Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escalofriante accidente de Michele Pirro, evacuado en ambulancia de Mugello

El italiano, probador de Ducati, pasará la noche en un hospital de Florencia con traumatismo craneal y torácico tras un terrible impacto al inicio de la segunda sesión

El piloto Michele Pirro, atendido después de su accidente en Mugello. Ampliar foto
El piloto Michele Pirro, atendido después de su accidente en Mugello.

Michele Pirro (San Giovanni Rotondo, 31 años), piloto probador del equipo Ducati, ha sufrido un terrible accidente al inicio de la segunda sesión de entrenamientos libres del GP de Italia y ha sido traslado al hospital de Florencia, a aproximadamente a una hora en coche desde Mugello. El corredor, que llegó a recuperar la consciencia, ha salido del circuito con sedación y un extenso parte de lesiones: sufre traumatismo craneoencefálico, contusión torácica, abdominal y lumbar, además de una subluxación acromioclavicular. “La exploración neurológica es estrictamente normal”, según informó el jefe de los servicios médicos de MotoGP, Ángel Charte. Y así se confirmó al cabo de unas horas, recuperada la consciencia y desde el hospital, donde pasará la noche, en observación.

El italiano perdió el control de su moto en la frenada de la primera curva, exigente como pocas en el calendario mundialista. Primero, soportó unos pocos coleteos de la máquina, instantes después salía volando por los aires a gran altura y velocidad y, por la brutal reacción de la moto, sufrió un tremendo impacto sobre el suelo: cayó en muy mala postura y se golpeó la cabeza. Dio, además, unas cuantas vueltas, ya sobre la grava, y terminó tendido boca abajo. Aparentemente inerte.

Una ambulancia se desplazó inmediatamente a aquella primera curva y le atendió in situ. Al cabo de unos minutos fue evacuado de la pista. Había recuperado la consciencia. Ya en el centro médico del circuito italiano, a donde fue trasladado, Paolo Ciabatti, director del equipo Ducati, informó de que movía brazos y piernas, aunque no recordaba nada de lo sucedido. El gran impacto y las fuertes contusiones obligaron a trasladarlo a un hospital en Florencia, donde se le deben practicar más pruebas.

La frenada más fuerte del circuito de Mugello es esa en la que perdió el control Pirro, la de final de la recta de meta, donde se pasa de 351 km/h a 91 km/h, normalmente en unos seis segundos. Los pilotos utilizan unos 300 metros para la frenada. Esos 300 metros fueron los que el piloto italiano utilizó para tratar, sin éxito, de parar su moto. El circuito de Mugello es, además de muy técnico, uno de los más rápidos del calendario, uno de los cuatro en los que la velocidad media supera los 170 km/h.

Pirro, un habitual en el trazado de Mugello, la pista de pruebas del equipo de Bolonia, había terminado la primera sesión libre con el segundo mejor tiempo, a menos de medio segundo de Iannone.

Más información