Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Real Madrid, de la excelencia a la austeridad

El club, que soñaba con Neymar, no quiere “fichar por fichar” y cree que con Bale-Benzema-Asensio hay gol suficiente

La plantilla del Madrid derrotada por el Atlético.
La plantilla del Madrid derrotada por el Atlético. Getty Images

¿Y ahora quién marcará los goles de Cristiano Ronaldo? Es la pregunta que más se ha repetido a los mandamases del Real Madrid desde que el portugués abandonara Chamartín el pasado mes de julio. Sus tantos, que suponían el 40% del total del equipo, bajaron de 50 por temporada en tres ocasiones (33 en la 2009-10, 42 en la 2016-2017 y 44 en la pasada). “Más nos valdría, en lugar de marcar tantos, que nos marcasen 15 menos...”, apuntaban en los despachos del Bernabéu. A ello responde el fichaje de Courtois, elegido el mejor portero del Mundial. El belga todavía no ha debutado —quizá lo haga el domingo en el estreno liguero ante el Getafe—. En Estonia vio la Supercopa desde la grada al no estar inscrito.

El Madrid regresó de Tallin sin título (es la primera final internacional que pierde desde el año 2000) con cuatro goles encajados y dos marcados. El Atlético supo competir mejor y ganó en la prórroga. Simeone movió banquillo con Thomas, Vitolo, Correa y Giménez (y tenía incluso a Kalinic). Lopetegui, que arrancó de inicio con Bale-Benemza y Asensio, movió ficha con Modric, Ceballos, Lucas Vázquez y Borja Mayoral.

El único nueve que tenía a disposición era este último. La derrota contra el Atlético, aseguran desde el club, no cambia los planes en la política deportiva. Creen que no hace falta traer a un delantero para sustituir a Cristiano y que con el tridente formado por Bale, Benzema y Asensio —al que se espera que explote definitivamente— el equipo tiene de sobra para alcanzar los 70 goles, competir y pelear por los títulos. El récord goleador del galés en su carrera está fijado en 26 tantos en todas las competiciones con el Tottenham en la temporada 2012-2013. Benzema tiene fijado su listón en 32 dianas con el Real en la 2011-2012. Y Asensio llegó a once goles con el Madrid el pasado curso.

El sueño Neymar

Al principio de la temporada pasada la plantilla ya dio señales de que necesitaba retoques para mantener el hambre y el espíritu competitivo, pero pese a ello no se hicieron incorporaciones salvo la de una camada de jóvenes que no ha terminado de cuajar. De hecho, Theo y Achraf han salido cedidos este verano, Vallejo sufrió un sin fin de lesiones, a Llorente se le vio muy verde y Ceballos se perdió entre la falta de continuidad y la incapacidad de aprovechar las pocas oportunidades que le dieron. Zidane no dio el visto bueno a la llegada de Mbappè porque, para ello, el Madrid tendría que haberse desprendido o haber relegado a un segundo plano a Bale, Benzema o Cristiano. El técnico galo no quiso alterar el ecosistema del vestuario que venía de ganar dos Championsseguidas. El desenlace fue que el equipo se despidió de la Liga en Navidades y quedó eliminado en Copa por el Leganés.

El Real Madrid, de la excelencia
a la austeridad

Este año, el portugués ya no está, Bale cruza los dedos para no volver a pasar por un calvario de lesiones y Benzema será más exigido que nunca (acabó la temporada pasada con tan solo 12 goles). Pese a ello, el club no tiene intención de hacer fichajes en la delantera. Vinicius, la joven promesa brasileña por la que desembolsaron 45 millones, necesitará tiempo para crecer.

El único desembolso millonario que estaban dispuestos a hacer era por Neymar. Pero el brasileño ha decidido no forzar y quedarse en el PSG al menos un año más. Así las cosas, en el Madrid no están dispuestos a “fichar por fichar”. Pidieron informes de Mauro Icardi en primavera, pero finalmente lo descartaron. Creen que en el mercado —cada día más inflacionado: el Barcelona pagó 145 millones entre fijo y variable por Dembelé— no hay un jugador que mejore a Bale, Benzema, Asensio e Isco. No quieren, tampoco, gastarse más de cien millones por Cavani —uno de los nombres que ha sonado estas semanas— porque entienden que no tiene sentido vender a Cristiano con 32 años por cien y gastar más para traer a un sustituto de 31.

Julen Lopetegui sí pidió la incorporación de un delantero. Cree que es bueno, también, para fomentar la competencia. Se ha encontrado con la negativa del club que insiste en que uno de los problemas que sufrió Zidane fue lidiar con esa competencia sin poder contentar a todos.