Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cheryshev, la paciencia del pescador

Aficionado a la pesca desde niño, el extremo del Villarreal se ha convertido en el héroe de Rusia tras superar innumerables contratiempos

Cheryshev celebra su gol a Egipto en San Petersburgo, el tercero de su cuenta en lo que va de Mundial.
Cheryshev celebra su gol a Egipto en San Petersburgo, el tercero de su cuenta en lo que va de Mundial. REUTERS

Con la llegada del estío, los pescadores de Nizhni-Nóvgorov, sincronizan sus biorritmos con el de los lucios que habitan el río Oka. La noche veraniega rusa es efímera. El sol asoma madrugador sobre las dos de la mañana y templa el caudaloso afluente del Volga con sus primeros rayos. Cuando el agua alcanza la temperatura ideal para que el esócido pescado abandone sus guaridas entre la espesa vegetación acuática de las orillas, un sinfín de cañas se lanzan desde las frondosa riberas del rio que baña la ciudad en la que nació Denis Cheryshev (27 años). Allí, cada verano, de esa costumbrista estampa formaban parte un hombre octogenario y un niño de apenas diez años. “Veraneábamos en una casa de campo y Denis se levantaba todos los días a las cuatro de la mañana para ir a pescar con Nicolai. Nunca faltaba a la cita con su viejo amigo, le encantaba, era su pasión, se tiraban horas y horas hasta la comida”, rememora Dimitri Cherishev, el padre del inesperado héroe de la selección rusa.

La paciencia es la gran virtud del pescador. La pesca es una actividad introspectiva que reúne al hombre consigo mismo durante las horas silenciosas en las que se dirime la lucha entre la astucia del pez para burlar los cebos y el instinto y la inteligencia del cazador para evitarlo. “Mi hijo ha tenido mucha paciencia. Ahora está viviendo la cara amable del fútbol después de todo lo que le ha sucedido”. Un sinfín de lesiones, alguna de ellas grave, han frenado una carrera muy marcada por aquella alineación indebida en el Ramón de Carranza en un partido de Copa entre el Cádiz y el Real Madrid. “Ahora es un momento para disfrutar, pero también para trabajar más. Él siempre ha creído en sus posibilidades, el día del estreno me dijo que si jugaba un minuto o 20 lo daría todo, sabía que este Mundial era una gran oportunidad para él”, incide su progenitor, un veloz extremo en el Sporting de Gijón y del Real Burgos de los años 90. Ha heredado mi genética, pero mi hijo es más listo en el campo que yo y también es más técnico. Sus goles no me sorprenden porque siempre tuvo esa calidad para la definición. En la cantera del Madrid se repartía los minutos con Marcos Alonso, pero hacía goles”. Los dos que le marcó a Arabia y el que le hizo a Egipto han disparado su popularidad por encima de los grandes ídolos locales, el portero Igor Akinfeev y el mediapunta Alan Dzagoev. La lesión de este último a la media hora de juego del partido inaugural favoreció la explosión de Cheryshev junior, que hasta última hora no tuvo claro si formaría parte de la lista de convocados que representaría a Rusia en este Mundial.

“Hablo con él todos los días y el no piensa en si va a seguir como titular o no, ni tampoco si el rival ideal es España o Portugal”, relata Cheryshev padre, que sigue el mismo mensaje lanzado por seleccionador ruso ante el duelo entre Rusia y Uruguay del lunes (16.00, Cuatro) “No estamos en disposición de elegir rival porque los partidos de España y Portugal se juegan después. Estamos luchando para ser primeros y no podemos elegir oponente. No hemos hecho ningún cálculo”, anuncia Cherchesov

Licenciado en Ciencias de la Educación Física y el Deporte, Cheryshev junior no solo se ha esforzado por conocer su cuerpo. También ha explorado su mente con el coaching y los libros de autoayuda para superar la catarata de contratiempos que han minado su carrera. “También le gusta leer mucho, es un chaval bien formado culturalmente”. Su cuenta de twitter está plagada de retuits sobe mensajes que invitan a la resistencia y la lucha contra la adversidad. En otros, publicita sentencias del escritor franco chileno Alejandro Jodorowsky. En el último tuit, al pie de una fotografía suya cuando tenía tres años en una arboleda de Nizhni- Nóvgorov en la que posa junto a un enorme ratón de peluche, hace referencia al momento que vive ahora: “Si puedes soñarlo, puedes hacerlo. Recuerda siempre que esto empezó con un sueño y un ratón”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información