Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Gómez Noya, undécimo en el Ironman de Hawái

"Pagué ir rápido en bici", explica el español en su estreno en el campeonato del mundo en el que sufrió en el último tramo del maratón. Patrick Lange gana con récord imponiendo un ritmo infernal

Javier Gómez Noya coge la bicicleta después de terminar el segmento de natación.
Javier Gómez Noya coge la bicicleta después de terminar el segmento de natación. EFE

Javier Gómez Noya se estrenaba este sábado en el campeonato del mundo de Ironman que se celebra en Kona, Hawái. Es considerada la prueba más dura por el nivel de los rivales –están todos los mejores- y por las condiciones climáticas: calor, humedad, paisajes ásperos y bici ventosa. El español de 35 años, que aparcó el triatlón de distancia olímpica por el Ironman a principio de año, llegó el undécimo. Sufrió muchísimo en los últimos diez kilómetros del maratón y se quedó fuera del top ten. Según declaró a Triatlon Channel, se pasó en el tramo de bicicleta y lo pagó en el maratón. "No hice la carrera soñada y estoy decepcionado", escribió en sus redes.

La victoria fue para Patrick Lange, que también se impuso el año pasado. El alemán, que destrozó la carrera imponiendo un ritmo brutal en el maratón, terminó la prueba en 7 horas, 52 minutos y 39 segundos. Nadie en Kona había bajado de las 8 horas. Lo hizo Lange que batió su propio récord (8h 1m 40s del año pasado) y encima tuvo fuerzas para pedirle matrimonio a su novia. “Me había prometido que si batía el récord del mundo iba a hacer una cosa”, dijo a los micrófonos de la organización nada más cruzar la meta. Se fue a buscar a su novia y se arrodilló. Segundo fue Bart Aernouts a 4 minutos y 2 segundos; tercero David McNamee a 8 minutos y 30 segundos.

Gómez Noya salió el quinto de los 3,8 kilómetros de natación, a apenas siete segundos del líder. En los 180 kilómetros de bicicleta se mantuvo en el grupo de los favoritos (Lange y Currie) hasta los últimos diez  en los que perdió 40 segundos con respecto a sus rivales. Empezó bien el maratón, llegó incluso (a los 20 kilómetros) a ponerse a minuto y medio del podio.

Pasados los 29 kilómetros, sin embargo (el momento más delicado del maratón, por la gestión de fuerzas y energías) cruzó a más de 13 minutos del líder y a diez del podio. Finalmente, terminó en 8 horas, 11 minutos y 41 segundos, a 19m y 25 segundos del ganador. Batió el récord español en Kona, el de Eneko Llanos (8h 20m 50s en 2008). “La prueba fue dura como esperaba, en la bici he ido más fuerte de lo que debía pero quería aguantar en el grupo de Patrick Lange. 4:19 en la bici era demasiado rápido para mí y para lo que tenía en mente y lo pagué corriendo. Y aquí cuando lo pagas, lo pagas mucho más que en otras carreras. Los primeros 15 kilómetros del maratón más o menos los aguanté al ritmo de cabeza, pero luego lo pasé muy mal, me clavé y luché para llegar a meta lo más dignamente posible y sufriendo para acabar”, declaró.

Iván Raña, por su parte, terminó en el puesto 25 a más de 35 minutos de Lange con un tiempo de 8h 27m 52s. En la prueba femenina, Daniela Ryf consiguió ganar por cuarta vez. La española Gurutze Frades acabó en el puesto 24 con un tiempo de 9h 26:18.

Gómez Noya cruza la meta de Kona después de 8 horas y 11 minutos de carrera. ampliar foto
Gómez Noya cruza la meta de Kona después de 8 horas y 11 minutos de carrera. EFE

 

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >