Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Raikkonen logra la vuelta más rápida en la historia de la F1

El finlandés vuela a 263,5 km/h de media en Monza para dar a Ferrari su primera pole en casa en ocho años

GP Italia F1
Raikkonen con Mick Schumacher, hijo del mítico piloto. AFP

El Hombre de Hielo incendió Monza este sábado, donde los tifosi celebraron la primera pole de Ferrari en el Templo de la Velocidad desde la que Fernando Alonso logró en 2010. Con la realización centrada en el mano a mano que estaban manteniendo Sebastian Vettel y Lewis Hamilton, los dos que se están jugando el título de F-1, Kimi Raikkonen se sacó del bolsillo una última vuelta de vértigo que le llevó a superar al británico y al alemán. De paso, el finlandés se adjudicó la vuelta más rápida de la historia de la Fórmula 1, con un promedio de 263,5 km/h, superando el registro de 260,3 km/h que consiguió Barrichello en 2004, también en Monza y con Ferrari. El récord viene favorecido por la rapidez de Monza, el circuito que registra velocidades más altas (de hecho los cuatro primeros este sábado superaron la marca de Barrichello).

Se trata de la primera pole del curso para el finlandés y la sexta para Ferrari, que no llegaba a esa cifra en una misma temporada desde aquel 2008 en el que Felipe Massa perdió el título por un solo punto. Raikkonen volverá a arrancar el primero con Vettel a su lado, en el primer doblete en parrilla para la estructura italiana en su casa desde el año 2000, con Michael Schumacher y Rubens Barrichello. Hamilton abrirá la segunda línea, mientras Carlos Sainz saldrá el séptimo y Fernando Alonso lo hará el 13º.

La inercia que lleva Ferrari coloca a la Scuderia en la mejor disposición para plantarle batalla a Mercedes en un tramo final del curso que se avecina explosivo. En Spa, un trazado en el que el motor marca la diferencia, Vettel fue capaz de dejar sin efecto la pole de Hamilton y parece difícil que el actual campeón pueda darle réplica este domingo a su rival, asentado en un cohete pintado de rojo en un escenario tan rápido como Monza, donde la escudería de la estrella acumulaba cuatro poles consecutivas (2014-2017).

Todas las cartas parecen jugar a favor del tetracampeón del Heppenheim, que presumiblemente contará con la ayuda de su vecino de taller. A sus 38 años, el integrante más veterano de la parrilla está a un tris de firmar la prolongación de su contrato con la marca de Il Cavallino Rampante. De hecho, el Gran Premio de Italia siempre era el lugar elegido por los ejecutivos de Maranello para anunciar renovaciones. Sin embargo, la buena imagen de Charles Leclerc, el talento más emergente del certamen y el principal candidato a relevar a Kimi cuando llegue el momento, ha dejado las cosas en modo reposo hasta nueva orden. De cualquier forma, parece impensable que el corredor de Espoo se atreva a competir con su jefe de filas cuando los semáforos se apaguen este domingo (15:10 horas, Movistar Fórmula 1). “Esto es solo la mitad del trabajo. Está claro que es especial por estar delante de nuestros aficionados”, se limitó a decir Raikkonen, haciendo honor a su apodo.