Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

So triunfa de nuevo, pero no convence

El estadounidense derrota sin brillo a Vallejo en el desempate y gana el torneo por 2º año consecutivo

Wesley So, con sus gafas especiales durante la primera partida con Vallejo, que perdió tras un error tremendo Ampliar foto
Wesley So, con sus gafas especiales durante la primera partida con Vallejo, que perdió tras un error tremendo

Wesley So ha vuelto a triunfar en León, pero con una faena de aliño, sin brillo, excepto en su dureza defensiva. El estadounidense, de 24 años, 7º del mundo, derrotó en el desempate rápido al español Paco Vallejo, quien demasiado lento en los momentos decisivos, dejó pasar varias oportunidades de tumbar al gran favorito. La edición 31 se recordará, paradójicamente, porque fueron los eliminados en semifinales quienes exhibieron el ajedrez más interesante.

La final enfrentó a los dos claros favoritos, pero no es menos cierto que ambos habían sufrido mucho en las semifinales. Este duelo dominical bien podría haber sido Praggnanandhaa-Jaime Santos, si el portentoso indio, de 12 años, hubiera aprovechado las oportunidades que tuvo de derrotar el viernes a So, quien finalmente se impuso por 1,5-2,5. Y Vallejo estuvo en un tris de caer el sábado ante el prometedor leonés, a quien doblegó en el desempate rápido.

También es verdad que la baja forma de ambos es comprensible, por diferentes razones. So disputó en junio dos torneos rápidos consecutivos muy exigentes, frente a la élite mundial, en Lovaina (Bélgica), donde ganó y París (3º), y es el líder provisional del Grand Chess Tour, pero es lógico que acuse el esfuerzo. Vallejo ha pasado una racha muy mala en su vida, sobre todo por un problema con el Ministerio de Hacienda español, que le está aplicando con severidad una ley derogada porque era injusta.

Pero, cansado o no, empieza a ser asombroso que el estadounidense cometa errores muy groseros en las partidas inaugurales de sus duelos en León. Los aficionados más asiduos recuerdan muy bien su gran pifia del año pasado ante el polaco Jan Duda, y la del viernes pasado frente a Praggnanandhaa. A ellas ha añadido hoy otra con Vallejo, probablemente porque se hizo un lío al intentar recordar sus análisis sobre esa posición teórica. El caso es que su posición ya era perdedora tras esa jugada 17 con pocos matices, aunque la rendición no se produjo hasta la 36.

Paco Vallejo, durante la primera partida contra So, que ganó. ampliar foto
Paco Vallejo, durante la primera partida contra So, que ganó.

Es poco probable que esa derrota tuviera algo que ver con los extraños problemas de So con la luz del escenario, que ya afloraron el año pasado. Él asegura que no puede ver bien las piezas de la primera fila del tablero, y de hecho el viernes por la mañana hizo una prueba con árbitros y organizadores para asegurarse de que sus gafas de sol especiales solucionaban el problema.

So se recuperó de inmediato tras la derrota y ganó la segunda partida porque supo aprovechar el principal y tradicional punto débil de Vallejo: su excesivo consumo de tiempo en posiciones donde podría ahorrarlo. El juego del exfilipino careció de gran brillantez pero sí fue muy eficaz, con un sacrificio de peón muy discutible, pero suficiente para que su rival se hiciera un lío y cometiera el error fatal bajo la presión del reloj.

Vallejo tuvo su oportunidad en el tercer asalto, donde logró un peón de ventaja limpio en un final de torres. Pero entonces So sacó a relucir su oficio y técnica exquisita para arrancar el medio punto balsámico. Todo iba a depender de la cuarta partida, con iniciativa de So.

Y fue la más interesante, sin duda, sobre todo para los aficionados españoles, porque So jugó mal la apertura; no con errores groseros, pero sí con un planteamiento más que sospechoso, que se tradujo en una clara ventaja de Vallejo con negras tras sólo trece movimientos. Sin embargo, el principal enemigo del menorquín volvió a ser el reloj: poco más de un minuto disponible tras la jugada 25. Y así era muy difícil sostener la ventaja frente a un rival tan duro, que logró arrancar medio punto y forzar el desempate rápido.

Los cuatro participantes en el XXXI Magistral Ciudad de León. De izquierda a derecha, Vallejo, So, Praggnanandhaa y Jaime Santos. ampliar foto
Los cuatro participantes en el XXXI Magistral Ciudad de León. De izquierda a derecha, Vallejo, So, Praggnanandhaa y Jaime Santos.

Vallejo tuvo otra gran oportunidad en la primera partida del desempate (cinco minutos por bando más tres segundos de incremento por jugada), cuando logró clara ventaja merced a una buena novedad en la apertura. So erró en su respuesta, y quedó contra las cuerdas. Pero entonces volvió a ocurrir lo previsible: el español no gestionó bien su tiempo, la ventaja se le escurrió entre los dedos y terminó perdiendo.

El menorquín lo intentó con denuedo en la última partida, y logró montar cierto ataque con negras a pesar del cerrojo que le había planteado su rival. Incluso ofreció un caballo en sacrificio, pero el estadounidense esquivó el golpe y a continuación aceptó el empate en una posición ganadora. En total, 3,5-2,5, sin brillar a la altura de su inmenso talento.

Más información