Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BLOGS Por EDUARDO SALETE VELA

Nieve de infarto

'South lines', la sobrecogedora película de esquí 'freeride' en los Andes

Documental South Lines de Aymar Navarro Marramedia

En una recepción de The North Face en Madrid conocí a Aymar Navarro, esquiador freeride, deportista joven, abierto, llano, en apariencia una persona tan normalita como usted y yo. Pero luego, en el mismo evento, se emitió un pequeño tráiler de su documental South lines, donde se ve a Aymar lanzándose a través de un cañón de granito en alta montaña con un desnivel de infarto, y entonces me di cuenta de que estaba ante un extraterrestre del esquí, concretamente del Valle de Arán. Y este extraterrestre cuando se calza unos esquíes realiza cosas tan espectaculares en entornos tan sobrecogedores como las que se pueden disfrutar en el documental... bueno al menos en el tráiler, porque el documental todavía no lo he visto.

South lines narra las aventuras de Aymar y Txema durante un duro invierno austral que les llevó a viajar por diferentes localizaciones de los Andes. Destacan los trepidantes descensos por las líneas de estrechos canales de Las Cuevas (Argentina) y las épicas bajadas esquiando el cráter del volcán Puyehue (Chile).

La película cuenta con la participación de grandes nombres de la escena internacional, como los campeones del mundo de freeride, Leo Slemett (Francia) y Marion Haerty (Francia), además de esquiadores locales que guiaron a través de la cordillera andina al dúo de freeriders pirenaicos como Kevin Castillo (Argentina) o Raimundo de Andraca (Chile), entre otros.

Campamento Maule. ampliar foto
Campamento Maule. Marramedia

La película documental se ha estrenado el pasado lunes en Barcelona y ahora Aymar y su equipo darán inicio a un gira de proyecciones con 8 fechas confirmadas hasta el momento entre las que podemos encontrar entre otras las ciudades de Madrid, Bilbao o Pamplona.

Aymar Navarro ascendiendo a las Cuevas, Argentina. ampliar foto
Aymar Navarro ascendiendo a las Cuevas, Argentina. Marramedia

Entrevista a Aymar Navarro: "No por hacer cosas más complicadas vas a ser mejor, lo importante es disfrutar"

¿Cómo podemos definir el esquí que se disfruta en South lines? ¿Freeride, backcountry, esquí de montaña?

Lo podríamos definir como una mezcla muy completa, ya que hemos intentado combinar las bajadas de freeride con subidas alpinas en muchas ocasiones. Ha sido un verano de pura exploración, donde muchas líneas de las que hemos abierto hemos tenido que ir con todo el material para poder salir haciendo rápeles. Cada vez nos llaman más este tipo de líneas expuestas que nos llevan a explorar lugares nuevos donde nunca habíamos esquiado y, sobre todo, bien alejados de las estaciones de esquí.

¿Qué hace falta para iniciarse en este tipo de esquí?

Ganas de querer pasárselo bien y de querer disfrutar de algo tan bueno y sano como es la montaña. Después conocer dónde están nuestros límites, tener unas nociones mínimas sobre seguridad en la montaña y no querer hacer más de lo que realmente nuestra técnica nos permita. No por hacer cosas más complicadas vas a ser mejor o peor, lo importante de este deporte y de todos es disfrutar. Poniéndonos por encima de nuestras posibilidades es difícil poder hacerlo.

Nieve de infarto ampliar foto
Marramedia

¿Hay que saber escalar?

No, para nada, pero es un extra. A la hora de ir a buscar bajadas más técnicas, tener nociones de escalada nos vienen fenomenal. Para el tipo de proyecto que hemos hecho este año sí que ha sido indispensable tener conocimientos de cómo equipar una pared, montar rápeles, asegurar al compañero…

¿Cuando te asomas a una ladera, que para cualquiera de nosotros es una pared vertical, más o menos ya sabes que ruta vas a seguir o improvisas un poco?

Para nada improvisamos. En este tipo de deporte estás en sitios con mucha pendiente, con muchos cambios de terreno, y además solemos bajar a unas velocidades elevadas, lo cual no deja espacio a la improvisación. Improvisar en este tipo de actividades es arriesgar más de la cuenta, cosa que intentamos evitar al 200%.

En algunos tramos de los descensos parece que el control se desvanece ¿Es así, se hacen salvadas como en el motociclismo?

Intentamos, igual que con la improvisación, no sobrepasar los límites y tener que recurrir a las salvadas… aunque como pasa en el motociclismo hay momentos que al llevar unas velocidades muy altas, un pequeño cambio de nieve te puede hacer cambiar la trayectoria un poco y tener que hacer la famosa salvada.

Algún momento memorable durante la filmación que quieras compartir.

La verdad que es muy difícil quedarme con solo un momento, porque todas las etapas de nuestro viaje por los Andes han tenido su parte memorable. Sí es cierto que lo que vimos y vivimos esquiando dentro del cráter del volcán Puyehue fue espectacular. Una experiencia única ver el amanecer desde allí arriba.

En los documentales de este tipo de deporte ¿las escenas se pueden repetir o una vez que te lanzas solo hay una toma pase lo que pase?

Esta es una desventaja que nos encontramos en el freeride… No es como con la bici o el monopatín, que puedes probar varias veces, o incluso dentro del esquí la disciplina de freestyle, que puedes ir probando un mismo salto todas las veces que quieras. Aquí vamos a un tiro, ya que, una vez hecha la bajada, las marcas quedan en la ladera de la montaña. Si os fijáis, difícilmente se ven huellas de otras pasadas en este tipo de vídeos. Y más este año, que para hacer una sola bajada nos teníamos que pasar una media de ocho horas caminando… La tensión es mayor, ya que después de trabajarte una subida tan exigente ni el cámara ni el rider pueden fallar.

¿Qué es lo que mas te gustó de los Andes?

Estoy enamorado de los Andes. Esta es la razón por la que año tras año vuelo miles de kilómetros para disfrutar del invierno austral. Las montañas de la cordillera andina son muy diferentes de las que solemos tener en mi casa (Valle de Arán), y esquiar en zonas totalmente diferentes de lo que estás acostumbrado te hacen crecer como deportista. Son montañas muy altas y muy exigentes, y te ponen en tu sitio desde el primer día que esquías en ellas.

¿Nos recomendarías algún sitio por allí para los que apretamos los dientes en pistas rojas?

Cada uno tiene que saber dónde están sus límites y saber disfrutar de su bajada, sea pista verde, roja o negra. En el freeride es lo mismo, lo importante es que se disfrute, ya tenga 15, 30 o 50 grados de pendiente. Lo importante es llegar abajo bien cansado, pero con una sonrisa de oreja a oreja.

¿Cuál es tu próximo proyecto?

De momento estoy muy centrado en terminar con South lines powered by KAYAK, que nos queda proyectarla por varias ciudades, y después centrarme en el mundial Freeride World Tour, que me llevará bastante tiempo. Intentaré hacer alguna pequeña producción por el Pirineo y meter todas las fuerzas para volver a la carga con una nueva aventura el año que viene en los Andes.

¿Alguna estación en España o los pirineos especial para iniciarse en el fuera de pistas?

Mi casa es mi casa y el terreno que tenemos en el Valle de Arán es brutal para la práctica del freeride. Mucha gente de fuera, cuando ve los vídeos que subimos a las redes sociales, se queda sorprendido que tengamos estas montañas y condiciones en los Pirineos españoles.

Nieve de infarto ampliar foto
Marramedia

Aymar Navarro

Nacido en 1989, Navarro es el máximo exponente del freeride en España, el primer esquiador nacional que forma parte del circuito Freeride World Tour (máxima categoría mundial de esta disciplina). Sus éxitos como freeskier le han valido para conseguir un insólito prestigio internacional en un esquiador español, llegando incluso a recibir el premio de European Skier of the Year 2017.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información