Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruno Hortelano roza la barrera de los 20s

El campeón nacional bate, con 20,04s en las semifinales, el récord de España de 200m

Foto de archivo del atleta español Bruno Hortelano en la reunión de atletismo de Barcelona, el pasado 11 de julio. Ampliar foto
Foto de archivo del atleta español Bruno Hortelano en la reunión de atletismo de Barcelona, el pasado 11 de julio. EFE

Diez atletas europeos han bajado en la historia de la barrera de 20s en los 200m, uno de los límites míticos. Un undécimo no tardará en unirse antes de que acabe el verano a una lista que abrió Pietro Mennea (19,72s) en 1977. Se trata de Bruno Hortelano, que en el mediodía cálido de Getafe corrió una semifinal de fuego para dejar su plusmarca nacional en 20,04s, a cinco centésimas de descender por debajo de la barrera. Ese era su objetivo en la final de las 20.00, donde se ha quedado en 20,16s. La carga emocional que comenzó a abrumarle después de la semifinal pudo más que la energía física que aún mantenía. “Cuando terminas un 200 en 20,1 segundos y te sabe a poco es que estás muy muy bien”, ha dicho Hortelano después de la final. Antes, al levantarse de una siesta que creyó reparadora, volvió a llorar emocionado, como lo hizo después de la semifinal, cuando lanzó ante toda la prensa en Getafe un discurso tan sentimental que todos los periodistas acabaron aplaudiéndolo.

Los 20,04s, ocho centésimas inferiores a su anterior plusmarca nacional, 20,12s, conseguida en los Juegos Olímpicos de Río, son la segunda mejor marca europea del año, solo superada por los 19,90s del campeón del mundo en Londres, el turco Ramil Guliyev. Los consiguió justamente en una semifinal en la que, por orden de su entrenador, Adrian Durant, solo entregó el máximo hasta los 150 metros. Después, aunque siguió fuerte, y mantuvo la técnica ejemplar de cadera y rodilla alta, no llegó a su tope.

Hortelano, nacido en Australia hace 26 años de padres emigrantes y criado y crecido como atleta en Toronto y en la Universidad de Cornell, en el estado norteamericano de Nueva York, posee también los récord de España de 100m (10,06s, en 2016) y 400m (44,69s, conseguidos en junio en Madrid en una carrera en la que también el segundo, Óscar Husillos, descendió de la barrera de los 45s, lo que hasta entonces ningún atleta español había conseguido.

Los dos récords de Hortelano, conseguidos después de estar prácticamente dos años fuera de las pistas tras un accidente que le destrozó la mano en septiembre de 2016, constituyen, junto al récord de 800m de Saúl Ordóñez, 1m 43,65s el pasado viernes en Mónaco, y el récord del mundo juvenil de heptatlón de María Vicente, las más grandes noticias generadas por el atletismo español en los últimos años. Son la tarjeta de presentación de una nueva generación, la de los nuevos nuevos, que tendrá en los Europeos de Berlín, la segunda semana de agosto, el escenario en el que darse a conocer ante el mundo.

En Getafe, todos brillaron. Brilló Ana Peleteiro, la saltadora gallega entrenada en Guadalajara por Iván Pedroso que no sabe saltar ya menos de 14m en triple. Ganó los campeonatos con 14,55m, su mejor marca, a solo nueve centímetros del récord de España de Carlota Castrejana, que ya tiene 11 años. “No creo que sobreviva al verano”, decía hace unas semanas Pedroso, convencido de que su atleta tiene la capacidad de salto ya para conseguirlo. En categoría masculina, el sábado por la tarde, Pablo Torrijos dio por fin el gran salto que llevaba años buscando, 17,23m, su mejor marca personal por 19 centímetros. No es nuevo récord de España porque el viento a favor era de 2,2 m/s, superior por poco al tope máximo.

En la final de 800m, Álvaro de Arriba (1m 48,83s) derrotó, con una magnífica última recta, a Saúl Ordóñez, el plusmarquista nacional, que corría su tercer 800m en tres días, y cientos de kilómetros de distancia el primero, en Mónaco, de los otros dos. Y en 400m masculinos, los tres primeros, Husillos, Lucas Búa y Samuel García, por este orden, bajaron de los 46s, mostrando que el relevo de Berlín, junto a Hortelano, puede plantearse la barrera de los tres minutos.

Las barreras superadas del atletismo español

Mujeres

50s en 400m: Sandra Myers, 49,67s (1991)

4m en 1.500m: Natalia Rodríguez, 3m 59,51s (2005)

2m en altura: Ruth Beitia, 2,00m (2003)

7m en longitud: Niurka Montalvo, 7,06m (1999)

Hombres

45s en 400m: Cayetano Cornet, 44,96s (1989)

1m 44s en 800m: Antonio Reina, 1m 43,83s (2002)

3m 30s en 1.500m: Fermín Cacho, 3m 28,95s (1997)

13m en 5000m: Aelemayehu Bezabeh, 12m 57,25s (2010)

8,50m en longitud: Yago Lamela, 8,56m (1999)

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información