tres asistencias para un 20 de valoración.

El propósito de enmienda del Madrid pasaba por endurecer la defensa para discutir el ritmo de juego y las dosis de dureza e intrepidez llegaron desde Argentina. La trepidante dirección de Campazzo y la abnegación de Deck a pista completa acaudillaron el latigazo visitante con un parcial de 3-11 (55-52, m. 27). Triunfo el plan de emergencias de Laso al que se sumó un trepidante Carroll, con ocho puntos en ese tramo. La caza y captura del Madrid llegó antes del final del tercer cuarto. La 12ª asistencia de Campazzo para la canasta de Taylor colocó el 63-63 en el minuto 29. Olympiacos se quedó en 13 puntos (7 de ellos de Strelnieks) y Williams-Goss y Spanoulis solo sumaron uno más a su estadística. La única mala noticia para los de Laso fue un mal apoyo de Rudy que, con el tobillo derecho lastimado, se marchó al banquillo justo antes de la recta de meta.

Strelnieks mantuvo firme a Olympiacos con cinco puntos consecutivos en el comienzo del último cuarto mientras que Prepelic rebajó notablemente las prestaciones de Campazzo en su relevo en la dirección. La sístole y diástole constante situaron al Madrid de nuevo seis abajo después de estar casi cuatro minutos sin anotar (71-65, m. 34). El Facu y un renqueante Rudy regresaron rápidamente a la pista para prolongar la pelea. La persecución dejó exhausto al campeón que solo podía anotar a cuenta gotas y desde el tiro libre: dos de Thompkins, uno de Randolph y otro par de Campazzo fueron el único sustento del Madrid hasta que Spanoulis anticipó la sentencia con su quinto triple (80-70, m. 37). La primera canasta en juego del conjunto de Laso en ese periodo llegó a 2m 11s del final. Demasiado tarde. El músculo de Zach LeDay (12 y 5 rebotes) sostuvo a Olympiacos. Después Randolph embocó un triple y Campazzo sacó tres tiros libres tras una falta de Spanoulis (82-75, a 1m 05s). Pero a Deck le tembló el pulso con dos fallos desde la línea de personal y los árbitros pitaron 3s en la zona de Campazzo para cerrar el dilema.

Derrota del Herbalife Gran Canaria ante el Bayern (74-89)

El Herbalife Gran Canaria cedió su séptima derrota en nueve jornadas de la Euroliga tras caer ante el Bayern de Múnich (74-89). El conjunto de Salva Maldonado (con la baja del lesionado Hannah) entró en el último cuarto con un punto de ventaja (62-61), pero sufrió un cortocircuito en ataque ante la voraz defensa rival que le costó el partido. El parcial del cuarto se cerró con un contundente 12-28. Maodo Lo (22 puntos y 28 de valoración) y Derrick Williams (20 puntos) lideraron el primer triunfo a domicilio del conjunto alemán.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información