Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toña Is: “Estamos acostumbrando a la gente a llegar a las finales…”

La seleccionadora de la sub-17, que compaginó el trabajo de entrenadora con el de Policía Municipal, busca el título mundial en Uruguay después de ganar el campeonato de Europa

Toña Is, seleccionadora de la sub-17, en la Ciudad del Fútbol de las Rozas antes de poner rumbo al Mundial de Uruguay. rn
Toña Is, seleccionadora de la sub-17, en la Ciudad del Fútbol de las Rozas antes de poner rumbo al Mundial de Uruguay. EL PAÍS

¡Ni para la boda me hicieron tantas fotos!”, suelta con una carcajada Toña Is, seleccionadora de la sub-17, antes de meterse en el gimnasio. “Para desconectar un poco”, dice. Son las cinco de la tarde del 1 de noviembre y quedan un par de días para que las campeonas de Europa despeguen hacia Uruguay para disputar el Mundial. El debut será este miércoles contra Corea del Sur  (Eurosport2, 20.00). Toña fue futbolista y en 1997 celebró el bronce en la Eurocopa de Noruega y Suecia. Un podio que no se ha vuelto a repetir en la selección absoluta. “Aquello fue histórico. Éramos un grupo de amigas y eso nos hizo muy fuertes. Igual la calidad no era para quedar terceras… pero el ser una piña hizo que pudiéramos llegar tan lejos”, rememora.

Es la única entrenadora mujer en la Federación. Cogió las riendas del equipo en 2015 y ha ganado el Europeo de 2018; fue subcampeona en 2016 y 2017 y tercera en el Mundial de 2016. “En las categorías inferiores estamos acostumbrando a la gente a llegar a las finales… y tampoco es fácil”, asegura. Su grupo ganó el Europeo de Lituania el pasado mayo. La sub-19 se proclamó campeona de Europa en julio, la sub-20 se plantó en la final del Mundial en agosto y quedó segunda. La absoluta, que se ha clasificado para el Mundial de Francia del próximo verano con pleno de victorias, espera repetir los éxitos de las inferiores. España tiene 25 veces menos licencias que Alemania, por ejemplo, una de las potencias mundiales en fútbol femenino (menos de 50.000 por más de un millón) y, sin embargo, consigue armar equipos competitivos.

¿Qué se está haciendo bien? “Los clubes están trabajando de forma estupenda: cuando recibimos aquí a las niñas se nota que están trabajadas tácticamente. Con eso ya adelantas mucho, es la parte fundamental. Tienen buenos entrenadores, medios: hemos dado un salto de calidad. Vincular las secciones femeninas a equipos profesionales, además, nos ha dado la vida”, contesta Toña.

Tiene 51 años y hasta que pudo compaginó el trabajo de entrenadora con el de policía municipal. Ahora está de excedencia. “Paso más de 200 días al año fuera de casa. Empecé compaginándolo porque me dieron facilidades en la federación y gracias a los compañeros que me hacían los servicios, pero luego era imposible. No tenía vida, era una locura”, explica.

Dirige a 21 niñas —así las llama— que se mueven en grupo por la Ciudad Deportiva de Las Rozas. Entre ellas está también su hija, Paula Suárez, portera de 17 años del Sporting. La mayoría de las internacionales juega en Segunda. “A esas edades no es fácil jugar en Primera”, explica Toña. Sólo dos de las futbolistas que han viajado a Uruguay están en Primera: Eva Navarro y Ana Tejada. Eva es, además, junto a Carolina Coll y Claudia Pina de las tres futbolistas que este verano disputaron el Mundial con la sub-20. “¡Tienen 17 años y van a disputar su tercer Mundial [el sub-20 y el sub-17 de 2016]! Aportan la experiencia que necesita el grupo. Le van a enseñar a las demás el camino para llegar lejos”, asegura Toña que ve similitudes entre el grupo que dirige y el en el que jugaba en 1997. “La unidad es la fuerza de esta selección”, afirma.

Después del debut contra Corea, se enfrentarán a Colombia (este sábado  a las 23.00 en Eurosport2) y a Canadá (el miércoles 21 a las 18.00 en Eurosport1). “Los equipos asiáticos junto con Alemania son los que más potencial tienen ahora mismo”, analiza. ¿Cómo es la futbolista española? “Técnicamente buena, estamos a nivel top de Europa. Tácticamente están mucho mejor colocadas respecto a mi época”, contesta. “Han ganado desparpajo y, además, tienen cuerpos atléticos, se cuidan mucho más y es importante”.

Toña, que en su día dejó el fútbol por la enfermedad de su marido [llevaba diez años como internacional], dice que nunca pensó en ser entrenadora. “Pensaba más en ser árbitro, lo otro no me llamaba tanto. Recuerdo que Nacho Quereda, el seleccionador, nos decía: ‘Chavalas, si lo dejáis, vuestro futuro puede estar en el arbitraje’. Me lo llegué a plantear”, cuenta. Lo descartó, finalmente, por complicado. ¿Se siente un bicho raro por ser la única seleccionadora en la federación? “No, me siento una privilegiada. Simplemente me considero alguien que ha abierto un camino para otras chicas que quieran y puedan estar aquí. Incluso me gustaría ver entrenadoras dirigiendo equipos masculinos. ¿Por qué no? Están formadas para entrenar a futbolistas sin distinguir el género”, concluye.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >