Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruno Hortelano destroza la barrera de los 45s y bate el récord de España de 400m 29 años después

Con 44,69s, el atleta del guante negro derrotó por cuatro centésimas a Óscar Husillos en el gran duelo de la velocidad española

Bruno Hortelano celebra su victoria y nuevo récord de España en 400m lisos. Ampliar foto
Bruno Hortelano celebra su victoria y nuevo récord de España en 400m lisos. EFE

Durante 29 años casi, desde el 12 de agosto de 1989, ningún atleta español había logrado bajar de los 45s en los 400m. Cayetano Cornet dio la vuelta a la pista de Montjuïc entonces en 44,96s y desde aquel día, la barrera de 45s volvió a erigirse, utópica su destrucción, ante todos los velocistas españoles.

No habían nacido entonces ni Bruno Hortelano ni Óscar Husillos, las dos haches mayúsculas de la velocidad española, que en una tarde calurosísisma de Moratalaz, Madrid, en una pista azul de cualidades casi mágicas, y sin viento, ajenos al miedo de los 45s, lo destrozaron. Desde el viernes 22 de junio de 2018, ya hay tres españoles por debajo, y dos de ellos muy por debajo. Con 44,69s Bruno Hortelano derrotó por cuatro centésimas a Óscar Husillos (44,73s) y se convirtió, 50 años después del gallego Ramón Magariños, en récordman nacional de los 100m (10,06s), los 200m (20,12s) y los 400m. Sus 44,69s son la mejor marca europea del año. Un prodigio.

A ambos les derrotó en una última recta apasionante el dominicano Luguelín Santos (44,66s), medallista olímpico en Londres 2012.

Husillos proseguirá con los 400m hasta el Europeo de Berlín, en agosto, su objetivo. Su progresión espectacular, iniciada en marzo cuando los corrió en pista cubierta en 44,92s, permite asegurar casi el récord de Hortelano será de corta duración. “No vuelvo a correr 400m este verano. He bajado de 45s y con eso ya he hecho los deberes que me puso Adrian Durant, mi entrenador: ‘hasta que no bajes de 45s no dejas de correrlos’, me dijo”, dijo Hortelano, que ya no sabría correr sin el guante negro en su mano derecha, la que quedó marcada en el accidente de coche que le dejó parado casi dos años. “Ya lo considero mi símbolo. Lo llevaré siempre porque viéndolo siempre me emociono recordando los dos años duros que he superado”. En Berlín, Hortelano defenderá su título de campeón de Europa de 200m conseguido en Ámsterdam en 2016.

Si los 400m fueron la gran carrera española del año, los 100m se convirtieron en la noticia del día en China y en Italia. El chino Sun Bingtian ganó con 9,91s, con lo que batió el récord de su país. Lo celebró con un ramito de flores y el abrazo de varios emigrantes que lo acalamaron desdesde las gradas y se hicieron fotos con él. El segundo fue Filippo Tortu, el hombre más feliz de la noche que nunca llegaba. El italiano de Milán que cumplió 20 años el 15 de junio soñaba desde pequeño, “hasta ayer mismo”, dijo, con bajar de los 10s. Lo consiguió corriendo en 9,99s. Por dos centésimas batió el récord de 10,01s de Pietro Mennea, inolvidable, en la altura de México en 1979. Sonaron las campanas en su pueblo de Costa Lambro (Brianza) y el director de La Gazzetta dello Sport le hizo un buen hueco en su primera página. Es el tercer blanco europeo que baja de 10s tras el turco Guliyev y el francés Lemaitre. Lo celebró en Madrid con su padre, Salvio, que también es su entrenador.

El duelo previsto en los 800m entre Saúl Ordóñez y Álvaro de Arriba lo destrozaron antes de producirse los responsables del mitin, que alinearon a 13 atletas en la prueba. Correr bien fue imposible como lo demuestra la marca del ganador, Álvaro de Arriba (1m 45,50s), y como lo sufrió Saúl Ordóñez, que tuvo imposible manejarse en la curva de 200 para encontrar un hueco por el que combatir a la arrancada clara de su rival.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.