Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Modric recupera su mejor versión

“Lo que más me gusta del Madrid son sus centrocampistas porque nunca pierden la pelota”, lo elogia Di Francesco, el técnico de la Roma. "Yo le daría el Balón de Oro"

Modric conduce un ataque del Madrid. Ampliar foto
Modric conduce un ataque del Madrid. REUTERS

Dani Ceballos se preparaba para salir en el minuto 85, el cartel luminoso del cuarto árbitro anunciaba que relevaría al diez, y la llamada Grada de Animación, la clac oficial, entonó el coro que mejor sintonizó con la mayoría de abonados, que son los independientes, los que cantan y gritan lo que quieren. Entonces el Bernabéu emocionado cantó a pleno pulmón el himno de la renovada manía otoñal, mientras el pequeño genio de Zadar salía caminando por la hierba: “¡Lukita Balón de Oro! ¡Lukita Balón de Oro...!”.

Luka Modric, que a sus 33 años puede jactarse de hacer lo mismo desde hace una década, acababa de completar contra la Roma un partido que representaba a otros muchos. Uno de tantos partidos casi tan perfectos como difíciles de detectar para el ojo acomodaticio de la mayoría de los hinchas. Nadie suele reparar en lo que hacen los futbolistas cuando no tienen la pelota, o cuando la juegan tan rápido que los que brillan son los compañeros que la reciben. Muy pocos se paran a admirar a los futbolistas que manejan los hilos de los equipos sin hacer ruido, y Modric se caracteriza por su discreción. Tanto que nadie habría dicho que frente a la Roma fue el jugador que más regates completó con éxito (2), de tan sutil que resultan sus fintas, imperceptibles hasta para los rivales que le sufren.

Eusebio di Francesco, el entrenador de la Roma, le apreció a su pesar. “Los aficionados del Madrid no tienende qué preocuparse por la salida de Cristiano", dijo. "Es lógico que pidan el Balón de Oro para Modric, pero yo creo que él lo merece, por lo que ha hecho con el Madrid y por conducir a Croacia a la final del Mundial, cosa que es una gran empresa. Modric resume lo que más me gusta del Madrid, que es el mediocampo. Porque ahí tiene jugadores que nunca pierden un balón. Ahí hacen la diferencia. Por más agresivo que seas, por más que los presiones, siempre encuentran una salida”.

Mal vigilado por Zaniolo, un centrocampista de 19 años superado por los acontecimientos, Modric hizo de todo este miércoles. Cuando Lopetegui mandaba a presionar la salida del juego romanista desde la portería de Olsen, dando un grito estridente, el primer volante en acudir hasta el área rival fue Modric. Cuando el Madrid buscó el primer gol el que más pases intentó filtrar fue el croata. También fue el que más contragolpes coordinó después del 1-0 y metió el pase que desembocó en el 2-0 con un toque magistral al espacio que se abría a su izquierda. Nadie lee mejor las distancias y los tiempos que necesita Bale para llegar a la pelota. La entrega le permitió controlar con ventaja frente a Manolas, ganar un metro y disparar.

Casemiro, aguafiestas

“Jugar con Luka y con Toni es mucho más fácil porque llevamos mucho tiempo juntos y ellos tienen mucha calidad”, dijo Casemiro, que, tras su suplencia en Bilbao regresó al equipo titular para reencontrarse con los dos escoltas que le acompañaron en la conquista de las últimas tres Champions. “Luka es un gran jugador; pero yo creo que le daría el Balón de Oro a Cristiano”.

Casemiro dejó en suspenso el espíritu de comunión impulsado desde el fondo sur con palabras de una sinceridad extraña en estos días. El clima no es propicio a la nostalgia, y mucho menos al calor de la fiesta del 3-0. La gente que salía por los vomitorios de la puerta 57 entonaba versos improvisados sobre la regeneración: “¿Dónde está CR7? ¿CR7 dónde está?”.

Frente a la Roma el Madrid sumó 43 partidos seguidos en casa marcando, récord que, según Onda Cero, ostentó el Tottenham durante tres décadas. Lo batió Isco con un tiro de falta que lo acredita como un lanzador temible desde la medialuna: lleva dos metidos de cuatro intentos en 2018 por ninguno de nueve del propio Cristiano, a quien el madridismo procura olvidar rápidamente. El Balón de Oro a Modric serviría a modo de conjura.

“Modric está cada vez mejor”, anunció Lopetegui el martes. La visita de la Roma sirvió para ponerlo de manifiesto.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.