Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Referentes para millones de niñas

Que el fútbol femenino español está en el mejor momento de su historia es evidente y que la final del Mundial Sub-20 no es casualidad, también

Las jugadoras de la selección sub-20 celebran la victoria sobre Francia en el Mundial Femenino.
Las jugadoras de la selección sub-20 celebran la victoria sobre Francia en el Mundial Femenino. EFE

Campeonas del mundo. La sub-20 puede ser ¡campeona del mundo! Y no sería algo aislado; se uniría a los éxitos europeos de la sub-17 y sub-19 y consolidaría el dominio absoluto del fútbol femenino español en categorías inferiores. Palabras mayores.

Esta sub-20 ya ha hecho historia. Ha superado los cuartos de un Mundial y se ha metido en una final en la que si no es favorita, que para mí sí lo es, es solo por historial o por el currículo de Japón, no por jugadoras ni por talento. Se vio contra Francia, con una jugadora menos y sabiendo sufrir. Cualquier equipo que quiere ser campeón pasa por un momento así. España lo hizo.

Que el fútbol femenino español está en el mejor momento de su historia es evidente y que esta final mundialista no es casualidad, también. En España hay un estilo definido. Todas las futbolistas españolas entienden el juego de la misma manera. Destacan a nivel técnico, pero en los últimos años también han dado un salto en el apartado físico. En la sub-20, además, vienen de competir en otras categorías de tú a tú con las mejores selecciones, y les han ganado. Juegan en la Liga Iberdrola, siendo titulares e importantes, algunas con experiencia en Champions, y las referentes de este equipo son habituales de la absoluta. Ya no son solo jugadoras técnicas, también están acostumbradas a competir. Patricia Guijarro, por ejemplo, es una jugadora más hecha. Es titular en el Barça y estará en el Mundial absoluto. Va bien de cabeza, tiene buen disparo y buen desplazamiento. O Aitana Bonmatí, que encara, que es diferente, muy competitiva. También Damaris Egurrola, titular en el Athletic, que da equilibrio, ayuda a crear y a destruir. Y así con todas.

La clave en el deporte es el día a día, el trabajo y el esfuerzo diario. Y en España cada vez se entrena mejor. Eso explica el salto de calidad en los últimos años. La apuesta y el apoyo de los clubes es primordial, con más días de entrenamiento, mejores condiciones, horarios, entrenadores... Todo eso es igual a éxito.

Todo eso y más. El cambio y el avance en los últimos 14 años, desde que ganamos el primer título en Finlandia, el Europeo sub-19 de 2004, es brutal, impensable para las futbolistas de ese momento que ahora disfrutamos y sonreímos viendo el futuro de nuestro deporte.

A eso hay que sumarle el apoyo, tardío, de la federación y la mejora del staff técnico, más profesional, con más recursos y más abundante, incluyendo poco a poco a la mujer, un apartado en el que todavía queda camino por hacer. No llega con cumplir cupos, sino con la confianza en la preparación y experiencia de muchas y buenas profesionales.

En un año llegará el Mundial absoluto, en Francia, donde la selección tendrá la oportunidad de demostrar que ya es una potencia mundial. Las Patri Guijarro, Damaris, Aitana y compañía se unirán a las Irene Paredes, Jenni Hermoso, Virginia Torrecilla... La unión de varias generaciones que nos representarán a todos y serán los referentes de millones de niñas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información