Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Messi se pone en modo Champions

Después de jugar media hora ante el Athletic, el 10 se luce ante el Tottenham

Messi le dedica a sus hijos uno de sus goles ante el Tottenham. Ampliar foto
Messi le dedica a sus hijos uno de sus goles ante el Tottenham. Getty Images

Ni chistó Leo Messi cuando Ernesto Valverde lo mandó al banquillo en el último duelo ante el Athletic. El duelo ante el cuadro vasco se antojaba clave para las aspiraciones del Barcelona en LaLiga, después de empatar frente al Girona (2-2) y caer ante el Leganés (2-1), y el argentino apareció sentado junto a Busquets en el banco del Camp Nou. “¿Si a Leo le cabreó no jugar ante el Athletic?”, cuestionan los que conocen al rosarino; “estaba muy tranquilo. Y estaba tan tranquilo que hasta habló después del partido”. A diferencia de su relación con los medios de Argentina, Messi no acostumbra a tomar la palabra en España. Y no solo sorprendió que hablara, sino que lo hiciera después de un mal resultado, tercero consecutivo del Barcelona en España. “Y todos sabemos lo que le cabrea a Leo Messi es no ganar”, añade la misma fuente.

Messi quería llegar descansado al duelo ante el Tottenham. Ya había avisado de que la Copa de Europa le quita el sueño. “Queremos traer al Camp Nou esa copa tan linda”, subrayó en su parlamento inaugural como capitán del Barça en el Gamper. Aunque paradójico, en la Champions no manda Messi, mucho menos su Barça (el club azulgrana suma cinco Ligas de Campeones por las 13 del Madrid). Después de pulverizar prácticamente cuanto récord en blanco y negro se le presentara por el camino —le robó a Cesar el de máximo goleador del Barça, a Zarra el de la Liga, a Batistuta el de la selección argentina y a Gerd Müller el del mejor artillero en un año natural—, en color y en la Champions manda Cristiano.

Hace tiempo que Messi y Ronaldo minimizaron el registro de Raúl González y sus 71 goles en competiciones europeas. El problema, para el rosarino, es que comenzó el año con una diferencia de 20 dianas respecto del portugués en la tabla de los máximos artilleros: 120 de CR7 por los 100 del 10 azulgrana. Además, Cristiano mostró la mano abierta —símbolo de sus cinco Champions— después de derrotar al Liverpool en Kiev. Una estadística más en la que el argentino le mira la cola al exdelantero del Real Madrid (Messi suma cuatro). Desde la temporada 2007-2008 que Messi y Ronaldo se alternan la medalla de máximo goleador de la Champions. Solo, en 2015, se les sumó Neymar (los tres terminaron empatados con diez goles cada uno). Parece que el 10 arrancó en la Champions dispuesto a cazar a Cristiano: ha firmado cinco goles en sus dos primeros partidos, una diana cada 36 minutos.

Sin Argentina

Hace tiempo que Messi entendió que necesitaba un respiro —“ya no tengo más 20 años”, dice—. Su media hora ante el Athletic en el Camp Nou le sirvió para llegar tan fresco como con ritmo a Wembley. El templo del fútbol es una debilidad del 10. Jugó dos partidos —la final de la Copa de Europa de 2011 frente al United y este miércoles ante el Tottenham— y tiene una planilla con 11 remates, siete ocasiones creadas y tres goles.

Abierto a negociar con Valverde sus minutos en LaLiga y sin carga de partidos extra con Argentina —acordó con Lionel Scaloni no volver a viajar a la gira de la Albiceleste—, Messi tiene ojos y ojos para la Orejona. No quiere, en cualquier caso, olvidar LaLiga y la Copa. “No vamos a dejar de lado a ninguna competición, pero la Champions en la frutilla del postre para todos”, asegura el 10. Eso sí, llegará descansado para el postre.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información