Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El peor comienzo para Lopetegui

El Madrid no perdía una final internacional desde el año 2000; el técnico, en su estreno, achaca la derrota en la prórroga a un "tema emocional"

Lopetegui, durante la final contra el Atlético. Atlas

No podía haber habido peor comienzo para Julen Lopetegui en su primer partido oficial en el Real Madrid. El técnico que reemplazó a Zinedine Zidane perdió el primer título de la temporada contra el Atlético. Llevaba el conjunto blanco sin perder una final internacional desde el año 2000, contra Boca, en la Intercontinental. Ese mismo año también perdió la final de la Supercopa contra el Galatasaray. “Siento tristeza y frustración”, resumió Lopetegui en la sala de prensa. El Atlético le hizo pasillo mientras subía, con el resto de sus jugadores, a la tarima a recoger las medallas. Algunos se las quitaron antes de bajar.

El título lo perdió el Madrid de la peor manera, cuando iba ganando 2-1, con un gol de Diego Costa que forzó la prórroga. Lo perdió encajando cuatro goles y dejando la sensación de no tener tanta hambre, gasolina en el depósito y recambios en el banquillo como su rival. Se creció el Atlético a medida que el Madrid, sin Casemiro (pidió el cambio por unas molestias), perdía empaque. Pagó los errores defensivos de sus centrales. El técnico había advertido en la víspera que los rojiblancos les llevarían al límite.

¿Qué ha faltado para poder competir contra ellos hasta el final?, le preguntaron. “Tuvimos la ocasión de Marcelo al final del encuentro y la prórroga la empezamos bien. Ellos han conseguido castigarnos al mínimo error y eso en una prórroga es bastante definitivo, lo hemos intentando a la desesperada pero no hemos pedido”, respondió. Lo achacó a un tema emocional, algo extraño para un equipo como el Madrid, acostumbrado a jugar y ganar finales, a manejar los tiempos y a desesperar al rival de turno. “El fútbol son aciertos y errores. Insisto, en la primera parte de la prórroga estuvimos bien, el tercer gol nos ha hecho daño, ha sido un tema emocional, después de ese gol nos han podido las ganas y hemos perdido el orden”, analizó.

Le recordaron que Zidane se fue hace dos meses y medio porque, según explicó en su despedida, el Madrid necesitaba otro impulso. ¿Cree que para usted y para su cuerpo técnico es un hándicap haber heredado una plantilla que lo ha ganado todo y puede haber perdido el hambre de seguir ganando?, le preguntaron. “No, no lo es. Han ganado mucho, sí, es verdad [tres Champions seguidas], pero en la Liga no quedaron donde querían [lel año pasado quedaron fuera de la lucha por el título en Navidades] y tenemos que enfocar la temporada sin pensar en lo que pasó en los últimos años. Hay que empezar a levantarnos ya”, respondió.

“El Madrid ha ganado muchas Champions, sí, pero hace mucho que la Liga se le resiste, tenemos que afianzarnos en esa competición empezando bien el domingo [contra el Getafe]. No creo que el hecho de que estos jugadores hayan ganado tanto les haya hecho perder el hambre, los he visto este mes, los conozco y querían ganar esta Supercopa. Hay detalles que mejorar”, prosiguió.

El equipo, que había hecho lo más difícil, darle la vuelta al marcador tras una caraja defensiva en los primeros segundos de partido, no supo competir hasta el final. “No empezamos bien, consiguieron adelantarse en la primera jugada, una acción que además esperábamos. Supimos darle la vuelta al marcador y con buen juego, estando por encima de ellos, pero no lo matamos cuando tuvimos la oportunidad de hacerlo. Ellos han aprovechado las concesiones y cuando concedes, te matan”, concluyó.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información